Confidencial » Nación » Leer artículo

Dr. Alberto Novoa analiza el proceso sobre el “caso Fariñas”

“Un tribunal revisor puede declarar nulidades”

Ex procurador advierte debilidades y vacíos en complejo proceso judicial.

Octavio Enríquez | 2/9/2012
@cabistan

El ex procurador general de la república, Alberto Novoa Espinoza (2004-2007), considera que el Ministerio Público intentó abarcar demasiado en la acusación contra Henry Fariñas y otros 23 procesados  por los delitos de trasiego de drogas, crimen organizado y lavado de dinero.

En entrevista con Confidencial, el abogado explicó que no pueden ser culpables de todos los delitos todos los miembros de la  banda, porque en ese nivel solo estarían quiénes dirigen al grupo.

“En este caso se ha querido abarcar tanto, que se ha dejado fuera la parte circunstancial, específica de los hechos, y eso puede producir un boomerang desde la técnica procesal, porque si se  acumulan una serie de nulidades, un tribunal revisor—de apelación, de la Corte Suprema—puede declarar estas nulidades”, dijo.

¿Las pruebas que se han exhibido hasta ahora son suficientemente fuertes para que se prueben los delitos por los cuales el Estado de Nicaragua está acusando a este grupo?

En primer lugar este es un procedimiento complejo, porque está integrado por diferentes tipos penales. Además existe en esta situación compleja lo que se llama la conexidad, los delitos conexos. Son hechos que se producen en determinado tiempo y circunstancia y espacio que son distintos cada uno de ellos, pero que, según el relato de la Fiscalía, están conectados unos con otros.

Además de eso el tratamiento que le está dando procesalmente, la complejidad deja ver la conexidad. A mí modo de ver hay conexidad pero es lo más difícil de probar, ¿cómo se conecta el hecho de Praderas del Doral (incautación de droga), por decir algo, con el Elite, o cómo se conecta con las cuentas bancarias tal o la sociedad tal, cómo se conecta todo eso?

Pareciese que lo que hay son pruebas seccionadas de un hecho, otro hecho, otro hecho. Ya en sí misma son delitos, pero cómo están acumuladas tienen que resolverse en un solo proceso por diversos delitos: lavado de dinero, crimen organizado y narcotráfico.

En este caso lo que hemos visto probatoriamente por los testigos son las pruebas de ciertos hechos aislados unos con otros, pero no hay prueba de la conexidad entre uno y lo otro. Podría faltar la prueba de peritos, la prueba documental, y otras pruebas que pudieran armar dentro de la lógica los nexos de los hechos.

¿Usted me está diciendo que podría dar lugar a un fallo de libertad de esta gente?

Desde el punto de vista de la prueba de cada uno de los hechos, no hay posibilidades de un fallo.  Pero no todos son culpables de todos los hechos, unos son culpables de un hecho, otros de otro hecho y otros de todos los delitos imputados. No todos pertenecen al crimen organizado, ni a todos se les puede demostrar crimen organizado.

En este caso se ha querido abarcar tanto, que se ha dejado fuera la parte circunstancial, específica de los hechos, y eso puede producir un boomerang desde la técnica procesal, porque si se  acumulan una serie de nulidades, un tribunal revisor—de apelación, de la Corte Suprema—puede declarar estas nulidades.

¿Qué ha visto usted durante el juicio que esté fuera de lo normal?

A manera de ejemplo, el artículo 201 del Código Procesal Penal establece la manera cómo van a presentarse los testigos, señalando su cédula, por sus generales, domicilio, y el propio código dice que por ser de mucha seguridad que no preste su domicilio el juez lo puede reservar.

Identidad significa conocerte tu cara, quién es. Me refiero a los encapuchados. Está bien que la Policía opere encapuchada cuando va jugarse la vida con los narcotraficantes, ¿verdad? Pero en un juicio no puede, mientras no se modifique la ley. La gente debe saber quién es el testigo. Eso puede llevar a cualquiera  a pedir la nulidad de todos los que han pasado o de los encapuchados.

La defensa cuestiona que los testigos que están llevando son en su mayoría policías que citan informes de inteligencia, en algunos casos ni siquiera llevan una carátula de las operaciones, y otro tipo de testimonios dice lo supieron porque se los contaron terceras personas, ¿cómo se puede valorar esto, es una debilidad de la acusación?

Todos los sistemas de policías o inteligencia del mundo no trabajan con evidencias a flor de tierra, trabajan con agentes encubiertos, dobles agentes, con lo que vos querrás y eso no se puede manifestar en un proceso, pero ese testimonio no puede ser invalidado en su totalidad: eso que dicen que me dijeron por cuestiones de inteligencia, sino que tiene que integrarse con otras pruebas, con otras evidencias que junto con el testimonio, junto con las pruebas periciales y otros testimonios, cintas magnetofónicas y lo que sea, dan al juez  una idea general, lo que se llama la lógica jurídica. Si un hecho y otro hecho conducen a un mismo fin se llaman pruebas unívocas y no son equívocas, todas entrelazadas te dan un resultado lógico.

No son pruebas inútiles, pero no es una prueba directa como cuando en un caso de alguien acusado de homicidio, se miró que alguien disparó.

 

¿Por qué no acusan por proxenetismo?

El ex procurador se pregunta por qué las autoridades no acusaron por el delito de proxenetismo. “No sé porque no han tocado el delito de proxenetismo del Elite, tal vez será, porque dijeron que si hablaban mucho, sacarían cintas, yo quisiera ver esa cinta, quiénes llegaban ahí”, increpó.

Sobre la diversidad de responsabilidades en la red del grupo reafirmó que no pueden ser todos culpables por crimen organizado, ni tráfico de drogas, a excepción de los que estaban en la dirección del grupo. “Entre más bajando en la pirámide jerárquica, cada uno  es responsable por determinado actos, hechos, no todos al mismo nivel”, explicó. 

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor