Confidencial » Opinión » Leer artículo

Democracia para unos cuantos

Pasadas las elecciones en Estados Unidos, ¿debemos celebrar a la democracia más venerada del mundo? De ninguna manera.

Raymundo Riva Palacio | 7/11/2012

La intensidad de la campaña presidencial en Estados Unidos, particularmente con el sprint final de Barack Obama y Mitt Romney, la envidiable espectacularidad de sus debates, envuelto todo en una democracia sólida y madura, engaña fácilmente. Sí es robusta, pero no necesariamente es la que anhelan muchos. Es una democracia a la medida de los estadounidenses, que son calvinistas e individualistas, que no tienen conflicto alguno con un sistema que, comparado con otras democracias, no es tan democrático. Veamos:

 1.- Cada vez más, un mayor número de estadounidenses reflejan apatía electoral porque a los candidatos presidenciales no les importa llegar a todo el país para ganar una elección. En 1960, recordó Adam Liptak este domingo en The New York Times, Richard Nixon recorrió los 50 estados, mientras que el ganador, John F. Kennedy, visitó 49. En esta elección, los candidatos se concentraron en sólo 10 estados, que son los que decidirán la próxima jefatura de la Casa Blanca.

 Y todo, por el sistema del Colegio Electoral y el método del que gana por un voto gana todo. Si Nueva York y California que son demócratas, los tiene Obama, ¿por qué invertir dinero en esos estados para conseguir votos? Caso opuesto es Texas, donde Romney hizo lo mismo. En 1976, cuando contendieron Gerald Ford y James Carter, 10 de los 11 estados electoralmente más grandes estaban indecisos, apuntó Liptak. Hace cuatro años, en cambio, todo estaba decantado. En 35 estados y el Distrito de Columbia dieron márgenes de ventaja sobre 10%, y sólo en seis el porcentaje era inferior a cinco.

 En esta elección presidencial, los principales esfuerzos se centraron en Florida, Ohio y Virginia, que representan el 8% de la población, donde Obama y Romney pasaron dos terceras partes de su campaña. Hubo condados en Ohio, apuntó Liptak, que recibieron más atención que California, Oregon y Washington juntos. Esta concentración no es fortuita, sino refleja el cambio demográfico en este país en los últimos años. Bill Bishop, quien escribió un libro en 2008 sobre este fenómeno, le dijo al Times: “La actual tendencia es que la gente que piensa similar, vive cerca una de otra”.

 El resultado es que con la concentración de la campaña y de los votantes que hicieron la diferencia, la participación se reduce hasta en casi un 70% en los estados poco atendidos, y se eleva en la misma proporción a donde viajaron continuamente. Si la democracia en Estados Unidos es indirecta –al votarse no por la persona sino por delegados al Colegio Electoral-, la conquista de delegados la hace aún más excluyente y menos democrática.

 2.- Qué importa el tema del voto que cambia las cosas, si existen tantas sospechas sobre la validez del voto. Para entenderlo, hay que saber el detalle de quiénes controlan las votaciones electrónicas. Victoria Collier, en la revista Harper’s, documentó cómo el software y el hardware del voto electrónico está en manos privadas y es un outsourcing para el Sistema de Administración Electoral Global, lo que sería un escándalo político en muchos países.

 El control tecnológico lo tienen los hermanos Bob y Todd Urosevich, dueños de Electro Systems&Software, que proporcionaron las máquinas en 20 estados este martes, donde votaron más de 26 millones de personas. La otra empresa dominante es Sequoia, que aportó las máquinas para cuatro estados donde hubo nueve millones de votantes. El escándalo sería mayor si el estadounidense exigiera cuentas del porqué hay tanta documentación sobre lo fácil que es alterar la votación electrónica con sus sistemas que, coincidentalmente, suelen dar como ganadores sorpresa a republicanos.

 Los hermanos Urosevich también compraron otra empresa dominante en el mercado tecnológico electoral, que creó el software para la votación por correo electrónico y una compañía de impresión de boletas electorales. El software fue desarrollado por Jeffrey Dean, mientras cumplía una sentencia por 23 acusaciones de fraude, y la impresión la desarrolló con su socio John Elder, un narcotraficante. En ellos quedó buena parte del destino de Estados Unidos y del mundo.

 Pasadas las elecciones en Estados Unidos, ¿debemos celebrar a la democracia más venerada del mundo? De ninguna manera. O para que nos vayamos entendiendo, pese a nuestras deficiencias y críticas, el camino andado en México es más seguro y confiable para el mayor número de personas, lo que no quita, todavía perfectible.

 *Estrictamente Personal [email protected]

Comentarios

4
Caitudo

De acuerdo con DAS GESPENST, "todo es una farsa". Es por eso que Ortega dice que en Nicaragua las elecciones provocan odio entre los nicaraguenses y por tal razon el señor de la señora de los anillos casi seguro que prohibira mas elecciones en este pais. El señor de la señora de los anillos dira lo que dijo Francois Duvalier "Papa Doc" en Haiti cuando se declaron presidente vitalicio. "Para que elecciones si el pueblo haitiano quiere que yo sea su presdiente vitalicio", dijo el dictador. Ves, asi de facil, para que elecciones en Nicaragua, para que gastar dinero en farsas? Asi que don Roberto Rivas tendra que buscarse otro pegue que le de tanto ingreso como el que tiene ahora y ahora que menciono la palabra ingreso me percato que el señor de la señora de los anillos le podra dar a Robertito el puesto en la Direccion General de Ingresos, tronco de nombramiento para convertirse en mas millonario de lo que es.

3
Das Gespenst

Uno de los mejores inventos es la democracia burguesa ya que a través de ella hacen creer a las ovejas que ellos eligen a sus gobernantes y estos responderán a sus intereses, nada más alejado de la realidad, todos los gobernantes en EEUU a cualquier nivel su único objetivo es ser servil del capital, que en la mayoría de los casos son quienes lo financian, esa es la realidad, claro los poderosos medios de lavado cerebral: escuelas y medios de comunicación masiva, les hacen creer que ellos son el poder, que su voto cuenta y un montón de tonterías mas, desde que existe la democracia en EEUU la gran mayoría solo conoce a dos partidos, aunque existan otros partidos pequeños que tienen vedados los medios de comunicación masivo, en Nicaragua son afortunados pues hasta los mini partidos de solo directivas o de cuatro cabezas inteligentes tienen acceso a los medios de comunicación, por ejemplo solo miremos a Dora María, Carlos Fernando etc.
La democracia en EEUU no existe, existe el circo electoral, elecciones etc., pero la democracia, el poder del pueblo no puede existir, ya que la gran mayoría está excluida del poder real, del poder económico, de las grandes decisiones, de la representación real, por supuesto que los académicos e ideólogos del capital nos dirán bellezas de la falsa democracia de EEUU, es su trabajo, para eso les pagan.

2
moe

Difiero ampliamente de tus comentarios,...el voto electoral mas bien le da importancia a los estados mas pequeños en donde la poblacion es mucho menor que los estados grandes,...entonces, su voto electoral cuenta,...aunque sea uno,...otro aspecto : y tambien sino hubise sido por el pacto con el PLC, del 35% y la corrupcion del mismo el fsln, nunca hubiese vuelto al poder,...pero otro factor es la ayuda venezolana,...doña violeta sano la economia sin ninguna ayuda venezolana,...el imperialismo yankee y el gran capital o la industria militar,...eso es cosa del pasado, Obama, ha tenido la oportunidad de mover a los ciudadanos al centro politico y aqui se respeta la alternancia politica, no como en nicaragua, que la intencio de esa democracia es perpetuarse en el poder,...

1
carlos calero

Mientras aqui la derecha recalcitrante se "razga las vestiduras" porque no hubo "fraude sino farsa", y quien ganò fue el "abstencionismo", bonita forma de lamerse las heridas luego de sus cuatro derrotas consecutivas (2006/2008/2011/2012) y las que vienen... En tanto en los EEUU "el modelo de democracia", ahi el pueblo no cuenta, sino que el gran capital industrial y militar. Ganò el mal menor, y eso es lo que mas le duele a nuestros peleles, como los bautizo SANDINO

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor