Confidencial » Nación » Leer artículo

25% son en menores de veinte años revela ENDESA

Embarazo adolescente, la nueva epidemia

Educación integral en la sexualidad avanza en el MINSA, en MINED los maestros carecen preparación, advierte Profamilia.

Wilfredo Miranda Aburto | 15/9/2012
@PiruloAr

Platican a las afueras del Hospital Bertha Calderón. Comen de la misma bolsa unas tajadas con queso. Ella tiene 38 años y su hija 16, pero pronto ambas serán madres al mismo tiempo: tienen seis meses de embarazo.

Rosa Morales y su hija Inés (nombres ficticios) acaban de salir de la cita con el médico, quien les dijo que todo marcha bien con sus bebés. Alegría es la palabra que escogen para definir sus sentimientos. “Un hijo siempre es una bendición”, reconoce Rosa, ama de casa a tiempo completo y originaria de San Rafael del sur.

Inés por su parte duda en contar su historia. “Es que lo que le pasó a ella es muy triste”, justifica la madre. La adolescente es tímida. Viste una blusa rosada con motivos blancos. Las uñas de sus pies están pintadas en el mismo color. Posa sus manos sobre su redonda barriga y cabizbaja apretuja la bolsa de tajadas, mientras Rosa habla orgullosamente del ponto nacimiento de su hijo número seis. 

Sorpresivamente Inés voltea a ver a su madre. Sus ojos negros se posan a la espera de aprobación para hablar. Rosa se encoge de hombros… Inés entonces decide contar por ella misma lo que le pasó, una historia más de una epidemia que asola a Nicaragua: el embarazo adolescente.

Más de 34 mil madres adolescentes en 2011

Al término de 2011 el Ministerio de Salud (MINSA) registró que 34 mil 501 madres menores de 20 años dieron a luz. Nicaragua tiene uno de los  más altos índices de embarazo en adolescentes entre los 12 y 19 años de edad. De cada 100 embarazos 25 son en adolescentes, revelan los resultados obtenidos por la Encuesta Nicaragüense de Demografía y Salud (ENDESA) (1998/2006).

Inés forma parte de esas estadísticas. “Yo me junté con mi pareja cuando tenía 15 años, pero me separé de él porque me las pegaba (le era infiel). En abril pasado regresamos y quedé embarazada. Hace un mes me volvió a dejar”, cuenta tímidamente la muchacha.

Rosa irrumpe de inmediato en el relato: “Nosotros no le vamos a dar la espalda. Como le dije, un hijo es una bendición y una mujer debe hacerse cargo de su chavalo. Mire, yo salí jovencita panzona de mi hijo mayor y ella (Inés), y despuesito mi primer marido me abandonó. Le hice frente a la situación viniéndome a Managua a trabajar donde unos primos y al final el señor me bendijo. Mi marido actual trabaja en un molino de piedras y yo crío a los cinco chigüines que tengo. Ahora serán siete, pero no importa. Jamás nos ha hecho falta el arrocito y los frijolitos”.

¿Un trabajo? Empleada doméstica

“¿Y ahora qué voy a hacer?, pues tenerlo. El niño no tiene culpa de lo que uno hace. Después voy a buscar trabajo como doméstica. ¿Qué me queda?”, interroga Inés que por primera vez alza la voz en la plática.

Para los expertos consultados, los embarazos en adolescentes afectan directamente la economía del país. “Las oportunidades se están escapando con el tema del embarazo adolescente. Una muchacha que no se preparó lo suficiente no va a poder entrar al mercado de trabajo, ni va a tener mejores posibilidades y oportunidades para su desarrollo y el de su comunidad”, sostiene Silvio Gutiérrez, sub director de Fe y Alegría Nicaragua, organización pionera en trabajar el tema.

Para Gutiérrez el problema es “serio y terrible”. Endesa (2006/2007) agrega que de cada 100 personas 67 son menores de 30 años, lo que debería de permitirle al país más progreso y desarrollo, si se aprovechara la oportunidad que representa el “bono demográfico”. 

La resignación de Inés de buscar trabajo como empleada doméstica, según la experiencia de Fe y Alegría, sólo contribuiría en alimentar el ciclo repetitivo de pobreza que golpea al país.

“Con el dinero que pueda recibir como empleada doméstica o dependiente de una tienda, no le ajusta para los gastos. Entonces no estudia ni trabaja y termina siendo lo que se conoce como Ni-Ni. Esa muchacha al final termina en manos de una sociedad que no está suficientemente desarrollada para darle la solidaridad que necesita. Y sin apoyo comienza una vida poca digna, bastante tortuosa, incluso, puede caer en situaciones de riesgo o en situaciones ilícitas”, grafica Gutiérrez.

Comentarios

5
ADA URIARTE

Pienso que las y los jóvenes deben de trazar muy bien sus metas y sus objetivos por que claro que tener un hijo es una bendición de Dios pero todo tiene su tiempo y no deben de desesperarse por tener una relación sexual si no esperar, medir las consecuencias, y alejarse de las malas oportunidades que se les presenten sin antes medir las consecuencias o conocer a la persona con la que lo harán.

4
Doris

La nueva epidemia? Coincido con Urania, de que el embarazo no es una epidemia. Y lo de nueva, tampoco lo creo. Busquen en las estadísticas historicas y vean si es así. Creo que en el país hace falta educacion sexual y hacer enfasis en postergar la primera relacion sexual, como dice un anuncio de preservativos. Hacer enfasis en escoger bien a la pareja y esperarse o usar metodos.

3
Urania Ruiz

Me llama la atención el titulo del artículo, y quiero decirles que el embarazo no es una enfermedad (Epidemia), es el ciclo natural para la reproducción humana, que este ocurriendo a edades temprana es otra cosa. Sin embargo considero oportuno e importante que los medios de comunicación hagan conciencia a los tomadores de decisiones de la situación a la cual se estan enfrentado los jóvenes, por la falta de cumplimiento de promover la salud Sexual y la educación Integral en Sexualidad, así como la implementación de estrategias efectivas para educar y evitar los embarazos a temprana edad y las infecciones de transmisión sexual entre las nuevas generaciones

2
Roberto José Sánchez Cuadra

En Ciudad Sandino hemos realizados foros por 2 años concecutivo a los estuduantes de sexto grado y de secundaria. El tema de esos foros han sido: prevención de embarazo en adolescentes. Ya que es un drama cuando una adolescentes sale embaraza ya que se trunca sus proyecto educativo y por ende de su vida y a la vez incrementa ella y su futuro hijo la población económicamente dependiente.
Por tanto es necesario que el MINSA, MINED y Ministerio de La Familia y elaboren una estrategía en cojunto para enfrentar este problema,
Esta estrategiía debe tener la misma importancia como el programa amor a los chiquitos y chiquitas ya que esos niños llegaran a ser adolescente

1
Roberto

Esto es un problema que tiene varios componentes, entre los cuales: educación, el poder que tiene la iglesia con dogmas anacrónicos, el "machismo" que impera en el país enraizado tanto en hombres como mujeres, el puritanismo sexual que a la primera termina con un embarazo que en la mayoria de los casos(estadísticas) no es deseado ni mucho menos consensuado objetivamente.

Más en: Crónicas y Reportajes

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor