Confidencial » Nación » Leer artículo

Asistente revela “modus operandi” de magistrado en caso de narcocédulas

Osuna y su interés por muertos y borrachos

Confirma que solicitud de documento al Palidejo llevaba sello de despacho y folder tenía nombre de hermano del ex funcionario electoral.

Octavio Enríquez | 9/9/2012
@cabistan

El ex magistrado electoral nicaragüense Julio César Osuna, uno de los principales implicados en el proceso por narcotráfico, lavado de dinero y crimen organizado contra la red del costarricense Alejandro Jiménez, alias El Palidejo, era un asiduo lector de los diarios nacionales.

Su secretaria, Carolina González, dijo en un tribunal de Managua este sábado que el magistrado Osuna leía con especial interés las noticias de muertos, dementes o borrachos irrecuperables, a quienes luego podría usurpar fácilmente su identidad, valiéndose de su posición en el Consejo Supremo Electoral (CSE) y de la información del padrón que estaba en su despacho para luego venderlas.

La  búsqueda en los periódicos la hacía con su abogado Jorge Luis Acevedo, otro de los detenidos, que no escuchó la declaración, porque su juicio se está haciendo por separado desde la renuncia de su abogado defensor.

“De manera regular lo hacían, pero no me daban mayor detalle, yo cumplía con mis funciones. Ocupaban esa información para usurpar los datos registrales  de esas personas y eso era utilizado para cedular a personas extranjeras”, dijo.

González subió este sábado a las 3:26 de la tarde al estrado y sin titubear hizo el relato a Adela Cardoza durante una hora. Llegó vestida de negro, una moña en la cabeza, sin capucha. Al otro lado de la sala, detrás de los abogados defensores, la escuchaba Osuna que se puso la mano en la barbilla después de la descripción detallada de sus negocios.

En cada esquina de la sala se colocaron durante todo el juicio policías con el rostro cubierto, bien armados. La expectación llegaba en un momento crucial después de horas escuchando un informe técnico financiero. Ahí, entre los asistentes, se encontraba dos jefes claves de la Policía Nacional, el antidroga y el de investigaciones económicas, y la Fiscal adjunta Ana Julia Guido.

Los trámites especiales de los magistrados

Según ex secretaria, Osuna siempre pedía agilización del trámite de las cédulas que le interesaban. “Se catalogaba como trámite especial, porque era el del despacho de un magistrado”, explica González.

Para montar toda la pantomima,  se orientaba la inscripción de partidas de nacimiento en Nagarote y Tipitapa, al occidente y al norte de la capital respectivamente. Se llenaba el formulario en la oficina del magistrado. La solicitud era llevada a fábrica, donde los funcionarios firmaban un libro y luego se le entregaba en las manos al magistrado según González.

Al despacho del funcionario llegaban los extranjeros: costarricenses, colombianos,  mexicanos y guatemaltecos.

“Se dirigían hacia su oficina. Allí se reunían,  se encontraba José Ramón Avendaño (asistente administrativo) o Jorge Luis Acevedo, al rato les decía que se salieran y se iban a mi oficina. Reuniones constantes. En el mes, algunas veces tres veces, se perdían y luego regresaban”, recuerda.

Aparece Don José

En el testimonio nuevamente apareció un extranjero llamado José al que el ex magistrado Osuna estaría vinculado. “En dos ocasiones me llamó—dijo González— para que le cedulara a una de esas personas. La persona era de nombre José. No sé la nacionalidad. Nunca hablaba, quien hablaba por él era el magistrado Osuna. Constaba en su mano con la partida, el señor José permaneció callado, que le llenara los datos conforme a partida que estaba presentando, donde iba a firmar le dije y su huella digital que se solicitaba en trámite de nuevo ingreso”. La partida de nacimiento era nicaragüense.

Una vida que se superó a partir de 2007

El magistrado tenía un salario de 89 mil córdobas mensuales, según el testifical de un perito de la Dirección de Investigaciones Económicas. Sin embargo,  pese al salario padecía penurias económicas, dijo González.

“Siempre comentó él que tenía deudas y que las iba cubriendo poco a poco. Para 2007 se le comenzó a ver excelente solvencia y gastos fuera de su salario. Esa solvencia la noté con la llegada de estas personas extranjeras. Las llamadas telefónicas de los bancos para cobrar, eran constantes. Únicamente me decían que le dijera al magistrado que había que depositar”, dice.

La asistente recuerda que el CSE le prestó 100 mil córdobas a Osuna, más o menos en 2006,  para que éste construyera su casa en el kilómetro 18 carretera a Masaya, una solicitud que necesariamente debió ser aprobada por la presidencia de la institución.

¿Qué pasó entonces desde que conoció a los extranjeros? La mujer cuenta que empezaron los viajes a Europa y Estados Unidos. Sus familiares hacían supuestamente turismo, mientras Osuna también debía desocupar tiempo para ir a Costa Rica tres veces por semana, el destino para el dinero de la organización de Jiménez.

En esa mejoría de vida, compró otra propiedad que inscribió a nombre de su esposa, pero no se detalla en el testimonio dónde está ubicada ni cuánto le costó.

A Osuna también le ingresaban dólares de envíos periódicos que le hacían desde el extranjero y que ocultaba, a través de varios de sus trabajadores como la misma González, o su conductor Francisco Somarriba, otro de los procesados. La fuente de la plata era un mexicano, José Reyes Gamboa, de quien no ofrecen detalles las autoridades.

Metido en esta trama de secretos y repentina riqueza, Osuna era misterioso.  Su ex secretaria dice que cambiaba de vehículos, llegaba en uno y se iba en otro. Tenía camionetas  y carros también y los encuentros con su abogado en lugares distintos  a la oficina de las Palmas del CSE, donde tenían su oficina.

“Constantemente parqueaba uno, sacaba otro. Lo supe porque la administración quedaba a la orilla del parqueo. Miraba todo tipo de vehículo en espacio donde tenía asignado”, añadió González que en otra parte del relato cita que su ex jefe solía encontrarse con su abogado en un cibercafé, o en gasolineras.

 González dice que supo de la cédula entregada a Alejandro Jiménez—que usurpó los datos del nicaragüense José Fernando Treminio Díaz--.  La cédula del Palidejo tenía el sello de la oficina de Osuna y el folder tenía inscrito el nombre de “Chepón”, dijo González, dos señas claras de quién era la persona que estaba interesada en cedular al hombre acusado de narco y autor intelectual del atentado en que murió Facundo Cabral.

Para lograr todos sus cometidos, el testimonio plantea que Osuna tenía dos gestores que le ayudaban a vender las cédulas, por decirlo así. Uno era su hermano, a quien llaman “Chepón” y quien está siendo procesado (José Osuna) y otro al que la testigo identifica como Guillermo Gallo nada más.

“Él mismo atendía (los casos). Esas personas se iban a la calle con el rollo de cédulas y cobraban estas cédulas. Estando en Las Palmas, a Guillermo Gallo se le entregaban de forma irresponsable las cédulas y había otro señor de nombre Manuelón, él también cobraba”, precisó la testigo.

La pregunta, tras oír las declaraciones,  es si nadie supo de la corrupción en una institución cuestionada, desde hace años, por verse imbuida en escándalo tras escándalo.

Las finanzas del magistrado y de la red

Aunque el magistrado Osuna ganaba 89 mil córdobas, menos las deducciones de ley,  tenía ingresos en sus cuentas que llegaron algunas veces a 649, 693 dólares. El funcionario también fue socio de una sociedad inscrita como Yihad S.A., en la que participa una mexicana que es esposa, según la oficial del DIE que le dijo, de un criminal  al que apodan Chaperón.

En la cuenta de Yihad, que estaba en un banco capitalino, llegó a tener hasta 30 mil dólares. Las irregularidades detectadas en las cuentas del ex funcionario suman casi un millón de dólares. La red total de Jiménez y Fariñas lavó, según el DIE, 434 millones 789 mil córdobas y 10.3 millones de dólares entre 2005 y 2012.

 

Comentarios

2
jaime jose

Como bien dice el dicho: "Si el Jefe es corrupto e inmoral, sus subalternos tambien pueden serlo". Asi estamos, la corrupcion e inmoralidad viene desde arriba. Violaciones, corrupcion, trafico de influencias, inmoralidad, Fraudes, desfalco al estado, manipulacion de las leyes, etc.., etc..

1
Ana

Ahi estan las pruebas de los fraudes electorales. Que mas queremos saber? Bueno, que dicen los defensores de los corrupctos?!!

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor