Confidencial » Economía » Leer artículo

Economistas: Nicaragua podría caminar aún sin la ayuda de Chávez

El futuro del ALBA se juega en Venezuela

Economista Acevedo asegura que el volumen de la cooperación petrolera “es impresionante”, pero su impacto económico ha sido relativamente limitado, beneficiando principalmente a la élite de Ortega.

Wilfredo Miranda Aburto | 6/10/2012
@PiruloAr

A los venezolanos les ha llegado el día “D”. Asistirán a las urnas a elegir a un nuevo presidente entre dos candidatos fuertes: Henrique Capriles, de la Mesa de Unidad Democrática, y la del mandatario Hugo Chávez Frías. Se trata de una elección clave no sólo para Venezuela, sino para la llamada Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), de la que se ha beneficiado el Gobierno de Daniel Ortega.

Este modelo político-económico impulsado por Chávez, tomó forma tangible en 2004 con la formación de la ALBA, cuyos recursos salen directamente del petróleo venezolano. Desde esa fecha, Chávez ha sido el benefactor de esa sociedad de países, olvidándose de las necesidades de su pueblo, como sostiene Henrique Capriles.

En caso de que los venezolanos escojan este siete de octubre el camino prometido por Capriles, ¿qué pasará con el ALBA? ¿Naufragará el Socialismo del Siglo XXI? ¿Se descalabrará la economía nicaragüense con el retiro de los casi 500 millones de dólares anuales que inyecta Chávez y que ingresan sibilinamente?

“Difícil” que sobreviva el ALBA 

Para Edmundo Jarquín, ex candidato a la vicepresidencia de Nicaragua y economista, es “difícil” imaginar que el ALBA sobreviva ante una hipotética derrota del caudillo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). “El proyecto del ALBA está tan asociado al Presidente Chávez, que es difícil imaginar la sobrevivencia efectiva de ese programa en caso que Chávez pierda”, subraya el ex candidato.

Al exponer sus planteamientos, Jarquín diferencia el ALBA de PetroCaribe, que a mediados de los años 70, en ocasión del primer shock petrolero, suscribió un acuerdo con los países centroamericanos para ayudarles con el financiamiento de sus respectivas facturas petroleras, y que actualmente ha sido engullida por la figura de Chávez.

“Diferente es PetroCaribe, que se reduce exclusivamente al financiamiento de parte de la factura petrolera. Mientras en PetroCaribe hay aproximadamente 30 países, del ALBA solamente forman parte siete. Dada a la tradición petrolera de Venezuela con el acuerdo suscrito en los 70, y el hecho que está afrontando problemas de liquidez, e incluso vendiendo sus reservas de oro, es probable que se revisen los términos y condiciones de PetroCaribe, pero no necesariamente que desaparezca, como es el caso del ALBA”, opina Jarquín.

A juzgar por las declaraciones de Jarquín, la factura petrolera del país con el posible deceso del ALBA, no se vería tan afectada. Este planteamiento es compartido en casi iguales términos por el economista Adolfo Acevedo, quien asegura que la factura petrolera no tiene por qué verse dañada, pues esta relación está basada en una regla elemental del mercado: oferta y demanda.

“El petróleo y sus derivados que vienen de Venezuela se comercializan en el país: se le vende el búnker a las empresas generadoras (y nosotros lo pagamos a través de la factura de energía); se le vende el combustible a las petroleras (y nosotros lo pagamos en las gasolineras) y se vende el gas licuado a las empresas que lo distribuyen (y nosotros lo pagamos)”, explica Acevedo.

El único “riesgo” que supondría el naufragio del ALBA para la factura petrolera, sería que el pago de ésta volviera a ser exactamente como antes de que existiera el acuerdo energético vigente con Venezuela: toda la factura se pagaría 90 días después de arribado los embarques, asegura el economista.

“Actualmente la mitad del importe de esa comercialización se paga a Venezuela a los 90 días de arribado el embarque, y el otro 50% le queda a ALBACARUNA, a ser pagado en 25 años a un interés del 2%”, añade Acevedo.

“La cooperación venezolana a través del convenio petrolero mudaría a otro menos ventajoso para el gobierno nicaragüense”, opina por su parte el politólogo Oscar-René Vargas.

No habría tal colapso económico

El escenario: Capriles gana las elecciones y decide cortar la ayuda venezolana hacia Nicaragua. Que esto suceda a los ojos de Adolfo Acevedo, no representa una catástrofe mayúscula para la economía del país. Según él, el volumen de la cooperación petrolera “ha sido impresionante” en los últimos años, pero su impacto económico ha sido relativamente limitado.

“Al menos la mitad de esos recursos se mantienen congelados bajo la forma de depósitos bancarios. Los bancos no colocan esos recursos como crédito debido a su potencial de volatilidad. Los han colocado en inversiones de corto plazo, como títulos del gobierno y del BCN, reduciendo el rendimiento de los mismos y el costo de la deuda pública. Segundo, los denominados programas sociales son bastante reducidos. Los principales podrían ser asumidos por el presupuesto, a la luz del fuerte crecimiento de la recaudación fiscal (…) Quizá el principal impacto sería la disminución de la inversión en plantas térmicas”, grafica Acevedo.

El economista no es que pinte el panorama color rosa, sino que explica que el impacto de la falta de la cooperación venezolana puede ser mitigado en lo fundamental también por “el buen desempeño económico debido a los favorables precios internacionales de nuestras exportaciones”.

En este contexto sería fácil sentir la falta de la cooperación internacional que Daniel Ortega ha espantado dada su retórica “anti-imperialista”, porque el país quedaría sin benefactores. La ayuda venezolana que suplía a la que se fue como la alemana, noruega y finesa, también se esfumaría debido a un potencial triunfo de Capriles. Aun así, Acevedo sostiene que el país podría caminar con dificultad pero sin muletas.

“La disminución de los flujos de cooperación externa como porcentaje del PIB ha sido compensada por los fuertes aumentos de la recaudación fiscal. Desde mi punto de vista, el problema de la disminución de los flujos de cooperación externa, es que Nicaragua tiene un gran déficit de inversión pública en infraestructura, y al disminuir dichos flujos la Inversión Publica es menor de lo que habría sido si los mismos no se hubiesen reducido”, contra argumenta Acevedo.

ALBANISA sufriría

Ante la hipotética suspensión de la cooperación, según Acevedo, quien sufriría más sería el grupo empresarial vinculado a ALBANISA, porque limitaría su tasa de acumulación.

El analista Cornelio Hopmann opinó por su parte que la cooperación venezolana ha sido distinta “a otras cooperaciones”. Estima que el dinero de Chávez jamás “le entró a la economía nicaragüense ni un solo centavo adicional, sino que se dio un gigantesco proceso de re-distribución: Primero se saca la plata de la economía (pues todo el mundo paga precios por los productos venezolanos hasta encima de su valor en los mercados internacionales) para re-inyectar una parte de esta plata después a la economía en forma de acumulación de capital por el conglomerado ALBANISA/ALBACARUNA”.

A Hopmann le llama la atención que ALBANISA ni siquiera pagó los impuestos que normalmente hubiesen correspondido a las ganancias de ese conglomerado por las dividendos adicionales sacadas de sus inversiones y negocios. “Se trata de una cooperación de una empresa privada con otra empresa privada, en la cual el cooperante es socio mayoritario. Es esa empresa privada que recibe los beneficios y acumula las deudas con su empresa matriz”, agregó el analista.

Adolfo Acevedo, sin embargo,  aseguró que el gobierno de Ortega ha previsto la posibilidad de que ALBANISA deje de percibir el dinero de la cooperación venezolana. “Por esta razón es que ha reforzado su acercamiento al sector empresarial y ha hecho grandes esfuerzos por atraer masivamente flujos de inversión extranjera, y está promoviendo mega-proyectos”, agregó.

Márgenes de Ortega se achicarían

Para los analistas, quien sufriría la carestía del dinero venezolano sería el mismísimo Daniel Ortega y su proyecto populista, denominado “Socialista, Cristiano y Solidario”

Edmundo Jarquín asegura que “es obvio” que Chávez, con su financiamiento, ha pasado a ser la variable macroeconómica y política más importante del país. “Le ha dado a Ortega autonomía en relación a la condicionalidad democrática de las fuentes bilaterales de cooperación. Además le ha permitido a Ortega conciliar una política expansiva del gasto, que no se podría financiar con los recursos fiscales, y mantener la estabilidad macroeconómica”, vaticina el ex candidato a la vicepresidencia.

Ante esta situación, los “márgenes de Ortega se reducirían drásticamente”, opina Jarquín, que a renglón seguido agrega  que “su modelo de corporativismo con los empresarios y de clientelismo con los sectores populares, se verá sometido a mucha tensión”.

Esto también se traduce en que Ortega no podrá financiar el modelo de clientelismo al cual ha acostumbrado a sus seguidores.

El politólogo Oscar-René Vargas se adelanta y señala que gobierno Ortega “no tendría la posibilidad de mantener política de dar una paga extra a los funcionarios menores del Estado, entregar techos de zinc a los pobres, repartir tierras, poner en marcha la bolsa solidaria, etcétera”.

Al adentrarse en el posible escenario que supondría para Nicaragua un virtual triunfo de Enrique Capriles, Oscar-René Vargas, suelta una frase lapidaria: “Creo que una caída de Chávez tendría el mismo efecto que la derrota electoral del sandinismo en 1990. Hay que tomar conciencia de este dato”.

 

¿Y si Chávez sigue al mando?

 

Si Chávez ganase las elecciones por una diferencia menor al 10%, las cosas ya no volverían a ser iguales en Venezuela. Los chavistas se verían obligados a negociar con la oposición, o al menos con parte de ellas, pues ha demostrado que su musculo ha crecido desde que lograron unirse, aseguran los analistas.

Oscar-René Vargas, afirma que la diferencia del 10% en los resultados de los comicios en cualquier otro país sería grande, pero en Venezuela no. El bando de Hugo Chávez tendría que tomar más en cuenta a la oposición. “Sobre todo porque en diciembre próximo, en las elecciones de gobernadores, el aparato gubernamental podría sufrir una derrota parcial y una parte importante del aparato estatal por consiguiente caería en manos de la oposición”, sustenta el politólogo.

Otro factor que es importante tomar en cuenta, previendo la continuidad de Chávez en el poder, es la de su enfermedad.

Oscar-René Vargas cree que la enfermedad del presidente, si es reelegido, afectará su rendimiento tanto si la superase como si el cáncer le impidiese gobernar o, en el caso extremo, llevase a un vacío de poder. “Chávez tiene, en su gobierno, un papel irremplazable y no hay ningún dirigente, al interior de su partido, con la misma autoridad que él ni un proyecto para el post Chávez”, asegura el experto político.

Al doblar la mirada al plano estrictamente nacional, el politólogo acota que la cooperación venezolana hacía Nicaragua seguirá tal cual está. “El gobierno Ortega ha recibido, de acuerdo al BCN, US$ 7,517 millones de dólares de parte de Venezuela entre 2007-2012. La posibilidad que el gobierno Ortega pueda realizar los grandes proyectos anunciados tienen una directa relación con el sostenimiento, en los próximos años, del Convenio Petrolero Venezolano”, apostilla Oscar-René Vargas.  

Comentarios

6
Josué Antonio Alvarez Samayoa

Por que el Mundo esta triste, pues la verdad esta emfermo un apersona que aunque no digan es la persona mas famosa del momento ,hablar de Hugo Chávez es hablar del mundo, del Alba, de la integración CELAC, CALC y muchos otros, pues es mas famoso que el mismo Venezuela que ayuda al mundo por medio de la revolución bolivariana. Saludes a todos a quellos que hacen posibles que personas de alto nivel intelectul podamos leer este diario. Gracias....

5
Ivania Isabel Ulloa Sánchez

El Presidente Hugo Chávez esta en una etapa pues necesitamos respetar las etapas de la vida, a mi no me causa ninguna gracia reirme de las penas de los demás, como Emfermedades, pues la derecha en el mundo esta alegre, mas bien les digo que hay que respetar y Dios les de salud a todos los Presidentes del Mundo, pues esa fue la desición del pueblo y la verdad Dios es que favorece al mundo,al pobre y los necesitados............. No nos alegremos pues Dios nos la cobrará despues a nosotros. GrACIAS

4
Saúl Antonio Pérez Cassar

Simplemente, aunque falle el Comandante Hugo Chávez (Fallecer), por que pues la verdad es que Venezuela siempre ha estado con Nicaragua con aras de ayudar y sacar de la Pobreza a este pobre país dió mucho ayuda a Nicaragua pues nunca se vio, pues en el tiempo del Gobierno de Doña Violeta el Presidente CAP, Los ministros de sacos y corbatas se daban la buena vida, pues estaban en el paraiso perdido y EEUU ya casi lo habia encontrado, entonces el presidente CAP dió ayuda y mucha y solo por eso dejo de (Venezuela)de ayudar a Nicaragua, desde en los años 80 cuando el Presidente LUis Herrera Campín, ayudo a Nicaragua y seguira haciendolo pues es el sueño de Bolivar y lo verdaderos Venezolanos compatriotas asi son: Hay muchos Chávez en Venezuela.

3
Critico

El diario La Prensa publico en su sitio web el Domingo 7 de Oct.

"Encuesta en Boca de Urna dan por ganador a Capriles.."

Ja,jaja,j,ja,a... mejor me rio

2
mauricio

los dos ninos dunditos...........

1
luiis vbado

siempre he tratado de definir en caricatura el personaje de daniel ortega y ahora que veo esta fotografia le di al bingo, se parece aquel personaje de tiras comica de aniceto prieto.

Más en: Elecciones Venezuela 2012

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor