Confidencial » Nación » Leer artículo

Una llamada anónima alertó a la Policía

Cae banda mexicana disfrazada de Televisa

Desde México iban a Costa Rica con siete millones de dólares, presuntamente a comprar droga

Carlos Salinas Maldonado | 25/8/2012
@CSMaldonado

Fue un momento de gloria para la primera comisionada Aminta Granera. Todo estuvo perfectamente organizado, para demostrar a sus colegas de la región, México y el Caribe –reunidos en Managua–, la eficiencia de la Policía nicaragüense. Como si se tratara de una escena recreada desde Hollywood, un grupo de policías encapuchados y fuertemente armados hizo entrar a la sede de la Policía, en Plaza El Sol, seis camionetas estilo van, haciendo rechinar las llantas. Los vehículos ingresaron al país camuflados como unidades móviles de la cadena mexicana Televisa, pero en realidad trasladaban a 18 personas, presuntamente todos mexicanos, miembros del crimen organizado internacional.

Granera dirigió desde un inicio la presentación. Dio órdenes a sus oficiales (acordonar la zona cercana a las camionetas, ubicar a los oficiales encapuchados a resguardar cada una de los vehículos, pedir la información precisa, ubicar los parlantes para que sus palabras fueran bien escuchadas por los periodistas que a codazos se esforzaban por lograr el mejor ángulo) y con parsimonia dio la información que desde la noche anterior la prensa nacional e internacional esperaba: los 18 supuestos periodistas y técnicos de Televisa forman parte del crimen internacional, trasladaban al menos siete millones de dólares que serían usados supuestamente para el pago de droga que pasa por Centroamérica hacia Estados Unidos y fueron arrestados gracias a una serie de contradicciones en sus explicaciones al entrar al país, lo que disparó las alarmas de las autoridades nacionales.

Alternative content

En la acusación presentada en los juzgados, se advierte que la policía fue alertada sobre los planes de este grupo sospechoso el domingo  las 9.30 p.m. a través de una llamada anónima al servicio 911.

Los dólares venían escondidos en las camionetas en 23 bolas cargadas con 257 paquetes y 165 fajos con billetes de 20, 10 y 5, dinero que, según lo estipulado en la ley, debe ser depositado en una cuenta bancaria de la Corte Suprema de Justicia, mientras se desarrolla el juicio contra los detenidos. Granera reconoció que la captura se dio gracias a un trabajo coordinado con la Dirección de Migración y Extranjería, los servicios de inteligencia del Ejército y la INTERPOL. Sin embargo, aseguró que sus colegas jefes de policías regionales reunidos en la capital, alabaron el trabajo que ella les presentaba como cierre de la encerrona que mantuvieron durante dos días en el país para establecer, justamente, una estrategia común contra el crimen organizado. Un cierre de lujo.

Granera aseguró que ahora trabajan junto a las autoridades mexicanas y centroamericanas para determinar la nacionalidad de los detenidos, aunque al menos a cuatro de ellos se les ha identificado como mexicanos: Cecilio Torres Gutiérrez, era policía municipal en Durango, México; Juan Luis Torres se desempeñaba como supervisor de una empresa de seguridad privada llamada El Águila, en Tampico; Rodolfo Jiménez Camacho era guardia de seguridad privada de la misma empresa; y Oswaldo López Uribe también trabajaba como vigilante de seguridad privada, aunque Granera no especificó para qué empresa. Todos los detenidos empezaron a ser juzgados este sábado por cargos de crimen organizado y lavado de dinero, informó la jefa de la Policía.

Granera detalló –no sin darle el tono adecuado a su narración, para dar un efecto de tensión– cómo los falsos periodistas intentaron ingresar al país. Fue el 20 de agosto, a las diez de la mañana en el puesto fronterizo de Las Manos. Una parte del grupo dijo a las autoridades que eran periodistas mexicanos a pago de la poderosa cadena Televisa, que venían al país a hacer un reportaje turístico. Otro grupo, sin embargo, dijo que iban rumbo a Costa Rica para preparar un especial sobre el lavado de dinero. Las contradicciones despertaron las sospechas de las autoridades, que de inmediato avisaron a las instituciones correspondientes.

Fue hasta la noche del jueves cuando la treta de los falsos periodistas se comenzó a desmoronar, narró Granera. Al mediodía Granera recibió una comunicación de la Embajada de México en Nicaragua, que le informaba que había contactado a representantes de Televisa, quienes les aseguraron que no habían enviado a ningún equipo periodístico a Centroamérica… ¡Y menos de 18 personas y seis camionetas! Las autoridades comenzaron a registrar los vehículos y en uno de ellos encontraron la primera caleta en la que se escondían los dólares. Luego vino otra y otra, hasta dar con la fortuna que trasladaba el grupo. Los interrogatorios continuaron hasta el viernes, cuando Granera, bajo un imponente montaje policial, los presentó a la ávida prensa nacional.

Granera dijo que no había información suficiente para confirmar si el grupo estaba ligado al juicio que en Managua se desarrolla contra el empresario de clubes nocturnos Henry Fariñas, acusado en el país por narcotráfico, crimen organizado y lavado de dinero. Granera dijo que continúan las investigaciones para esclarecer la finalidad del viaje de los “periodistas”. La primera comisionada aseguró que la Policía Nacional está haciendo el mejor trabajo posible para golpear al crimen organizado cuyos tentáculos intentan atrapar al país. El viernes fue un buen día para la jefa de la Policía Nacional.

Iban a Costa Rica

Una fuente oficial informó que el grupo de 18 presuntos mexicanos detenidos tenían como destino Costa Rica, donde buscarían comprar drogas.

La jefa de la DAJ, comisionada Glenda Zavala, dijo a periodistas que los sospechosos se dirigían a Costa Rica y luego retornarían a México.

Por los interrogatorios [los detenidos han confirmado que] iban a Costa Rica y retornarían a México con una fachada de supuestos trabajos periodísticos, agregó.

Según Zavala, la ruta de las organizaciones del crimen organizado incluye “trasladar dinero de norte a sur y la droga de sur a norte”.

Más en: Caso Falsos Televisa

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor