Confidencial » Nación » Leer artículo

Fiscal del medio ambiente admite dificultades ante mafia maderera

"La madera es como la droga"

Gutiérrez dice que negocio es como el narcotráfico. Llevan 122 casos a nivel nacional, el granadillo es el más traficado. Su corte provoca tensiones en RAAS

Octavio Enríquez | 13/12/2012
@cabistan

La Fiscalía General de la República admitió este miércoles las dificultades que tienen para lograr condenas en casos de trasiego de madera. Rubén Gutiérrez, el fiscal a nivel nacional del medioambiente, admitió que no siempre tienen el resultado esperado. “Con condena no, porque es una investigación bien compleja”, dijo Gutiérrez.

El Ministerio Público acumula en lo que va del año 122 denuncias de tráfico de madera, el 70 por ciento del total de delitos contra el medioambiente radicados en esa institución.

Gutiérrez confirmó que la madera más traficada es el granadillo, mientras enfatizó que “la madera es como la droga, se realiza a través de crimen organizado”.

“Usted sabe que el crimen organizado y el crimen tiene su modo de operar en  todo el territorio. La madera es el mismo modo de operar, se evaden controles, la estructura que realiza tráfico, transporte y comercialización de ese tipo de productos”, dijo Gutiérrez, quien participó este miércoles en una reunión con sus colegas centroamericanos encargados de los delitos ambientales.

Tensión en la RAAS

En algunas partes del país el corte de la madera empieza a causar tensiones entre los mismos comunitarios de la Región Autónoma del Atlántico Sur (Raas).

Las tensiones provocaron que el Ejército enviara hasta Karawala una misión para verificar si ocho personas habían muerto producto de enfrentamientos tras inconformidades con el corte de la madera.

 “La gente en esa comunidad se reúne cuando hay problemas, parece que a alguien le tocaron un granadillo, por lo que los líderes comunitarios se reunieron para hablar con esa persona y regresar la madera al dueño, pero ahí no hay ni un muerto, yo no se quien sacó ese invento”, dijo coronel Oswaldo Barahona, Jefe del V Comando Militar del Ejército.

El teniente coronel Marvin Paniagua, jefe del Batallón Ecológico (Beco), a cargo de la Octava Región Militar, dijo que en algunas zonas de la Región Autónoma del Atlántico Sur, el tráfico ilegal del granadillo es común.

Paniagua detalló que en la zona de Laguna Peras,  Kukra Hill y la reserva de Waswashang, es donde hay más tráfico de granadillo, esta zona es cerca del territorio de Karawala donde se originó tensión por el corte de esta especie, con lo que se ratificó lo que ampliamente el jefe del BECO había dicho en un reportaje publicado el fin de semana en Confidencial y Esta Semana.

El granadillo es conocido como el oro verde de las montañas nicaragüenses. No está prohibida su explotación, pero debido al incremento de la cantidad de exportaciones a Asia— pasó de 127 mil dólares en 2008 a seis millones de dólares en 2011--, los traficantes lo han convertido en uno de las especies predilectas, lo que ha provocado alarma entre diversos sectores tal como reveló un reportaje publicado en Confidencial y Esta Semana bajo el nombre, precisamente, “de la mafia del granadillo”.

(Gilberto Artola colaboró en la elaboración de este artículo).

Comentarios

2
ramon,gomez

vayan a El Almendro y Juigalpa ( Las Plazuelas) verán muchas cosas sobre esto.

1
José Carlos

Y no solo hay mafia de la madera.... Hay mafia comercial para evadir los impuestos, mafia para obtener licencias y placas, mafia para sacar presos y narcos, mafia para traficar y despojar de propiedades, mafia para lavar dinero, mafia para crear lavanaderías, mafia de bancos + jueces + abogados para atracer a tarjetahabientes, mafia empresa privada + gobierno, mafia de colusión dde empresas para aumentar precios y monopolizar mercados... Ojalá el dictador de Nicaragua tuviera el gancho de la Chinchilla para echar presos a todas estas mafias.... Pero esto es un sueño.. él es el Padrino. Hay Nicaragua....Nicaraguita....te han echo mafiosa y por ello famosa.

Notas relacionadas

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor