Confidencial » Opinión » Leer artículo

Luces y sombras de la oposición

Edmundo Jarquín | 29/9/2012
@mundoj1

A raíz de mi comentario de la semana pasada sobre la oposición, titulado “Apuesta por un relevo”, un periodista se me acercó e interrogó:

¿Por qué cree usted que la oposición está tan débil?

Le contesté con otra pregunta: ¿Si en Nicaragua los votos se contaran bien, crees que la oposición luciría tan débil? Como me di cuenta que mi reacción lo había desequilibrado, le agregué que al analizar la situación de la oposición había que superar las visiones maniqueas, simplificadoras, que todo lo reducen a posiciones excluyentes, bien o mal, todo o nada, blanco o negro.

Un análisis sereno de la oposición permite ver luces y sombras. Desde la perspectiva de las luces, hay un frecuente doble error de análisis. Primero, ignorar que la oposición luce débil porque en Nicaragua no se cuentan bien los votos. Y, segundo, considerar opositor al Dr. Alemán. Si en las municipales del 2008 se hubieran contado bien los votos, y los magistrados del Dr. Alemán en el Consejo Supremo Electoral no hubieran colaborado con el fraude, la gran mayoría de las alcaldías no estarían hoy controladas por el Orteguismo. Entonces la oposición luciría fuerte, porque el poder, además,  cohesiona. Y lo mismo podría decirse de las elecciones de 2011, si se hubieran contado bien los votos de Fabio Gadea, y se hubiese permitido acreditar fiscales y no se hubieran dado todas las irregularidades que documentaron la OEA y la Unión Europea. Además que sin el fraude del 2008, y el desaliento que produjo, se hubiese llegado al 2011 en mucho mejores condiciones.

Desde la perspectiva de las sombras, es cierto que la oposición, además de los problemas de fragmentación y liderazgo, que apropiadamente ha señalado la Conferencia Episcopal en su reciente mensaje, y que demandan cambio y transformación, ha perdido capacidad de defensa del voto, sobre todo en el Pacífico. Esto a su vez ha aumentado el desencanto y la apatía en esta región.

Pero volviendo a las luces, la situación es diferente en la vasta región que va del Departamento de Río San Juan, pasando por Chontales, Boaco, Matagalpa, hasta Jinotega, Madriz y Nueva Segovia, incluyendo municipios de Estelí en el oeste, y de la Costa Atlántica en el este. Ahí, donde la oposición ha sido siempre mayoritaria y hay mayor capacidad de defensa del voto, hay “fuertes demandas de participación electoral”, como lo señala la Conferencia Episcopal. El inicio de campaña en municipios como El Cuá, Paiwas y El Almendro, entre otros, lo demuestra. Esos sectores que están demandando participación, pese a la adversidad de autoridades y sistema electoral ilegítimos, deben ser entendidos y respaldados.  

Por otra parte, el Orteguismo, principalmente en el Pacífico y en zonas urbanas, tiene el monopolio de la calle, y eso hace lucir débil a la oposición. Pero una situación en que los votos no sirven, no puede prolongarse indefinidamente, de modo que en Nicaragua se recupera la credibilidad en el sistema electoral, o derivaremos a situaciones de violencia y confrontación callejera que no son deseables. Y Nicaragua no es Siria, en que las fuerzas armadas han salido a masacrar al pueblo.

Por eso, si prestamos atención a la reflexión pastoral “que la situación que vive el país exige urgentemente replantear el funcionamiento integral del sistema político”, es inevitable concluir que no se trata solamente de la oposición a Ortega, sino de superación de la actual polarización que hay en el país, lo que requiere la recomposición del FSLN. Porque a esta organización, también, debe aplicarse un análisis de luces y sombras.

Lectura cuidadosa de un artículo

Esta semana se publicó en periódicos de muchos países, incluyendo en La Prensa de Nicaragua, un artículo de Carlos Alberto Alvarez, conocido como “El Chacho”. Él fue Vicepresidente de Argentina, en el gobierno de Fernando de La Rúa, a finales de los 90, y es el actual Secretario General de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Pero no es esto lo que importa, sino que preside en Venezuela la Misión de Observación Electoral de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR),  la única que ha permitido el gobierno de Chávez, y de ahí su trascendencia.

