Confidencial » Nación » Leer artículo

Casos Fariñas y 'Televisa' evidencian incidencia de crimen organizado

'Nicaragua no es tan segura como se pretende'

Roberto Orozco: operan 17 bandas locales de apoyo a narcos, latente riesgo en el caribe por abandono y altos índices de violaciones y robos

Octavio Enríquez | 21/12/2012
@cabistan

Si bien Nicaragua continúa siendo un país con bajos índices de homicidios en comparación con Honduras, El Salvador o Guatemala, la seguridad que se pregona desde el poder se desvanece cada vez más: las violaciones y los robos son de los más altos en la región, según el experto en temas de seguridad, Roberto Orozco.

La investigación oficial a Henry Fariñas, igual que el caso de los falsos periodistas mexicanos que transportaban 9.2 millones de dólares en agosto pasado, hicieron que el país se asomase este año a la realidad del crimen organizado y a la influencia, que con una monumental cantidad de recursos, puede tener en países pobres donde pululan funcionarios corruptos.

“Muchos altos comisionados compartían intereses con esta persona (Fariñas) a la cual, las mismas autoridades calificaron del más grande narcotraficante de todos los tiempos en Nicaragua”, dice Orozco,

Fariñas tenía vínculos amistosos con el comisionado general Carlos Palacios—retirado en medio del escándalo, a cargo de las investigaciones en la institución—, pero además otros comisionados fueron novios de sus hermanas, admitió en su momento la primer comisionada Aminta Granera, jefa nacional de la Policía.

Mirar hacia afuera, sin embargo, puede significar olvidar por un momento otros problemas internos como país, pero Orozco se encarga de recordar en esta entrevista, elaborada vía correo electrónico, algunos de ellos: la parcialidad de la Policía Nacional a favor del Frente Sandinista, las bandas locales al servicio del narcotráfico, el abandono de la costa caribe o los asesinatos a civiles a manos de oficiales activos y esboza salidas en una nación donde todo problema parece encontrarse con laberintos.

¿Cómo valora usted la situación de Nicaragua en materia de seguridad y crimen organizado después de los casos de Fariñas y “Televisa”? ¿Cuáles son los retos?

De cara al crimen organizado, son dos los principales retos que focalizo: el primero tiene que ver con la construcción de métodos efectivos para evitar la penetración del crimen organizado en las instituciones de seguridad de este país, principalmente la Policía Nacional. Con el caso Fariñas y “Televisa”, lo que quedó en evidencia es que los métodos tradicionales de Contrainteligencia y Asuntos Internos no funcionaron.

Fariñas logró penetrar la institución policial al más alto nivel y fue evidente y público cómo muchos altos comisionados compartían intereses con esta personal a la cual, las mismas autoridades calificaron del “más grande narcotraficante de todos los tiempos en Nicaragua”.

En este mismo sentido, reitero que el reto es encontrar métodos más efectivos de vigilancia y control sobre los funcionarios policiales en todos los niveles. Creo que un método podría ser abrir una oficina fiscalizadora independiente de la Policía Nacional, donde se puedan conocer las denuncias de corrupción de los oficiales y, a esta oficina, darle un estatus de autoridad como operador de justicia. A lo mejor esta oficina podría funcionar dentro del Ministerio Público.

El otro reto tiene que ver con la implementación de acciones integrales que reduzcan la participación de nacionales en el crimen organizado, principalmente narcotráfico.

Es claro que cada vez son más numerosos los nacionales que integran las células nacionales de apoyo a los narcotraficantes transnacionales. De acuerdo al informe de reunión de mandos que se dio meses atrás, para la Policía Nacional era una prioridad la desarticulación de 17 bandas nacionales que daban apoyo logístico y de seguridad a los narcotraficantes mexicanos en el Pacífico de Nicaragua. Estas bandas llegan a tener control local donde operan y logran coaptar a las autoridades en ese nivel.

El Caribe y las estadísticas del delito


¿Qué pasa en la Costa Caribe donde nosotros publicamos una serie en la que se mostró el abandono al que están sometidos estas comunidades y la violencia como es el caso de la RAAS, donde se ha dicho que hay incluso sicariato?

En casos como el de la Costa Caribe, los factores de vulnerabilidad se aumentan en un 300 por ciento y la situación se torna más grave aún. Por ejemplo, las vulnerabilidades sociales son más fuertes en esta zona del país y la pobreza se profundiza, los grupos etarios jóvenes se ven más tentados a involucrarse con el crimen organizado y éste, a su vez, encuentra cantera en los jóvenes desocupados y frustrados. El resultado de esto es que hay más nacionales detenido por narcotráfico que extranjeros, lo mismo en acciones de sicariato, como en Bluefields, y, además, en consumo de drogas.

Debido a esto y al hecho que el Estado no está atendiendo integralmente el problema de las vulnerabilidades en la Costa Caribe, podemos pronosticar que es muy posible que la situación de seguridad se deteriore aún más en esa parte del país, lógico está, por el abandono histórico a que ha sido y es sometida.

¿Qué cifras existen para medir la seguridad, estamos tan bien en comparación con el resto de países de Centroamérica?

Nicaragua es el país centroamericano con las segundas cifras más altas en los delitos de robo. Está por encima de Guatemala, El Salvador, Honduras y Panamá, aunque por debajo de Costa Rica. Igual pasa con la tasa de violaciones, después de Costa Rica, Nicaragua es el que más cifras presentó durante el 2010 y 2011.

En homicidios, seguimos siendo el segundo país menos violento con 12 homicidios por cada 100 mil habitantes; después de Costa Rica, que presentó en el 2011 cifras de 10.5 homicidios por cada 100 mil habitantes.

¿Cómo se pueden leer estas cifras, las autoridades se vanaglorian porque supuestamente es el más seguro de Centroamérica?

 Las autoridades de este país juegan con las cifras y sus respectivas tasas y presentan como realidad absoluta las estadísticas de la Policía Nacional, cuando sabemos que científicamente hablando, las cifras policiales sólo representan una pequeña parte de la realidad. Estadísticamente hablando, las cifras oficiales representan sólo la tasa de denuncia y, a su vez, reflejan solamente el trabajo institucional. Para que Nicaragua pueda tener un acercamiento a las cifras reales de la criminalidad, el Estado debe construir un sistema de recopilación estadístico que se nutra de cifras de la Policía Nacional, Fiscalía, Corte Suprema de Justicia, salas de emergencia de los hospitales y de muchas otras instituciones, como el Instituto de Medicina Legal y hasta la oficina de Registro Civil de las Alcaldías. Esto además de diseñar y realizar encuestas de victimización a nivel nacional y del cálculo de la tasa de la cifra negra o delitos que no se denuncian.

En otras palabras, debe montar un Observatorio Criminal, el cual debe estar adscrito a una dependencia que no sea la Policía Nacional y debe estar dirigidas por civiles profesionales en esta materia. Este observatorio podría estar adscrito al Ministerio de Gobernación o al Instituto Nacional de Información del Desarrollo (INIDE).

Las cifras que te presento demuestran que Nicaragua no es tan segura como se pretende. Quizás sea uno de los países con menos violencia, porque presenta una tasa de 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, pero no el más seguro.

Policía al servicio de un partido


¿Cómo valora la situación de la Policía Nacional ante las denuncias en su contra por violación de derechos humanos en Nueva Guinea o el caso de la niña violada? ¿En qué se diferencia esta Policía de la de otros años?

Lo que ocurre con la Policía Nacional en materia política es que institucionalmente se ha puesto al servicio de un partido, en este caso el FSLN, y ha renunciado por completo a su profesionalismo, con los costos de legitimidad que esto acarrea.

Pero hay que medir esto de los costos de legitimidad bien. Lo que quiero decir es que no es lo mismo que se les pregunte a las personas en una encuesta cómo ve el trabajo de la Policía contra el narcotráfico, lógicamente saldrá súper bien valorada; pero si se le pregunta cómo la valora con relación a su actuación en materia de índole política, seguramente que saldrá muy mal valorada.

