Confidencial » » Leer artículo

Alcaldes electos tendrán poca capacidad de decisión, dice municipalista Silvio Prado

Golpe final a la autonomía municipal

“El Frente se lucró de la autonomìa en la oposición para reconstruir su poder institucional, pero todo eso ahora es papel mojado”.

Octavio Enríquez | 3/11/2012
@cabistan

Más allá de la celebración o el rechazo a los resultados, tras las elecciones municipales de este domingo están listas las condiciones para el réquiem de la autonomía municipal y en su lugar promover el centralismo del gobierno que encabeza el comandante Daniel Ortega, asegura el sociólogo y municipalista Silvio Prado, miembro de la  Red  Nicaragüense por la Democracia y Desarrollo Local

Después de los resultados electorales, ¿qué capacidad de decisión tendrán los alcaldes electos y reelectos en la rutina diaria de sus municipios?

Según los indicios el margen será muy poco, más aún en el caso de los gobiernos del FSLN. Donde gobierne la oposición podría ocurrir que los concejales del Frente, en mayor número que antes, actúen como “tapón” para obligar a que los gobiernos se plieguen a las orientaciones que lleguen de Managua. Donde gobierne el Frente la tendencia es que las alcaldías terminen de ser absorbidas por el centralismo del gobierno Ortega. 

La principal evidencia de esto es la orden emanada de Rosario Murillo de destinar el 25% de las transferencias a los gastos de salud y educación, dos competencias que nunca han sido transferidas el nivel municipal. Entonces se estaría terminando de cerrar el proceso de reconversión de las alcaldías en agencias o delegaciones del gobierno. 

¿Cuáles fueron las causas que provocaron que el poder local llegue a ese nivel y cómo ha contribuido la administración Ortega a esta realidad?

La primera causa es ideológica. Ortega y su equipo de gobierno son deudores del “centralismo democrático” leninista, según el cual todos deben someterse el mando único de partido después de concluido el debate.  Este grupo y matriz ideológica no participó en la regeneración de la autonomía municipal en 1988; por tanto, les resulta “extraña” esta idea porque la autonomía de los gobiernos locales debilita los estados monolíticos en los que se gobierna de manera jerárquica bajando líneas de arriba hacia abajo.

Otras causas posibles: Debilidad del Estado de derecho que ha posibilitado que Ortega imponga la recentralización pasando por encima de todas las leyes y políticas en las que se apoya el proceso de descentralización.  Ortega no reformado una sola coma de estas leyes, ha actuado de facto sin que hubieses otros órganos del Estado que lo impidiesen, en especial la Asamblea Nacional y la CSJ.

Sumisión de alcaldes y exalcaldes del Frente ante los despropósitos de Ortega en contra de los municipios. Esta actitud sería impensable en condiciones de un gobierno central liberal. Estos alcaldes y exalcaldes han preferido quedarse callados aunque sepan que su presidente está actuando mal, lo que los ha convertido en cómplices por omisión.

La extrema debilidad de la oposición y su carencia de planes alternativos a favor del régimen municipal. 

La enorme capacidad del gobierno central para “comprar” voluntades con los petrodólares venezolanos, tanto de alcaldes del Frente como de la oposición.  El trato ha sido:” yo te doy inversión pública a cambio de autonomía”. La prueba es que ninguno de los programas del gobierno central se han municipalizado, todos han sido ejecutado por las agencias del gobierno central

¿Cómo valora que los propios partidos no hicieran una campaña como en el pasado y que la propia población advierta que no acudirá a votar masivamente? El presidente del CSE, Roberto Rivas, anunció que la participación en la contienda sería mayor del 70 por ciento…

Está claro que estas elecciones no son elecciones competitivas, son de “burro amarrado contra tigre suelto”. A las trampas de años anteriores se han agregado otras como las de los partidos fantasmas y la de las candidaturas de muertos o de ausentes del país. Podríamos decir, en el espíritu del 2 de noviembre, que estás serán las elecciones de los zombies.

En cuanto a las declaraciones de Roberto Rivas, el cinismo de este señor no tiene límites, debería dedicarse a criar pingüinos, pero no a cuenta del Estado.

La primera dama Rosario Murillo invitó a las familias a "continuar sellando los compromisos de prosperidad en la gran campaña de fraternidad, de unidad y cariño de las familias nicaragüenses", pero en el mismo FSLN hubo bastantes conflictos, se impuso a muchos candidatos desde arriba, alguna gente ni siquiera los conocía

Es el más vivo ejemplo del discurso dual: predicás amor y garroteás a la gente; proclamás la restitución de los derechos pero alentás las actitudes intolerantes que desembocaron en el asesinato de los campesinos pobres de El Carrizo.

Si en este país los árbitros electorales fuesen imparciales la familia Ortega no se hubiese atrevido a imponer a sus candidatos  porque temerían a la incertidumbre de los resultados electorales, al voto de castigo, a la abstención y a otras formas de rechazo que tienen los ciudadanos en los regímenes políticos regidos por las leyes.

Las elecciones municipales son, aquí y en cualquier país, elecciones en las que la persona cuenta más que los partidos, porque los candidatos son tus vecinos, amigos, conocidos, etc. El intento de vendernos ahora que la gente deber votar por banderas es una forma tratar de ocultar esta realidad, y además de debilitar la legitimidad de origen las futuras autoridades.  

¿Cuánto ha cambiado el partido sandinista con el que conociste cuando estaban en la oposición, hacia dónde va este país con la maltrecha situación de las municipalidades?

Una vez más: el Frente en la oposición se lucró de la autonomía municipal para reconstruir su poder institucional. Pero también prometió en sus estatutos aún vigentes no volver a confundir el partido con el Estado. Está claro que ahora eso  es papel mojado, pero de una idea de la involución que ha tenido. Es cierto que el Frente nunca fue un partido municipalista, pero tenía en su seno a los mejores alcaldes. Todo eso se han ido a la basura en nombre del famoso “poder  ciudadano”, una etiqueta tan trillada como vacía, habida cuenta la incapacidad que ese “poder” mostró revertir los dedazos al interior del Frente.

Las condiciones para el réquiem de la autonomía municipal están dadas. Estas elecciones podrían ser el último responso si logran imponer la filosofía de que la mejor forma de gobierno es el que manda sin estar buscando consensos con gobiernos municipales ni regionales.

Sobre la oposición, ¿Por qué centraron sus esfuerzos en el llamado corredor de la Contra y no en todo el país?

Creo que es acertado no entregar todo el poder institucional a un régimen autoritario como el que tenemos en Nicaragua. Hay una población, en esos y en otros municipios, que no puede quedarse sin opciones políticas. Abstenerse hubiese  sido aún más dañino para la autonomía municipal.

Comentarios

2
Pedro Z

Muy real el analisis,es como una fotografia de la realidad (tristemente) politica de nuestro bello pais,Nicaragua un pais con gran potencial,sumergido en un pantano de ineptos orteguistas,veamos el ejemplo de la "alcaldesa" de Managua la Sra. Daysi Torres,otro ejemplo en Leon el del "comandante garrote" Manuel Calderon,destutuido antes del fin su periodo.INEPTOS , no hacen ni dejan hacer.

1
moe

Muchas promesas hicieron, al comienzo cumplieron, como a herty que lo dejaron gobernar, pero ahora es otra situacion tienen poder politico para cambiar todo a como ellos qieren, y quien se va oponer,...hasta por arriba de la constitucion, si es posible!

Otros artículos del mismo autor