Confidencial » Opinión » Leer artículo

¿Economía de mercado o capitalismo de amigotes?

El fundamento de la eficiencia de una economía de mercado está en la competencia, que conduce a que los empresarios inviertan e innoven, y así se amplían las bases de la producción, la productividad, el empleo y el crecimiento.

Edmundo Jarquín | 26/1/2013
@mundoj1

La confusión de intereses entre el Estado y empresas  podría estar entrando en una fase extremadamente peligrosa, si se confirma la especulación que detrás de la compra de Gas Natural están los intereses de círculos gobernantes amparados en Albanisa.

Esto nos lleva a la crucial pregunta de que si lo que queremos, y que por cierto Nicaragua necesita, es una economía de mercado abierta, competitiva, con regulaciones técnicas y neutrales en términos de intereses políticos o de grupos de interés, o un capitalismo de amigotes (crony capitalism, en inglés), en que el éxito de las empresas no depende de la innovación, la competencia, la productividad, el riesgo de la inversión, sino del favor político.

Nicaragua está entre las sociedades latinoamericanas en que el consenso en torno a la economía de mercado es más amplio. Salvo opiniones de algunas personas afines al gobierno que escriben transpirando rechazo a la misma bajo el enunciado de “capitalismo salvaje”, no se encuentran, como en otros países, fuerzas sociales o políticas que rechacen la economía de mercado. De hecho, un subproducto positivo de la dolorosa confrontación política-ideológica de los años 80 fue la gestación de un amplio consenso en torno a la democracia, la economía de mercado y la apertura comercial internacional. Son inseparables.

Pero el fundamento de la eficiencia de una economía de mercado está en la competencia, que conduce a que los empresarios inviertan e innoven, y así se amplían las bases de la producción, la productividad, el empleo y el crecimiento. Esto supone la existencia de un Estado de Derecho y un gobierno lo más neutral posible en cuanto a los intereses de las empresas, y que por tanto las decisiones gubernamentales se adoptan y los conflictos de interés se dirimen con apego a las leyes. Un Estado y un gobierno con esas características no existe en un sentido puro, pero entre más un país se acerca a ese objetivo, más eficiente es la economía de mercado, más riqueza se genera, más y mejores empleos se crean y, por tanto,  más sólida es la legitimidad política y social de la economía de mercado.

Lo contrario es cuando el éxito de las empresas y de los negocios depende del apalancamiento en el poder político. Entonces las decisiones administrativas y de política económica, así como la aplicación de las leyes, pasa a responder no a los intereses generales de la economía de mercado, del país y de toda la sociedad, sino de los intereses particulares de aquellos que siendo empresarios son los que a la vez toman las decisiones en el gobierno.

Albanisa ya está en la generación eléctrica. Si se confirma la especie que pasará a controlar la distribución, estaríamos ante varios riesgos. Las necesarias inversiones para ampliar y diversificar las fuentes de generación de energía eléctrica estarían en riesgo. Los inversionistas la pensarían más de una vez antes de arriesgarse a una competencia desleal. O pedirían tarifas y beneficios fiscales tan altos para compensar ese riesgo que los intereses de consumidores y productores terminarían afectados. A su vez, las pérdidas no técnicas en la distribución, como eufemísticamente se le llama al fraude, con seguridad aumentarían. De nuevo, tarifas más altas para compensar esas pérdidas. Finalmente, por la integración vertical y horizontal de los intereses empresariales del grupo gobernante, cualquier empresa, en cualquier momento, se vería expuesta a “fallas” en el suministro de energía para incrementarle sus costos operacionales y  sacarla de la competencia. Por dónde se le vea, el país pierde, y dentro del país los más débiles.

Quizá el libro más importantes del año pasado,  titulado “Porqué los países fracasan”, de los profesores Daron Acemoglu y James Robinson, de MIT y Harvard respectivamente, advierte de los riesgos en que nuestro país está precisamente incurriendo.

Oponerse al capitalismo de amigotes, que es contrario a una verdadera economía de mercado, no es estar en contra del sector privado, como algunos, que ocultando intereses empresariales o aspiraciones políticas que prosperan al amparo del capitalismo de amigotes del Orteguismo, vituperan.

