Represión policial en Nueva Guinea

loader
  • Daniel Antonio Maradiaga, un niño de 13 años, fue presa del desconcierto policial. Al pasar por la zona del conflicto fue alcanzado por un objeto no determinado que le rajó la cabeza. Inmediatamente unos agentes lo recogieron y lo montaron a la patrulla para llevarlo a la estación.

  • Uno de los simpatizantes que salió afectado producto de la arenilla de un mortero.

  • Las detenciones se hacían sin razón, de acuerdo al relato de Pablo Cuevas. 'Si los agentes creían que eras del PLC te apresaban', dijo.

  • Erasmo Oporta Reyes fue alcanzado por un balinazo que los policías utilizaban para reprimir. El impacto provocó una herida en su pierna que le impidió caminar

  • Este es el balín que fue extirpado a a Oporta.

  • Las denuncias recopiladas por la CPDH dan cuenta que ninguno de los agredidos por la policía fue atendido en el centro hospitalario de Nueva Guinea.

  • Familiares de los simpatizantes del PLC esperaron más de 24 horas hasta que sus seres queridos fueron puestos en libertad.

  • La cacería policial inició a eso de las ocho de la noche del domingo. Fuerzas de antimotines llegaron a la casa de campaña del PLC a evitar que turbas sandinistas -comandas por María Isabel Halsal, secretaria política del sandinismo- agredieran a los simpatizantes liberales.

  • Organizaciones defensoras de los derechos humanos acudieron a Nueva Guinea a levantar las denuncias en contra de la Policía Nacional.

  • Estos son los casquillos que fueron utilizados por la Policía para reprimir a los manifestantes liberales que reclaman les robaron la alcaldía.

  • Los opositores escondieron sus cámaras fotográficas dentro de gorras y camisas para poder constatar las agresiones que sufrieron. En esta foto se observa como estaban apiñados los manifestantes en la estación policial.

  • Los policías fueron acusados también de querer frustrar la marcha programada por el PLC en Nueva Guinea

  • Simpatizantes PLC que bajaban del campo a la ciudad reclamaban a las autoridades por impedirles el paso y participar en la marcha de protesta.

  • Los oficiales son señalados de actuar bajo las órdenes del secretario político de Nueva Guinea.

  • Se desató una represión violenta. Los policías regresaron a lanzar bombas lacrimógenas a la casa de campaña del PLC ubicada frente al parque de Nueva Guinea.

  • Otro herido

  • Los agredidos por la PN tuvieron que ser atendidos en una clínica privada.

  • Las denuncias recopiladas por la CPDH dan cuenta que ninguno de los agredidos por la policía fue atendido en el centro hospitalario. 'Les negaron la entrada violando un derecho humano', afirmó Pablo Cuevas.

  • Los manifestantes del PLC fueron apaleados en los pasillos de la estación.

  • Desde que iniciaron los reclamos Nueva Guinea estuvo militarizada de cabo a rabo, denunciaron.

  • El pastor evangélico Samuel Cano se dirigió a la estación policial para mediar por las personas presas. El jefe policial argumentó que la detención de las personas había sido efectiva porque protagonizaron una trifulca con las fuerzas de choque sandinistas. '¿Si fue una trifulca por qué solo hay liberales detenidos?', interrogó al jefe policial el pastor, según la declaración a la CPDH.