Sin duda que el mensaje político que desde la Presidencia se ha estado enviando a los miembros de la Policía Nacional en todos sus niveles desde el 2007 ha calado en éstos últimos. Este mensaje es una idea que les hace pensar que lo más importante es la fusión con el FSLN actual, una identidad que les dice que ser policía es ser sandinista-orteguista y, por ello, más importante que la institucionalidad y el orden jurídico son los objetivos políticos de ese partido y, por ahora, el objetivo más importante que habrían de perseguir es mantenerse en el poder por tiempo indefinido, usando para ello a las instituciones del Estado. Por supuesto, la Policía Nacional no escapa a esto.

Debido a esto, lo que más temor infundió en la población de El Carrizo cuando mataban a los miembros de la familia Torres Cruz, no fue la masacre en sí misma, sino el sentirse desprotegidos, sin ninguna autoridad imparcial, objetiva, profesional y apolítica que protegiera sus vidas y sus derechos sin discriminación de su credo político. Lo que más miedo les dio fue ver en la práctica esa fusión entre policías y militantes sandinistas.

¿En qué situación quedan también los casos en que policías han sido denunciados por abusar de ciudadanos como ocurrió con un motociclista que por desatender la señal de tránsito fue asesinado por policías?

El fundamento ético que han perdido es el sentido de su responsabilidad y profesionalismo como policías. Hay un proceso de degradación profesional en las filas de la Policía Nacional que está siendo alimentado desde afuera y desde arriba. Desde la Presidencia de la República y desde el Frente Sandinista, además desde la Jefatura Nacional, se les está dando un mensaje de protección e impunidad a los policías que actúan en contra de los valores que representa el uniforme que andan puesto, la profesión y vocación que asumieron cuando decidieron incorporarse a la institución y, además, las leyes de la República. Por ejemplo, cuando las víctimas de tortura policial, las cuales sufrieron en el proceso de interrogación principalmente en las oficinas de Auxilio Judicial, denuncian estos atropellos en los organismos de derechos humanos, ninguna autoridad civil por encima de la institución se preocupa por investigarlas y sancionar a los culpables, ni siquiera se molestan en escuchar las denuncias, mucho menos que inicien un proceso.

Las autoridades que tienen que investigar estas denuncias son el Ministerio de Gobernación y la Presidencia de la República, la Asamblea Nacional y el Ministerio Público, sin embargo no pasa absolutamente nada. Este mensaje, de que no pasa nada, afecta el proceder de cada policía, ellos creen que tienen carta abierta para delinquir y comienzan a desnudar y manosear mujeres jóvenes como pasó en Nueva Guinea. Algunos policías han adquirido una actitud endiosada al punto que creen que pueden violar y matar porque, al final, la institución lo protegerá, como está protegiendo a un escolta presidencial presuntamente implicado en la violación de una niña de 12 años, según se ha denunciado hasta ahora y como quisieron proteger en su inicio a los oficiales que participaron en la masacre de El Carrizo.

 ¿Qué podría hacer la primer comisionada Aminta Granera ante esta descomposición?

Lo único que tiene que hacer la primer comisionada de facto Granera es renunciar porque está ilegalmente en su cargo. Ella fue nombrada ilegalmente en contra de las disposiciones que establece la misma Ley 228 o Ley de la Policía Nacional. Esta ilegalidad ha irradiado a las filas de las Policía Nacional en la mayoría de sus oficiales, sobre todo aquellos que no sienten amor por la institución y su corazoncito está más apegado al partido político en el poder y al caudillismo que representa Ortega. El renombramiento de Granera ha perjudicado más a la institución que cualquier otro factor porque la lectura que hacen los policías debajo de ella es que si desde el Ejecutivo se viola la ley y la Jefatura Nacional lo acepta, “nosotros también podemos hacerlo”. De aquí es precisamente donde se originan estos problemas de procedimiento antiético y antijurídico de algunos oficiales.

Comentarios

6
E

Como adorno al pastel para adornarle la fealdad lo pintan como experto. Experto en que? No se necesita ser experto para saber q la mentada ley 228 fue una de las tantas jugadas sucias y antinacionalistas para quedar bien con los terroristas q Gobiernan USA. Quien no sabe q aparte de manosear dichas instituciones al despedir arbitrariamente a tantos miles de PPS y del EPS(AUNQUE USTEDES SE ENOJEN) la mentada ley fue para sacar injustamente y mas temprano q tarde a todos y todas los/as sandinistas combatientes. Da enojo ver o leer como personas sin nunguna autoridad moral dice cuantas barbaridades se le ocurre y todabia se llenan la boca hablando de juriprudencia(juridico) Un monton de cobardes q no tubieron los testiculos para botar a la dictadura, y si en el remoto caso lo tubieron alguna vez hoy dan verguenza como se han convertido en repulcivos cortezanos/as para con los q han gobernado y gobiernan USA. independientemente del presidente monigote gringo q la mafia manipula a su antojo o no.

5
Eli

Otra cosa. esto es valoracion ama~ada la q se tienen Uds. con este y/o con personajes como este? Antes y durante con los gobiernos vende patria le llamaban profesionalismo el q todas las instituciones incluyendo Policia y Ejercito suburdinados al presidente de la Republica, alli aplaudian y toda la cosa, q que profesionalismo por abedecer ciegamente a esos presidente de turno, Ahora q el presidente es un sandinista esta mala la cosa para quienes antes aplaudian y se llenaban la boca diciendo q el jefe supremo e inmediato de dichas instituciones tanto civil como castrense era el presidente de la republica y hasta aolaudian algunos cuando dichos /a presidente trastocaban y manoseaban los estaturos de dichas instiruciones, NICARAGUA al paso q vamos con seres tan nefastos y da~inos al pais, el pais no se le vera avance alguno por no decir q para los asalariados del inperio nunca veran nada positivo en el pais y sinica o veladamente siempre estan llamando a la intervencion gringa, nada extra~o en los antinacionalistas vende patria.

4
Elizabeth

En comparacion a otros paises por supuesto q Nicaragua es un pais seguro. Ademas no es culpa del actual Gob. q una minoria de individios les gusta delinquir y otros tantos por la situacion y politicas inhumanas de los tres gobiernos anteriores. Lejos de ponerle alegremente dicho titulo a este articulo debieron de sopezar q tan culpables o q cuotas de culpas tienen los tres anteriores Gob. con las politicas descarnizada q le inpusieron a la pobre poblacion.

3
roberto cuadra

Se pregunta el pueblo: ¿Y cuándo Nicaragua ha sido un país seguro? Alegre paradoja: es un país seguro para los delincuentes, nacionales e internacionales, que encuenrtran en este desventurado país un oasis para robar hasta enriquecerse en forma grotesca, con el beneplácito de autoridades de todos los escalafones. Que me contradiga entonces el pusilánime Fiscal Julio Centeono Gómez, y ya veremos entonces. Ya se habla, en voz baja, que Nicaragua es un país ahora convertido en un narco-estado. ¿Exageramos? No lo creo.
!Salpícame Ligia. salpícame hasta donde quieras! pero procura no lastimarme.

2
pedrin

a luces se ve una entrevista planificada ,,faltaron algunas preguntas al entrevistado se las hare yo haciendo el trabajo del periodista

1 se siente ud seguro en nicaragua? ( al entrevistado)
2 cree ud que exista un estado vinculado con el narcotrafico o crimen organizado?
3 por que cree ud que fue en nicaragua que capturaron a los falsos televisas , sera un plan de la policia o es realmente un trabajo profesional ?
4 en que gobierno cree ud se ha combatido frontalmente al narcotrafico?

bueno esas son algunas ,,sean profesionales y no politicen las noticias ,,ojala y no me veten como siempre

1
Mariano

Tendrá relación la penetración del Narco Tráfico, Fariñas y algunos altos comisionados, así como el sicariato de baja intensidad que se desarrolla en el país con la muerte de otros policías como el Comisionado Munguía?

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor