Confidencial » Nación » Leer artículo

200 expandilleros se gradúan como técnicos en centro de formación juvenil

Jóvenes superan días de violencia

Autoridades identifican a 48 pandillas en el país y a 186 grupos juveniles en riesgo.

Octavio Enríquez | 15/9/2012
@cabistan

Un día intentó tatuarse un enorme 18 en el rostro. Adán Lanuza no pudo y ahora, a sus 19 años, dice que le pareció un modo de ganar respeto en su adolescencia.

En un cuarto pequeño, a unos pasos de los ventanales, el flaco Lanuza, pelo liso, vestido de camiseta blanca, mira aquel gesto como un pasado que no vuelve, mientras se acerca a un bombillo encendido y a una reja donde cuelgan interruptores y breakers.

Acaba de terminar las clases de electricidad residencial y luce entusiasmado. Sonríe. En la sala adyacente, José Sebastián Marenco,  pequeño y quizás de 20, se inclina sobre su máquina de coser dejando a un lado el pasado, cuando le propinaron a traición un machetazo en la espalda en Managua.

¿Qué resulta más complicado: hacer un pantalón o una camisa?, le pregunto sobre su situación ahora. Traga gordo, y escoge al primero, pero tampoco se deja amilanar y cree que con práctica toda dificultad es superable.

Dos jóvenes más escuchan la entrevista. Son parte de los 200 ex pandilleros, cuyas edades oscilan entre 16 y 25 años, que se capacitan en un enorme retiro ubicado en las afueras de Managua hasta donde los llevan en buses escolares.

Ahí se preparan en carreras técnicas en el centro de formación juvenil de la Policía Nacional, con el cual la jefatura intenta apuntalar un modelo de prevención con jóvenes en una región afectada por la violencia, sobre todo en el llamado triángulo norte de Centroamérica, formado por El Salvador, Honduras y Guatemala.

“Aquí no tenemos maras, a diferencia de otros países de Centroamérica. No están ligados al narcotráfico, dominios de territorio, sicariato, la situación es diferente”, dijo el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional, cuando el centro cumplió un año a mediados de agosto pasado.

Los jóvenes pueden estudiar, además de electricidad y sastrería—las opciones de Lanuza y Marenco--, panadería, computación, belleza, mecánica, entre otras, un menú que además es completado con el traslado y alimentación, financiado en parte por el Estado pero también por la cooperación externa.

A finales de este mes se graduarán 93 de los 200 jóvenes, el restante lo hará en diciembre para lograr una adecuada nivelación académica, según las autoridades.

Comentarios

3
yader

Esta marinagarmene deberia de ir donde estan ayudando a estos pandilleros para que le enseñen a escribir.......... perdon esta mujer me imagino que fue pandillera

2
j.david

bravisimo por nicaragua.

1
marinagarmene

Epso me guta es muy bueno lo felisito a los horganisadores . pero por que es perperar que nuetros jovene cometan un de lit para aser eso pudiend recojer lo antes que suseda eso

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor