Confidencial » » Leer artículo

Observadores advierten: depuración del padrón inflará “participación oficial”

Abstención: el único ganador seguro

Rivas pronostica “participación” mayor del 70%, pero en las últimas municipales del 2008 fue del 56%, advierte IPADE.

Octavio Enríquez | 3/11/2012
@cabistan

El fenómeno del abstencionismo, principal protagonista de las contiendas electorales municipales en la historia reciente del país, es el único ganador seguro en las elecciones de este domingo, aunque en los registros oficiales del CSE será menor este año, habida cuenta de la separación entre activo y pasivo en el padrón realizada por el tribunal electoral tras la reforma a la ley de esa materia en mayo pasado, anticipó el organismo de observación Ética y Transparencia.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) tiene un padrón activo de 3, 741,473 ciudadanos inscritos habilitados para votar, mientras el pasivo suma 740,148 personas que fueron retirados porque algunos murieron, otros se fueron al exterior, otros se encuentran encarcelados y otros más excluidos por el tribunal porque no fueron a votar a las elecciones desde 2006.

Roberto Courtney, director ejecutivo de Ética y Transparencia,  dice que se puede anticipar que el CSE partirá del padrón activo, con lo que una disminución de 740,148 personas, aumentaría la participación con que vayan a las urnas la misma cantidad de habitantes que lo hizo para los comicios presidenciales.

“Por el mero hecho que el denominador es casi un millón menos, la misma cantidad de votantes de las elecciones pasadas te significarían un veinte por ciento de incremento en la participación sin que  llegue ni una persona más”, explicó Courtney.

“Es una manera tonta de inflar la participación, si te fijás en la verificación hablaron de un 70 por ciento, lo que termina generando es abstencionismo. Ese es el mensaje del aparato que está contando: si no venís te cuento como yo quiero”, añadió el director ejecutivo de EyT.

Sobre este padrón pende la sombra de la inscripción de muertos como candidatos, denunciado en octubre pasado por el programa televisivo Esta Semana, el que los magistrados se negaron a investigar porque ya había pasado el tiempo para hacerlo a su criterio, un tema también presente durante la conversación con Courtney.

La falta credibilidad del tribunal electoral

El experto electoral dice que el problema fundamental es la neutralidad del CSE que ha sido denunciado de hacer fraude a favor del oficialismo desde 2008.

Para Courtney, los magistrados son veneno para la participación ciudadana y eso ha motivado que la población, por un lado, sienta que su voto no cuenta, mientras del oficialismo hay absoluta confianza en que “el compañero Rivas está contando, para qué más”.

“Esto es como un partido de béisbol. Están los fanáticos, cuando sienten que le van a hacer trampa se desaniman. Pero si los árbitros llegan al descaro del equipo que favorecen, entonces llegan los otros ya ni agarran el garrote ni le dan a la pelota, dan solo la vuelta al cuadro”, comparó Courtney.

Tribunal con doble rasero

Pese al descrédito el padrón es el dato oficial que se puede manejar para valorar los índices de participación según Mauricio Zúñiga, director ejecutivo del Instituto para la Democracia (Ipade).

“En un principio nosotros damos estos datos (padrón activo) como oficiales y le tenemos que dar una cuota de entrada. Ya las manipulaciones con fines electorales es otro tema en el cual obviamente la responsabilidad fundamental es del CSE”, sostuvo Zúñiga.

Zúñiga mencionó como un ejemplo del doble rasero de los magistrados la actitud que profesó el CSE tratándose de la alianza de Agustín Jarquín, ex aliado del partido gobernante, al que revisaron si completaban el número de candidatos hasta descalificarlo, mientras en relación con los candidatos muertos no hicieron nada con los partidos pequeños que son aliados del Frente Sandinista.

“Nosotros trabajamos el tema del abstencionismo con los datos duros una vez que terminan los comicios. Pero si podemos señalar el comportamiento histórico”, dijo Zúñiga que señaló que el principal problema de la contienda del domingo es la desconfianza en las autoridades electorales, lo que es “grave” porque las decisiones de ellos no generan legitimidad en la sociedad y se debilita la democracia.

Ipade consideró que la participación en las municipales es menor en comparación con las nacionales porque no tienen el mismo interés para la población.

Un padrón pasivo manipulable

 Courtney insistió en la manipulación que se puede hacer con el padrón pasivo. “Bajo una autoridad competente, la idea de estructurar un padrón, gente probable votante porque está viva, porque está en el país y demás, tiene varios tipos de ventaja; esa eliminación significa ahorro de miles de dólares porque  cada junta agarras 400 personas y cada junta termina costando mil dólares, entonces tenés un ahorro significativo del costo electoral, sin embargo ya como instrumento de maniobra es otra cosa”, dijo Courtney.

Según el director ejecutivo de EyT, que en el sistema electoral actual se tenga identificado a todos aquellos que no pueden defenderse—muertos, gente que vive en el exterior, entre otros— es una ventaja, porque  incluso el padrón pasivo no tiene fotografía con lo que se podría verificar la identidad.

“Si vos conseguís su cédula y votás por él, no va haber quién lo defienda. Porque hay otras medidas que corroboran, porque el padrón pasivo viene sin foto. Si vos querés votar,  estando en el padrón pasivo, cualquier identificación que enseñés de cédula basta porque no va haber con qué contrastar. Varias cositas de ese estilo se notan; estás segregando un porcentaje, aparte del efecto engañoso de la estadística, está el efecto de que toda esta gente aparece ya candidateada, si terminan votando en grandes cantidades en algún municipio como vimos en 2008, diferentes técnicas para hacer fraude según las necesidades, oportunidades que daba el sistema”, explicó Courtney.

Ambos observadores electorales consideran que la campaña recién pasada ha sido de muy baja intensidad. En el caso del gobierno, se ha centrado en Ortega con tal grado de verticalismo que, para Zúñiga, se ha demostrado en la insatisfacción de miembros del partido de gobierno en 49 municipios donde la familia presidencial ha impuesto a sus candidatos.

“Al fin esto podría generar un voto castigo, que se podría expresar en no participación de la gente del FSLN, porque siente que han sido vulnerado. Del otro lado tenés a los partidos de oposición, al PLI, que ha hecho campaña con pocos recursos en aquellos territorios donde tienen esperanza de conservar sus alcaldías o de ampliar su alcaldías en esos territorios como la zona rural de Jinotega, Raas, Matagalpa, Río San Juan y otros territorios, sin embargo el mantenimiento del CSE como un árbitro cuestionado por diversos sectores de la sociedad ha hecho que este voto opositor al FSLN se ha divorciado de las urnas porque se siente maltratado y manoseado en su dignidad y poder para elegir”, estimó Zúñiga


Los datos de quiénes no van a votar

El IPADE indica que los datos del abstencionismo han sido altos en los procesos municipales. “En el noventa la participación electoral de las municipales con las nacionales fue de 86 por ciento, igual en el 1996 que se dieron municipales con nacionales la participación anduvo por el 76 por ciento,  pero a partir del 2000, que se separan las elecciones nacionales de las municipales y regionales, tenemos una frecuencia cada cuatro años y la participación ciudadanía de las nacionales que son más masivas de las municipalidades donde tuvimos en el 2000 el 57 por ciento de participación, 2004 fue de 51 por ciento y en 2008 56 por ciento”, dijo Mauricio Zúñiga, el director ejecutivo.

IPADE: Cambia estructural de opinión ciudadana

Para Zúñiga ha ocurrido un cambio en el electorado por las actuaciones del CSE. En las últimas encuestas, la población refleja que el 40 por ciento se declara independiente, hay otro 40 por ciento que demuestra apoyo al FSLN, ocho por ciento a los partidos liberales. “Podría estarse experimentando un cambio estructural en la adscripción política de los nicaragüenses, de la gente, producto del mantenimiento de un CSE sin credibilidad”, añadió.

Estos datos de la encuesta M&R confirman, conforme con Zúñiga, algunos datos que IPADE había dado de las elecciones de 2011 en la que se estacan los datos de crecimiento de electores.

Durante 2011, la votación fue casi en el mismo rango de las de 2006. “Te das cuenta que antes de esta elección nacional y otra había un promedio de crecimiento de 300 mil votantes, y, en 2011, dejaron de votar 200 mil personas que no salieron a hacerlo, lo que expresa desafección (contra el CSE)”, explicó el director ejecutivo del IPADE.

Comentarios

1
oswaldo quezadao

yo ejercí mi "derecho" al voto y elegí NULO con la leyenda "solo tamales y zancudos", lamentablemente, creo yo, que mientras no fumiguemos las casa, los tamales irán consolidando su proyecto que al "final del día" todos vamos a repudiar....esto lo dice la historia y la historia, al menos en paisito, es todavía siempre la misma...caudillos que gobiernan y caudillos que quieren gobernar...ojalá que algún día se rompa ese círculo vicioso porque la verdadera oposición ya se está gestando, solo tiempo al tiempo, porque no hay gobiernos que duren cien años, ni pueblos que los aguanten!!

Otros artículos del mismo autor