En su artículo el “Chacho”, que ya ha observado otros procesos electorales en Venezuela, hace un ponderado balance del sistema electoral de ese país. En una situación como la de Venezuela, y con un gobierno que tanto polariza dentro y fuera del país, desde un extremismo antichavista, el análisis de Alvarez puede lucir Chavista; y desde un extremo Chavista, podría considerarse anti-Chavista. Precisamente porque es ponderado. Destaca las fortalezas técnicas del sistema electoral venezolano, pero también advierte de los riesgos derivados de la polarización política. A esto yo agregaría el enconamiento que el Presidente Chávez ha promovido, incluyendo la velada amenaza de una guerra civil en caso de un triunfo de la oposición.

Pero una lectura cuidadosa de ese artículo conduce a la conclusión que el informe que presente la Misión de UNASUR no solamente serviría para acreditar el escenario de un triunfo de Chávez, si es que triunfa legítimamente, sino también para viabilizar el escenario contrario: que triunfe la oposición y que Chávez no tenga más remedio que aceptar su derrota, pues su entorno geopolítico más importante así lo indica.

Claro, en una situación tan polarizadamente enconada como la venezolana los hechos pueden desbordar cualquier previsión, y lo que la Misión de UNASUR pueda hacer quedar limitado. En una semana lo sabremos.

Para los nicaragüenses es mucho lo que se juega en la elección venezolana, porque Chávez ha pasado a ser la más importante variable macroeconómica y política de nuestra realidad, para bien y para mal.

Comentarios

4
sierra dos

Al Das... pena. Tu mismo comentario respecto a la oposicion te cae al dedo, pijul, un "huesito medio carnoso" y ya te tienen en el bolsillo los chamucos, para que te mantengas en el aire de esta revista, defendiendo a capa y espada a los DOS del Carmen. Que te aproveche y disfrutalo mientras te dure.

3
Das Gespenst

El problema de la “oposición” es que aunque tienen gente muy capaz, según ellos mismos, su capacidad no se pone de manifiesto a la hora de la práctica, son completamente nulos en politiquería, y son nulos por su arrogancia y prepotencia, ya que ellos creen que con solo sus nombres y apellidos la gente los va a seguir por miedo como en los tiempos coloniales, tiempos coloniales en los cuales buena parte de estos líderes todavía viven. Se aferran desesperadamente a que en Nicaragua “no se cuentan bien los votos” para ocultar su pobreza de convocatoria y de liderazgo, porque no pueden aceptar que un don nadie les gane las elecciones a pesar de los millones de dólares que reciben de parte de gobiernos extranjeros. A veces he llegado a creer que en el fondo ellos no quieren ganar las elecciones, pues casi todo lo que hacen es para perderlas y así seguir justificando sus salarios de gente inteligentes ante quienes les financian, pareciera que son el coyote del correcaminos que todo lo que hacen les sale mal, para después decir que en Nicaragua hay una dictadura por culpa de los chamukos. En fin con esta “oposición” los Chamukos en sus fiestas se deben de reír a carcajadas, pues ellos saben que con solo mostrarles una oferta que no podrán rehusar, un huesito medio carnoso, los tienen en el bolsillo.

2
el tigre

Mundo: comparto la idea de Roberto. Recomiendo a los inefables de la oposición y a los comisarios del "sandinismo realmente estalinista" que lean El Ensayo de la Lucidez de José Saramago...Nos dá argumentos contundentes de lo que debe hacer el electorado cuando ha llegado hasta el hartazgo con la partidocracia y las élites empotradas en el poder /que desde siempre han defendido sus privilegios y huesos.../ Aludo también a los cooperadores necesarios de la Dictadura, es decir, al COSEP también...Ojalá publiquen mi punto de vista...(por lo del COSEP)...

1
roberto cuadra

Edmundo: se queda claro en algo: es cierto que la opisición está débil, cacreca, huéfana, en su triste realidad, de auténticos y vigorosos alicientes para mandar al traste al inconstitucional Ortega S. y su pandilla de malhechores. No somoa uno de los dos paises más paupérrimos del mundo; eso puede superarse. Pero la podredum bre y tufalera que emana de las pústulas de uno de los gobiernos !ilegímos! más corruptos del planeta, es tarea primordial de los partidos de oposición. Pero ¿qué pasa? Sencillo: los "líderes' de los llamados partidos de oposición, tienen en sus pupilas nada más que sus mesquinos intereses personales. Sacrificios exige el pueblo estimado Edmundo: un llamado (secundando a la iglesia) para no asistir a las elecciones, despertaría la atenciódel mundo civilizado. Y daría comienzo al principio del fin de una dictadura fascista peor y más dañina que la de los Somoza, por muy sanguinaria que haya sido.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor