Confidencial » Política » Leer artículo

Lo que dejan las municipales: 134 de 153 alcaldías en manos del FSLN

'Partido único' y crisis en la oposición

Descrédito del CSE: ¿alcaldías ganadas o asignadas?; PLI apela a unidad de liberales con independientes.

Octavio Enríquez | 14/11/2012
@cabistan

Los comicios municipales del cuatro de noviembre allanaron el camino al presidente Daniel Ortega para controlar el poder institucional del país en su totalidad,  una tarea a la que se abocó desde que se repartió las instituciones con el caudillo liberal Arnoldo Alemán en 2000.

El día en que el presidente de facto del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, informó que 134 de 153 alcaldías serían gobernadas por el oficialismo, el país se enrumbó al sistema de partido hegemónico y se reforzó el absolutismo que prevalece en el estilo de Ortega al manejar el poder, según analistas y políticos consultados por Confidencial.

 “Más que del camino de la oposición hay que hablar del camino de Nicaragua. De hecho estamos en un sistema de partido único. ¿Es eso lo que queremos y le conviene a Nicaragua? Definitivamente no. Se requiere rehacer el sistema electoral”, valoró Edmundo Jarquín, ex candidato a la vicepresidencia por la Alianza PLI

En el discurso oficial, las elecciones municipales recién celebradas son la ratificación de los resultados de 2011 cuando Ortega se impuso como mandatario pese a la prohibición constitucional de la reelección y bajo la sombra de irregularidades en la votación que fueron señaladas por organismos internacionales en sus misiones de observación.

Cuentas para aumentar al FSLN

La decisión del CSE permitió al partido de gobierno aumentar las 109 alcaldías conquistadas en 2008 cuando se denunció un fraude electoral en 40 municipalidades, mientras la oposición se redujo hasta 18 después que tuvieron 36.

En el caso del PLC, el ex presidente Arnoldo Alemán perdió hasta El Crucero, al que llamaba “república independiente” mientras estuvo en el poder.

Los resultados indican que en este municipio ubicado al sur de Managua, donde se encuentra la residencia del ex presidente Alemán, 2, 306 personas votaron por su partido el PLC, mientras el FSLN obtuvo 4,114. 

“Nos dio tristeza porque se perdió El Crucero, pero no podés hacer un análisis profesional de estas elecciones. Nunca fueron unas elecciones muy transparentes ni correctas, quedaron muchos sin sabores, la gente no salió a votar. Hay desencanto y no hay credibilidad, es una situación complicada, no podés hacer un análisis factible”, declaró  María Dolores Alemán, hijo del ex presidente liberal.

La votación del domingo, de acuerdo con el CSE, fue en su mayoría para el sandinismo. El FSLN recibió el 67.9 % de los votos, el PLI 21.1% y el PLC 8.5% a nivel nacional después de una campaña agresiva gubernamental de entrega de regalos—cocinas, hojas de zinc—  a los más pobres en contraste con una oposición sin discurso cercano a la población y enfocando sus esfuerzos en el llamado corredor de la contra.

 “Ha sido más un proceso de designación que de elección. En este contexto, que el FSLN se haya llevado el 90% de las alcaldías, que representan más del 95% de la población, lo que significa es que tuvimos una elección de estilo soviético, que solamente viene a confirmar la voluntad de poder total, y por tanto totalitaria, del Orteguismo”, añadió Jarquín.

Incómodo ante críticas

El jueves pasado en el parque central de Managua durante un homenaje a Carlos Fonseca, el fundador del FSLN, Ortega se lanzó contra sus adversarios en su primera reacción tras conocerse los resultados.

“Es otra victoria histórica y que no nos sorprende. Ya todo mundo lo había anunciado. Era una victoria anunciada, —hizo énfasis Ortega— y por eso es que se trataron de sabotear estas elecciones, intentaron boicotear estas elecciones, intentaron evitar que el pueblo fuese a depositar su voto en estas elecciones municipales. Pero pudo más el amor del pueblo a la paz”.

Baltodano: “CSE no es garante de democracia”


La ex guerrillera Mónica Baltodano, experta en municipalismo, sostiene que, además del golpe al municipalismo que supone la imposición autoritaria de Ortega, el CSE no fue garante del voto de los nicaragüenses.

 “El CSE no es garante de la transparencia, de que los votos cuenten como realmente fueron emitidos, que reflejen la voluntad popular y eso ha tenido para estas elecciones un efecto clarísimo: una buena  parte de la ciudadanía no acudió a las urnas”, dijo Baltodano.

El Instituto para el Desarrollo y la Democracia (Ipade), uno de los más prestigiosos organismos de observación nacional, informó la semana pasada en su tercer informe tras los comicios que  la abstención alcanzó al 52.2 por ciento de los nicaragüenses.

Según estadísticas oficiales, es el índice más alto de abstencionismo desde el año 2000 cuando las elecciones municipales se celebraron por primera vez, separadas de las presidenciales. Desde entonces la participación era la siguiente: 58. 6% en el 2000, 55.9% cuatro años después y 56.4% en 2008, los comicios del fraude.

Además de la poca participación, las elecciones recién pasadas revivieron una vieja práctica de los años del somocismo con  la inscripción de muertos como candidatos, los que fueron enlistados por los partidos pequeños, aliados del FSLN, según  una investigación presentada en octubre pasado por el programa televisivo Esta Semana.

Sobre la escasa participación, Rivas, Ortega y miembros de la oposición hicieron llamados en momentos distintos a que la gente cumpliese con su deber ciudadano. La falta de entusiasmo se sintió el cuatro de noviembre en las calles, que lucían vacías desde horas tempranas.

El índice de participación oficial

Faltando media hora para el cierre de las juntas receptoras de votos, fijado a las seis de la tarde, el presidente del CSE dijo en conferencia de prensa que a esa hora había participado el 46.1%, una cifra que cambió varias veces en distintas comparecencias hasta que, según él, se elevó a 57.7%.

"Aunque no le guste a mucha gente, es la elección municipal que más gente ha participado desde que son independientes de las elecciones generales", dijo Rivas.

Dora María Téllez, del consejo directivo del MRS, señaló que la población mandó un “mensaje político” de que no quiere “este sistema podrido”.

“Lo especial desde nuestra perspectiva es que la mayoría del pueblo ha emitido una posición: no queremos este sistema podrido, no queremos este sistema sin credibilidad, no queremos elecciones en estas condiciones y no vamos a ir”, dijo Téllez.

Villavicencio defiende “profesionalismo”

Sin embargo, el magistrado sandinista José Luis Villavicencio defendió el profesionalismo con que  actuaron en los comicios. Sobre los comentarios negativos asegura que hay libertad de expresión en el país.

“Yo mi trabajo no lo hago en ese carácter (partidario sandinista), lo hago en mi carácter profesional. Yo tengo la virtud de ser muy profesional en mi trabajo. No soy de los que le ponen analista política, experto electoral, o constitucional como lo suele hacer la gente de la derecha, de esto yo sé lo que sé. Gracias a Dios domino el tema: tengo 34 años de estar en estos temas electorales”, dijo Villavicencio.

Según Villavicencio, capacitó sobre elecciones a Dora María Téllez en 1984. El magistrado sostuvo que en el país lo que ve es una actitud política determinada de ciertos críticos. “En este país tan chiquito, aquí no hay nadie que se escape, aquí todo saben quién es quién. No hay donde perderse”, dijo vía telefónica Villavicencio al ser consultado por Confidencial.

Villavicencio rechazó los señalamientos del Departamento de Estado que, al día siguiente de los comicios, señaló irregularidades como la posibilidad de doble voto y sostuvo que en la historia de Nicaragua Sandino ya puso las cosas en su lugar.

La otra lectura que hace Mónica Baltodano es una oposición que no existe como demuestran también los resultados. “Mientras no exista una fuerza que se pegue a los problemas de la gente y cuestione a este régimen, no vamos a asistir a comicios con verdadera oposición. Esta oposición está diseñada a la medida de los intereses del gobierno, es de mentira y no encanta a la ciudadanía. Tenés a un régimen absolutista que maneja hilos del CSE a su antojo y una casi inexistente oposición, hay un vacío  que explica el resultado de estos comicios”, describió Baltodano.

Jacinto Suárez: “Derecha no sabe qué hacer”

Jacinto Suárez, diputado sandinista y uno de los políticos de mayor confianza de Ortega, asegura que el país vive una nueva realidad política distinta en la que el FSLN es la única “alternativa seria” para la población.

“La derecha no tiene nada que ofrecer. El resultado es obvio, no sorprende a nadie”, dijo. Al diputado sandinista ni siquiera le importa que existan contrapesos en el sistema actual. “El país está bien, estable, económicamente bien, entonces la derecha no tiene banderas, como las perdió y no tienen qué hacer, ni cómo politiquear, y así van a seguir”, añadió el oficialista.

Suárez considera el fenómeno del abstencionismo como un intento para justificar la derrota de parte de sus adversarios y, aunque admite que los contrapesos son importantes en la democracia, dice que “no lo vamos a inventar nosotros (…) ¿Qué vamos a hacer? Ese es el resultado de elecciones”.

Dora María Téllez, del MRS, dice que los comicios del domingo eran el paso que faltaba ala familia Ortega para el control total de la institucionalidad reduciendo a sus adversarios a alcaldías pobres con pobre peso político.


PLI: unidad de liberales con independientes

Eliseo Núñez, jefe de campaña a nivel nacional del Partido Liberal Independiente (PLI), dijo, tras analizar los resultados, que es necesaria la unidad  de todos los liberales una vez que se demostró que el pivote de esa tendencia son los independientes.

Núñez dice que los liberales deben unirse, tanto los de su partido como el PLC, en el sentido de tejer una mejor estructura partidaria en los departamentos y construir un discurso más cercano a la población.

La nueva alianza no suma al ex presidente Alemán, al que Núñez ve como incapaz de aglutinar a la estructura del PLC.

“Mientras el FSLN nos vea desarticulados no va ceder mucho en ese tema (cambio del sistema electoral; en esto vos negociás cuando tenés dos factores: cuando tenés algo que dar a cambio o cuando tenés un garrote más grande que le cause más dolor al otro. La oposición debe construir una de las dos cosas”, dice Núñez sonriendo.

“Democracia no solo es ir a unas primarias y votar. Tiene que tener contenido; es un error pensar que el debate ideológico terminó. Es lo que nos tiene de rodillas frente al FSLN, porque nosotros hemos creído que el manejo de gobierno es un acto gerencial y el FSLN hace un manejo político; no lo hemos llevado a una discusión de ideas, me refiero a cómo manejar la economía, qué cosa es mejor, que si apuesto por un modelo agroexportador, industria liviana, no es el tema de ver que ahora quítate vos porque vengo yo. Eso va caer después”, agregó el jefe de campaña del PLI.

Según Núñez,   que PLI y PLC sumen 30% de votos en las municipales desvanece la idea de un partido único en Nicaragua como advirtieron analistas.

Comentarios

5
Maria Alfaro

A si mismo en cada municipio que se gano donde ante estaba los de la derecha fue por que los ciudadanos de ahí quieren un cambio de verdad no quieren que los que estaban en ese poder solo velaran por ellos mismo ellos quieren que velen por los ciudadanos y se va a lograr ahora si por que si llego ese cambio en ese municipio con la ayuda de Dios y con la del FSLN en esos municipios van a salir adelante y seguimos por mas victoria.

4
lucia

Sabdi muy cierto lo que decís el pueblo esta cansado de lo mismo y opto por la mejor opción que es el partido del frente por que ellos quieren cambiar y seguir adelante en sus municipios y esto se va a lograr con el FSLN por que si cumple y vela por el bienestar de su pueblo.

3
sabdi

Es verdad TODOS sabíamos quienes iban a ganar en estas elecciones Municipales y Municipios donde no había ganado el FSLN ahora han ganado saben porque?? por que quieren ver mejoras en sus municipios y saben que eso lo lograran solo con ese partido porque realmente ellos si TRABAJAN por el pueblo.

2
Hubert

Si te gusta tanto la democracia participativa y representativa podés empezar por ir a los CPC.

1
Leonel A. Marin Mc Ewan

El totalitarismo y autoritarismo orteguista se manifiesta en todas las instituciones del Estado. El es un violador de la constitucion y presidente inconstitucional. Neoburgues, terrateniente y amasa una fortuna mas que Somoza y Aleman. El pacto oprobioso Aleman-Ortega, es que nos tiene en esta situacion de inseguridad juridica. Compra de conciencia, yo ejerci mi derecho al voto pero no se lo di ni a los pactistas ni a los micropartidos zancudos. No al totalitarismo ortega-murillo, si a la democracia participativa y representativa.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor