Confidencial » Blog » Leer artículo

Café humeante

El poeta trapense y los niños

El premio a Cardenal me hizo recordar una anécdota con mi hija cuando bajo la luna me cantó a Carlos Bauté y Martha Sánchez.

Octavio Enríquez | 20/11/2012
@cabistan

Nuestros mayores poetas son los niños. No lo olvidó Ernesto Cardenal cuando en Madrid, España, mencionó los versos contra el cáncer de varios de ellos, justo el día cuando la Reina le confirió el premio más importante de poesía en lengua española.

Me gustaron sus palabras, porque siempre he creído que la mayoría de nicaragüenses dejan de ser poetas cuando se vuelven adultos. El secreto universal de la poesía es acercarse a la vida con mirada de un infante.  Así se escuchan las calles aunque estén muy vacías, así se aprende a sentir, el verbo favorito de los dioses.

Cardenal, vestido de poncho blanco, la boina en su lugar, mencionó en su discurso los versos de estos niños del hospital La Mascota. Era el niño tras el sacerdote trapense, ícono de la revolución que se fue, de la que ni una pizca de sombra queda en esta Nicaragua sin remedio.

En El Nuevo Diario hay algunos de los versos de los niños que pueden leerse. “Me gusta bailar, me gusta pintar y dibujar, me gusta mirar las estrellas, el sol, el cielo, la luna y todos sus colores”, dice la niña Ibis Palacios.

(¿Cuándo fue la última vez que vimos al cielo y lo disfrutamos?, ¿cuándo fue que murió el encanto de encontrar las maravillas de la vida en los episodios cotidianos?)

Abajo del poema de Ibis, en letra cursiva y minúscula, se dice que murió el 25 de febrero de 2008. Siguen los versos y otras voces gritan un sentimiento.

“Los pingüinos son como humanos pequeños, caminan cojeando y son de color gris, el pico anaranjado”. Esta vez es Edwin Padilla, de 13 años, y el mundo mágico se funde entre seres y entre las cosas que de verdad importan.

(¿Desde cuándo dejamos ver los temas importantes, desde cuándo nos obsesionamos con el día a día? ¿En qué momento se nos olvidó los buenos días, un beso y un café desde que nos levantamos? )

Los niños tienen magia. La Sofi un día me dijo que la luna jugaba en el cielo y otro día miró las nubes y vio un viejo con barba de algodón acercándose. Bajo esa luna juguetona, un día cuando ella tenía dos años la tomé en brazos y la saqué a la calle. Ahí empezó a cantar a Carlos Baute y Martha Sánchez (Colgando en tus manos),  y me regaló un momento escrito en piedra hasta el día en que muera.

Cardenal dijo que la poesía es amor;  citó a Bécquer, mejor aún le agrego palabras de un poeta nicaragüense. “La poesía es la amada que uno ama”, aseguró Cardenal. Nadie entonces se engaña en Nicaragua sobre el silencio de Daniel Ortega, en ocasión de la entrega del premio, lo que no hace sino confirmar que el poder entiende de poesía lo mismo que de democracia. 

Comentarios

3
Mateo

Creo que Dios ya perdono al Padre Cardenal y lo mismo deberiamos hacer nosotros, sencillamente porque hemos escuhado el arrepentimiento de Ernesto y el renacimiento de Cardenal. No podemos negar que aquellos versos locos, motivantes y hasta blasfemos, gustaron y llenaron vacios de muchos que pensamos que hay un placer positivo en la locura que solo lo experimenta el que esta loco y eso parecia el padre de solentiname. El que casi cantaba "al perderte yo a ti, tu y yo hemos perdido...." nos impactaba y repetiamos esos versos y elevabamos como oracion a nuestra amada.
Que se elevo demasiado durante estuvo en el poder, no lo podemos negar y como catolicos siempre custionamos su posicion de tolerancia y complacencia ante situaciones en las que el como pastor, no podia obviar, aplaudir o silenciar, pero eso es otra cosa, si queremos ver al hombre brillante, talentoso, orgullo de Nicaragua y religioso tambien, debemos animarnos pidiendole a Dios que lo conserve y perdone por los errores que pudo haber cometido.

2
ALBERTO CHEVEZ

Nuestro gran poeta Ernesto Cardenal, orgullo de la amada Patria, mi linda Nicaragua, puedo llenar este espacio diciendo los elogios más grandes y bien merecidos para uno de los mejores poetas paridos por Nicaragua, después de nuestra máxima gloria Rubén Darío por supuesto, pero hay una cara que no conocía de nuestro muy querido poeta Cardenal, y es la que pude apreciar en un vídeo que salió hace dos días en el "Nuevo Diario" con motivo del IX Festival Internacional de la Poesía y, dedicado precisamente a él,cuando unos estudiantes le piden su autógrafo al poeta Cardenal y este despectivamente y de forma grosera se los aparta de su presencia. ¿Dónde y cómo es el amor que tiene nuestro querido poeta por el pueblo nicaragüense, a ese pueblo a quien muchos de sus poemas son dedicados? ¿Será por que los que le pedían su autógrafo no era en unos de sus libros sino que en un cuaderno?

1
ramiro

El poeta es magnífico, pero, un católico, un letrado, un educador no puede contradecir lo que está a la vista, estuvo de acuerdo, representó y apoyó a una banda de asesinos políticos, injustificable. Hasta el Papa, lo regaño en público, delante de los verde olivos piñateros que mandaban y el obedecía en esa época, lo que demuestra que no estaba bien ni con Dios ni con el Diablo que no lo defendió. Pobre, será un judio errante buscando reconocimientos de los que han olvidado su pésimo actuar como un frustrado cura.

Descripción

Las buenas pláticas, las que se cocinan en casa, siempre van acompañadas con una taza de ese invento maravilloso para el paladar. En esta columna alcanza de todo: vida cotidiana »

Acerca del Autor

Periodista. Soñador empedernido. Amante de las investigaciones. Premio Ortega y Gasset 2011. Y papá 24 horas.

Entradas Antiguas