Si de evitar el fracaso de nuestro país se trata, esos vituperios no nos detendrán.

La atracción turística de Nicaragua

Influyentes publicaciones internacionales han colocado a Nicaragua en la ruta de los atractivos turísticos recomendados, fundamentalmente por sus bellezas naturales y encomiables esfuerzos ecológicos, y su seguridad. La reciente  inauguración del proyecto Guacalito, en las costas de Tola, Rivas, sin duda contribuirá a diversificar ese atractivo al dirigirse a otro nicho de mercado.

El turismo es la palanca más importante de redistribución de ingresos a nivel mundial y, en muchos países, a nivel nacional, es tan importante como la política fiscal. Además, si la oferta turística de un país es diversificada, apuntando a diferentes nichos del mercado, su encadenamiento productivo hacia el interior del país  -con el transporte, los servicios de hoteles y restaurantes, la construcción, los servicios personales, la producción artística, artesanal y agropecuaria, entre otras-  es enorme. De ahí su importancia para el crecimiento económico y la equidad.

El turismo se presta, de manera particular, para muy eficientes alianzas público-privadas.

Recientemente tuve oportunidad de conocer uno de esos esfuerzos que han captado el ojo de las mencionadas publicaciones. A finales del año pasado fui con la familia a escalar el macizo del Peñas Blancas, en el borde entre Jinotega y Matagalpa. Nos quedamos en un hospedaje ecológico, La Sombra, en Tuma-La Dalia, en que se combina la producción cafetalera con una oferta turística. Y después pude conocer el encomiable trabajo del Centro de Entendimiento con la Naturaleza (CEN), una iniciativa sin fines de lucro desde la sociedad civil, que se ha dado a la tarea de rescatar la flora y fauna del macizo.

En su emprendimiento, el CEN progresivamente ha venido construyendo una verdadera alianza público-privada a través de una red de municipalidades, productores y otras organizaciones y agencias estatales y privadas, en un notable ejercicio de verdadera participación ciudadana, que se han sumado al notable esfuerzo de rescatar el Peñas Blancas, del cual nacen más de una veintena de ríos.

Comento lo anterior, porque de regreso en el hospedaje vimos a extranjeros que antes de terminar el día, ya habían diseminado por internet y las redes sociales, seguramente a miles y miles de personas en diversas partes del mundo, imágenes y comentarios que retroalimentan el proceso que ha puesto a nuestro país en el mapa del turismo internacional.

En buena hora.

Comentarios

6
maximoperseo

Todos los comentarios y opiniones se efuerzan bajo un panoramo muy literario mis respetos para ustedes, me parese que debriamos pedir una tasa de cafe unas roquias somotenas dar un sorbo de un cigarro, mirar el paisaje y decor que bien todos fuimos a la universidad somos hombres preparados, preparados para que ?cada uno de ustedes participo durante muchos anos bajo la sobrilla del frente, aplaudieron y formaron al dictador para ello solo Ortega era el unico representante, ustedes que obtubieron ciertas prebendas y luego se retiraron fueron participe de crear a este dicador - Somoza - es un BB, un boy scout a la par de esta corrupcion verdaderamente monstrusa jamas vista en Nicaragua ; medios de comunicacion, energia, construccion, registro publico etc - La declaracion contundente de la observacion Europea fue clara sobre el regimen Orteguista - QUE VAMOS HACER LOS NICARAGUENSES - toar las armas? nadie quiere imbolucrarse en otra guerra - Para que? s al fin y al cavo es la misma cosa - miremos el ejemplo de los goiernos liberales - Aca la verdadera esperanza es LA OTAN el que quiera creer que lo crea y si no EL TIEMPO LO DIRA -

5
Das Gespenst

Mi estimado Maya Himalaya.
Hablas de cambio y vas para atrás: 'fortalecer las instituciones y que las decisiones se tomen basadas en la economía y en las ideas políticas, estado respetuoso de la carta magna' todo esto se ha dicho en el pasado en todo el mundo por quienes terminan haciendo lo mismo: Capitalismo de amigotes. Si se quieren cambios verdaderos habría que preguntarse ¿Qué beneficiaria a las masas empobrecidas en Nicaragua y el mundo? ¿El sistema actual responde a los intereses de las grandes mayorías o habría que cambiarlo por otro sistema que si responda a las mayorías? La democracia burguesa a demostrado hasta la saciedad que no es repuesta para las grandes mayorías, solo chequea las estadísticas mundiales, te doy un dato, en la democracia burguesa por excelencia EEUU, según datos oficiales alrededor de 50.000.000 de personas viven bajo el umbral de la pobreza, muchísimos sin casa y viviendo en las calles, por lo tanto habrá que construir otra democracia que de repuesta a la humanidad, el querer creer que Daniel Ortega es el mal y cambiándolo a él se soluciona todo es querer engañarse a uno mismo, Daniel desaparecerá del mapa en unos cuantos años y si no se cambia el sistema actual, seguiremos en las mismas o peor, el causante de los males es el capitalismo ¿Estarías de acuerdo en cambiar este sistema por otro?

4
Maya Himalaya

Una de las cosas principales que se le pasó a Das Gespenst es la solucion al problema de los sanisdinistas, o en tros caso sino tienen problemas. Ser reealistas en es este casi es pecar de estatico, porque todo va cambiando por la ley de la natureleza y si nos ponemos a aceptar que Ortega es asi y que no hay solucion, el pais se estancaria. La solucion es cambiuar a Ortega, fortalecer las instituciones y que las decisiones se tomen basadas en la economia y en las ideas politicas, Hacer un eswtado reepspetuoso de la institucionalidad loa carta magna, y limpiar las instituciones como la CSJ y la Corte Suprema, que son acolitos y complices del capo Ortega.

3
Das Gespenst

Solo en los libros ha existido el capitalismo de Mercado del que mundito nos habla, en la realidad lo que ha existido es el capitalismo de amigotes, es el capitalismo que controla el gobierno y el estado para su beneficio, siempre ha sido así. En la democracia por excelencia, la gringa, todo se mueve en base a las influencias, los lobby (corrupción legalizada) el financiamiento a candidatos a la presidencia y al congreso que después tienen que devolver los favores con creses, en una práctica gansteril, en donde Don Vito Corleone solo sería un triste aprendiz; en estos momentos en la ejemplar y democrática España está saliendo a luz la gran corrupción del partido gobernante. Mi estimado Mundito, ya no se puede seguir haciendo apología del mercado, eso era posible cuando la información no corría a la velocidad que corre ahora, seguir repitiendo las buenas virtudes del dios mercado con sus leyes ciegas esta completamente fuera de lugar y el gobierno de Daniel Ortega es un gobierno mercantil con las atribuciones propias de este: Gobierno para favorecer a sus amigotes, que ahora son la alta burguesía de Nicaragua, lo cual fue reconocido de una forma abierta en la inauguración de Guacalito de la Isla. Mundo deja de seguir viviendo en las locuritas de la teoría económica que dicen en el mundo virtual de las universidades y vive la realidad.

2
Frambuel Naranjo

Habria que preguntarse cual es la diferencia entre el Somocismo y el Sandinismo/Orteguismo. Despues enumerar las similitudes y los excesos del FSLN, y veremos que estos se la ganaron a Somoza hacia la parte negativa. No solo tienen a la oposición en estado de espera, a ver quien se tira a la protesta primero; sino que a diferencia de Somoza, también mantienen a los Pandilleros y Similares controlados y en permanente Piñata; que si te descuidas te batean todo lo que puedan. Lo que se vive en Nicaragua es una segura inseguridad. Salió peor la medicina que la enfermedad.

1
leonel A. Marin

Lo que existe actualmente en este desgobierno frentista es un mercado monopolico y oligopolico. Existe una marcada tendencia en el uso excesivo de la energia por unidad de valor agregado, incrementando el deficit de la balanza de pagos, dado el peso excesivo que representan la importacion de energia electrica. Actualmente vivimos una dictadura que es "la concentracion de la autoridad y el poder en un individuo, institucion o partido politico". El frentismo sandinista actualmente es una nomenclatura. Se nota en esto una semejanza con el sistema feudal. La nomenclatura, es en efecto, una especie bastarda de feudalismo: cada uno de los nomenclaturistas recibio un feudo. El feudo de la nomenclatura sandinera es el poder. Como siempre, el partido rojinegro confunde los intereses del Partido con los del Estado.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor