Confidencial » Nación » Leer artículo

Habla el mecánico que atendió a “el jefe”

Autos de ‘El Palidejo”: Audi, Porsche, BMW…

Jueza no tolera reclamos de abogados defensores, pero dice que pueden recurrir.

Octavio Enríquez | 29/8/2012
@cabistan

Después del desfile de treinta testigos en un tribunal de Managua durante cuatro días, un técnico en reparación de automóviles de lujo relató este lunes su experiencia con Alejandro Jiménez, alias El Palidejo.

Con solo la mención del nombre, un discreto “ohhh” recorrió la sala judicial, copada de periodistas y policías desde el mediodía, horas de tensión heredadas desde que el acceso en general a la sede de Nejapa se complicó con la regulación del tráfico en las inmediaciones.

Audi, BMW y Porsche sobresalían entre los automóviles que el costarricense importaba como vehículos dañados desde Estados Unidos y los mandaba a reparar a un taller, localizado cerca del hospital del niño en Managua.

Según el testimonio, se valió de dos empleados: Felipe Mendoza y Guillermo Blandón y también figuraba su pareja en Nicaragua, María Durley Vílchez, quienes frecuentaban el taller, pero luego era imposible comunicarse con ellos. “Me llamaban de varios números, a veces de números ocultos”, añadió.

Mendoza era conductor escolta de “El Palidejo”, de acuerdo a la acusación de la Fiscalía General de la República, el narco capturado en Colombia y enviado a Guatemala para que enfrentara cargos por el asesinato del cantautor argentino Facundo Cabral.

La investigación policial señala que ese atentado era dirigido contra el nicaragüense Henry Fariñas, otro de los procesados en el juicio y lugarteniente del costarricense. La disputa entre ambos nació después que el nicaragüense se habría quedado con un cargamento de droga, reza la versión policial.

“Mendoza y Blandón se referían a él (Alejandro Jiménez) como jefe”, sostuvo el testigo frente al auditorio, donde  se ubicaron a un lado, los acusadores Giscard Moraga y el procurador Francisco Mairena, y al otro los abogados defensores y entre ellos Carlos Chavarría, quien a nombre de Fariñas cuestionó en todo momento a la judicial Adela Cardoza.

Continúa maratónico juicio

La audiencia de este lunes-- la cuarta desde el 22 de agosto cuando inició el juicio-- duró tres horas y media hasta que fue suspendida por Cardoza que permitió un encuentro entre los familiares y sus reos.

Hasta ahora han rendido testimonio 31 de 84 testigos en el tribunal, un lugar común para policías encapuchados,  extrabajadores del centro nocturno Élite, vinculado a Fariñas, cuya organización se encargaba supuestamente de la entrega de los cargamentos que le mandaban desde Costa Rica hasta dejarlos en manos de una célula local del cartel de la Familia Michoacana.

La señorita Durley

“La orden de trabajo (el mantenimiento) salió a nombre de una señorita Durley, ese vehículo lo conducía ella. El dinero lo llevó el señor Felipe (se identificaba como el conductor), pero lo pagó el dueño”, dijo sobre el caso de Audi TT 2005, cuyo mantenimiento estimó en 1, 200 dólares a finales de 2010.

Una semana después le llevaron una camioneta BMW blanca X5 para darle servicios de mantenimiento y nuevamente Mendoza pagó la cuenta.

El testigo indica que el otro involucrado, Guillermo Blandón, le llevó otra camioneta BMW X6, que venía de la Aduana con desperfectos y piezas faltantes. Repararla costaba 8 mil dólares y, cuando estuvo listo el presupuesto, se apareció con el dueño del vehículo que no aprobó el costo y prefirió buscar los repuestos.

Era Alejandro Jiménez. Se identificó como José Treminio Díaz, la identidad nicaragüense que usurpó.  “Con las noticias (refiriéndose a lo de Facundo Cabral) supe ya quién era”, declaró.  

Tres autos más en 25 días

En la sección de pintura del taller, Guillermo Blandón llevó en 25 días otros tres vehículos: Un Audi chocado, un BMW chocado y un Ford blanco con capota dañada.

“De estos tres vehículos hicimos diferentes presupuestos, es inicios del 2011, primer trimestre, se hizo un presupuesto por 38 mil dólares el último, el BMW negro por 18 mil y el Audi por 12 mil, de los cuales ningún presupuesto fue aprobado y entonces don Guillermo (Blandón) me dijo que le buscáramos venta porque repararlos es muy caro”, relató.

Un día de tantos, el técnico recibió una llamada de código extranjero. Era nuevamente Jiménez. Pedía una rebaja.

Ante la propuesta de que les buscara venta, el especialista miró una oportunidad de negocios en el caso del BMW y le ofreció comprarlo en 120 mil córdobas, pero diciéndoles que era un conocido suyo el que lo quería.  Jiménez aceptó.

“Después de eso sucedieron las eventualidades (la investigación tras el caso Cabral) y perdí la plata”, lamentó.

El técnico no firmó un solo documento. Tampoco se presentó frente a un notario. Alguien no identificado llegó a traer el dinero, alguien a quien no conocía. Un simple mensajero que sabía todos los detalles del auto en venta.

La descripción del testigo describe a Jiménez como un hombre sencillo. ¿Lo era? La Policía indicó en un reciente informe de la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE) que apenas tenía en sus cuentas 1.13 millones de córdobas. Cuando llegaba al taller parecía alguien que estaba de vacaciones.

“Al taller llegaba gente de alto poder adquisitivo, empresarios. Ellos llevaban vehículos de lujo, pero ellos vestían no como ejecutivos. Andaban de short, chinelas, camisetas. Ellos pagaban en efectivo, casi siempre billetes de 20 dólares”, sostuvo.

Una jueza alérgica a las críticas

Después de la audiencia, en la que también participaron como testigos otros ex trabajadores del Élite, la jueza Adela Cardoza fue interrogada tras las quejas constantes de los abogados de los acusados que sostiene que se encuentran en indefensión.

“Les agradezco el interés—dijo Cardoza a los periodistas—por el tiempo de estar aquí y sobre los actos procesales me pronuncio adentro de esa puerta. Ya cerrada esa puerta ya no puedo hablar.  Afortunadamente se establece el principio de recurso, es decir que toda resolución que causa agravio puede ser recurrido en los plazos establecidos por la ley. Ustedes como periodistas, gente de prensa, no han sido, respetuosamente se los digo, ustedes no son los abogados de los abogados”.

Cardoza dijo que tienen acondicionado un puesto de salud donde se está atendiendo a todos los procesados. “Los derechos de primera generación de todos los procesados están siendo respetados. No me han nombrado Miss Simpatía, tengo un cargo de juez, donde debo realizar mi función con respecto a la ley, le guste o disguste a tal o cual persona”, dijo Cardoza.

El cascarón del Élite

Durante la audiencia, también testificó el ex contador del Élite que dijo que en un inicio, cuando el club se instaló en el país en 2005, los ingresos mensuales sumaban entre 70 mil  y 100 mil dólares. Después se bajó a 48 mil dólares. Las planillas siempre se atrasaban y para cumplir con las obligaciones se prestaba a alguien conocido del grupo en Panamá. Aunque no aparecía en planilla, Henry Fariñas tenía poder dentro de la empresa y tomaba decisiones y despedía a personal.

El excontador narró que él supo de las visitas del Palidejo  al club, las que hacía supuestamente en compañía de Fariñas, pero dice que él nunca lo vio, sino que le dijeron otros compañeros de trabajo. Su horario era de ocho de la mañana a cinco de la tarde, una observación que le hizo la defensa de Fariñas, el abogado Carlos Chavarría.

El excontador aseguró que el Palidejo gastaba entre tres mil y cinco mil dólares por noche y que le daba propinas a las chicas de hasta 300 dólares.

Comentarios

3
Felipe

y que le pasa a esa jueza, que se cree, aquí hay libertad de expresión, que se modere, como va a responder diceindo que los periodistas "no son los abogados de los abogados", y que recuerde que nosotros le pagamos su salario, de los impuestos que pagamos día a dia, que lo ganamos honradamente con el sudor de la frente, verdad, lo minimo que pedimos es que no nos jodan y que cumplan la ley, es mucho pedir?

2
Karla lizano

si es que esto es un circulo vicioso... pobre mi pais Nicaragua. bien dice el chicho "El diablo paga mal a los q bien le sirven" eso les pasa por querer enriquecerse tanto mientras mas dinero tienen mas quieren por eso gracias le doy a Dios q creci en un hogar cristiano donde el temor a Johova Dios esta en nuestros corazones... Dios tenga misericordia de ellos.

1
marlon david ramirez

Esta jueza Orteguista, quien fue militar, actua como tal en dicho recinto y como una monarca, ofende la inteligencia, parcializandose descaradamente con los fiscales y policias, admitiendo testificales con encapuchados, lo que no contempla el Codigo Procesal Penal, siendo muy debil el papel de los defensores que asumen como intimidados ante tan gruesa batería de guardias sandinistas y la verdugo juidicial siguiendo la seña ya sabemos de quien. Todo esto es una farsa una lastimosa actuacion de todos, juez, fiscalia,.procuraduria, defensores y los reos son los mas castigados, sean culpables o no, ese no es el trato que se debe dar en publico a estos procesados, pero si a sus pobres abogados los amenaza la juez verdugo, que se puede esperar? Finalmente todo esto es una farsa porque no están ahi todos los que deberian estar,los antiguos amigos de Fariñas, Comisionados y altos jefes de Policia. Aminta Granera es una cinica porque chantajeo a un Periodista de La Prensa de delatarlo si el decia quienes eran esos altos mandos de la Guardia Orteguista-

Notas relacionadas

Más en: El juicio contra la red de Henry Fariñas

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor