Confidencial » Nación » Leer artículo

Aseguran expertos sobre caso de falsos periodistas de Televisa

Falló sistema de seguridad fronterizo

Falta voluntad política para implementar Ley 735, que regula distribución de bienes incautados al crimen organizado.

Carlos Salinas Maldonado | 29/8/2012
@CSMaldonado

La facilidad con la que ingresaron al país los miembros del grupo relacionado al crimen organizado internacional, que se hicieron pasar como trabajadores del emporio televisivo mexicano Televisa, deja en evidencia las debilidades que sufre el sistema de seguridad e inteligencia del país, aseguraron los expertos en temas de seguridad, Roberto Orozco y Roberto Cajina en el programa Esta Noche.

Datos proporcionados a los medios de comunicación por las autoridades migratorias de Costa Rica, muestran que Raquel Alatorre Correa, supuesta jefa de la banda, ingresó y salió del país al menos 34 veces a través del puesto fronterizo de Peñas Blancas, sin que su paso por el puesto fronterizo despertara sospechas de las autoridades migratorias nicaragüenses. Ese despiste, según Roberto Cajina, evidencia una “importante falla en los mecanismos de control en las fronteras del país y Centroamérica”.

Cajina dijo que este movimiento de Alatorre y sus colaboradores muestra el modo de trabajo del crimen organizado: los primeros viajes fueron hechos para “reconocimiento del terreno”, establecer contactos y colaboradores y definir las bases de apoyo de las bandas, incluidas la ayuda de funcionarios migratorios de los países por los que transitaron, explicó el experto. “De México a Costa Rica hubo tránsito de millones de dólares, y de Costa Rica a México se realizó un intenso tráfico ilegal de cocaína. Eso es lo que queda claro en este caso”, dijo Cajina.

Agregó que también falló  la cooperación e intercambio de información que se debe generar entre  las distintas instituciones a cargo de la seguridad e inteligencia del país: Migración, Policía, Aduanas. “No hay coordinación ni intercambio de información, lo que genera este resultado”, dijo Cajina.

“Falló el esquema de seguridad nacional fronterizo. Este no es un éxito ni de la Policía Nacional ni del Ejército”, aseguró el experto en referencia al triunfalismo oficial sobre la captura de la banda y la incautación de nueve millones de dólares que trasladaban hacia Costa Rica, más cinco móviles de televisión bien equipadas, que los expertos calculan a un costo de 500 mil dólares cada una.

Fronteras, punto débil

Roberto Orozco, investigador del Instituto de Estudios Estratégico y Políticas Públicas (IEEPP), aseguró que el libre tránsito de los mexicanos por el país demuestra que las fronteras son un punto débil del sistema de seguridad nacional, dado que los puntos fronterizos son “territorios olvidados, con mucha debilidad y personal poco capacitado y cansado”.

Esas debilidades, dijo Orozco, hacen más evidentes el tipo de colaboración que funcionarios nicaragüenses podrían brindar a organizaciones del crimen organizado y el narcotráfico internacional. “El narcotráfico ha logrado conquistar las instituciones del Estado en las fronteras del país”, aseguró Orozco.

El experto, además, dijo que las autoridades mexicanas están atentas al tipo de modalidad usada por esta banda capturada en el país, cuyos miembros se trasladaron desde México hasta Costa Rica y presumiblemente Panamá en camionetas con logos de Televisa, vistiendo también camisetas y portando identificaciones relacionadas al gigante de la televisión mexicana.

¿Qué pasa con el dinero incautado?

Tanto Orozco como Cajina coincidieron que en el país no hay voluntad política para implementar la Ley 735, que establece cómo se deben distribuir los bienes y fondos incautados por las autoridades al crimen organizado y al narcotráfico.

Esa ley fue aprobada en 2010, y desde entonces el Ejecutivo no ha conformado las principales instituciones, establecidas en el reglamento, que deben velar por el buen uso de esos bienes, en este caso de los más de nueve millones y el equipo televisivo incautado a los supuestos periodistas de Televisa. A cargo de esa distribución debería estar la Unidad Administradora de Bienes Incautados, adscrita al Ministerio de Hacienda, que dos años después de aprobada la ley, ni siquiera existe.

“Es una muy buena ley a pesar de algunos vacíos, pero el problema es que no se aplica”, dijo Cajina, quien explicó que la Unidad Administradora de Bienes Incautados debe ser la encargada de distribuir entre las instituciones del Estado los fondos, a partir de solicitudes oficiales enviadas por esas instituciones. Al no existir este organismo, la distribución se hace de forma discrecional.

“El limbo en el que vive el país permite que se opere al margen de la ley, por lo que las posibilidades de corrupción son mayores”, dijo. “Los recursos se distribuyen de forma irregular, en base a intereses personales”, agregó el experto.

Derroche de supuestos periodistas

Los supuestos empleados de Televisa derrocharon miles de dólares durante su paso por Centroamérica, aseguró el miércoles la cadena televisiva Repretel, de Costa Rica.

Según Repretel, Raquel Alatorre Correa, la jefa de la banda y que se hacía pasar por productora de Televisa, era la encargada del dinero usado por la banda para pagar hospedaje, compra de gasolina para las seis móviles y viáticos a sus compañeros. La cada informa que Alatorre y otras 16 personas se hospedaron en dos ocasiones en 2011 en un hotel de Costa Rica en el que pagaron al menos 5,400 dólares en efectivo por el hospedaje.

“Trascendió que la mujer siempre manejaba gran cantidad, incluso, era muy dadivosa con las propinas que le daba los empleados de dos de los hoteles visitados”, informa Repretel.

La televisora también cita información de fuentes de inteligencia que aseguraron que al menos cuatro de los miembros de la banda entraron a territorio tico por el aeropuerto Juan Santamaría, de San José.


El reporte de Migración indica que no todos llegaron por tierra utilizando la Frontera de Peñas Blancas.


Fuentes de inteligencia costarricenses resaltan los movimientos de cuatro de los detenidos quienes ingresaron por el aeropuerto Juan Santamaría. “Los mexicanos Julio César Álvarez Salas, Cecilio Torres Gutiérrez y Omar José Castillo Amaya también registran entradas al país por el aeropuerto Juan Santamaría, pero su salida fue por Sixaola o Peñas Blancas. Ellos son considerados por las autoridades ticas como negociadores y puntas de lanza a la hora de enviar un cargamento de dinero”, asegura Repretel.

Notas relacionadas

Más en: Caso Falsos Televisa

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor