Confidencial » Opinión » Leer artículo

Oposición parlamentaria y presión por el cambio

Edmundo Jarquín | 13/8/2012
@mundoj1

Hace pocas semanas, en ocasión de verificarse en un Centro de Votación, Daniel Ortega dijo que solamente había dos formas de cambiar gobiernos: las armas o los votos, y que afortunadamente en Nicaragua se habían impuesto los votos.

Si Ortega tiene razón, Nicaragua está entrampada en un callejón sin salida, porque la guerra no es deseable, ni, afortunadamente, viable, y desde que Ortega regresó al gobierno, los votos ya no sirven para cambiar gobiernos.

Afortunadamente Ortega no tiene la razón. A raíz de sus declaraciones diversos analistas han recordado que, como lo demuestra la historia y el caso reciente de muchos países, entre ellos los que integraron el bloque socialista, la movilización de calles y las diversas formas de presión social y política, ha conducido al cambio de gobiernos, o a la creación de condiciones que hacen posible vías pacíficas para el cambio de gobiernos. 

Esta discusión se ha actualizado por dos razones. Primero, las declaraciones que esta semana diera el General (r) Humberto Ortega en el sentido que “al poder en cualquier parte del mundo se le enfrenta no solo con ideas, se enfrenta con presión, presión social, en el marco de la no violencia, en el marco del respeto al orden y la ley….”. En otra parte indicó: “Hay que exigirle a la clase política por diferentes medios de presión que cumpla con la Constitución, que respeten el Estado de Derecho y que respeten las libertades por las que fuimos a morir”.

Otra razón de la pertinencia de la discusión es el debate que se ha abierto, aunque incipientemente, sobre el papel de la oposición parlamentaria y su vínculo con la necesaria presión para el cambio.

El desproporcionado resultado que el Consejo Supremo Electoral (CSE) asignó a favor de Ortega en las últimas elecciones, implicó el desproporcionadamente pequeño número de diputados que ese Consejo asignó a la oposición. Nadie esperó que la integración a la Asamblea Nacional de esos diputados fuese para, desde semejante minoría, tratar de influenciar las decisiones legislativas. La decisión de integrarse hacía sentido desde la perspectiva de configurar, desde la oposición parlamentaria, una posición de tal fuerza política testimonial capaz de animar, aunque fuese progresivamente, la presión extraparlamentaria de los ciudadanos y las diversas organizaciones.

Pretender construir consensos en la Asamblea Nacional, desde una ínfima minoría y sin presión de calle, es ilusorio. Que esa presión de calle aún no exista en la dimensión deseable, aumenta la responsabilidad de la oposición parlamentaria de ayudar a crearla con posiciones testimoniales enérgicas. Nunca se sabe cuándo aparecerá la chispa que incendie la pradera, y bien pudiera estarse gestando entre los pocos jóvenes que reiteradamente protestan frente al CSE.

En la agenda del cambio que se necesita, está pendiente conectar la oposición parlamentaria con la oposición extraparlamentaria, y este debería ser el camino a seguir en vez de las descalificaciones recíprocas entre uno y otro sector. 

Conocer por los hechos

En la misma ocasión Ortega dio unas declaraciones un tanto crípticas o enigmáticas. O quizá porque eran un improvisado descargo de conciencia, así lucían. Se preguntó que dónde estaban los montones de gente reclamando su cédula, alegato con el cual se había cuestionado otros procesos electorales.

Nada de enigmáticas son esas declaraciones, me comentó un amigo que le conoce mucho.  Y agregó: algo se va a mover por el lado de la cedulación. Ya verás, concluyó.

Antes que Ortega moviera ficha por el lado de la cedulación, los ciudadanos se encargaron de hacerlo. Y en la siguiente semana se publicaron fotos de muchedumbres en Siuna y Camoapa reclamando su cédula. Más evidencia de la existencia del problema, imposible.

Casi a renglón seguido vino la movida de Ortega: la Asamblea Nacional, de vacaciones, fue convocada con carácter de urgencia exclusivamente para considerar un proyecto de ley para extender por 15 días el período de cedulación.

En verdad, el plazo de cedulación puede ser aún más amplio, y el problema de fondo no se resuelve mientras haya una cedulación con sesgo partidarizado a favor de los simpatizantes del gobierno. De hecho, y sin que hubiera ningún plazo acotado por un proceso electoral, desde que Ortega volvió al poder ha existido el problema de la cedulación para miles y miles de nicaragüenses. Mucho antes de las elecciones del año pasado, ya era una grita generalizada el problema de las cédulas. Son muchos los ciudadanos  que están esperando su cédula desde hace más de tres, cuatro o cinco años.

En la intención de Ortega, esa ampliación del plazo de cedulación tiene el mismo objetivo que las cosméticas reformas a la ley electoral aprobadas hace pocos meses: decir que está atendiendo a las recomendaciones para mejorar el sistema electoral. Votos de la oposición para algunas de esas reformas, han ayudado, si se quiere involuntariamente, a tal objetivo. Pero en la práctica, que Ortega cosméticamente se mueva en la dirección de las recomendaciones que se han hecho para mejorar el sistema electoral, es el reconocimiento que problemas en el mismo existen. Y si los hechos, como ha ocurrido con las reformas a la ley electoral, se encargan de desmentir las intenciones de las leyes y sus reformas, el maquillaje se caerá como el descascaramiento de paredes mal pintadas.

Como dijo uno de los pocos diputados de la oposición que votaron contra el proyecto de ley de ampliación del plazo, “el problema no es solicitar la cédula, sino que las entreguen”.

Comentarios

9
Carlos

Este triste ver a Jarquin tratando de culpar de todo a Ortega. La verdad es que Jarquin, Gadea, y otros sinverguenzas como la Rata Montealegre no tienen respaldo popular para ganar eleciones nacionales.

Acusan a Ortega de ser populista, pero para un pobre tener un techo y algo que comer significa mas que nada.

Los politiqueros de la opposition solo hablan de democracia pero ellos ya Han estado en el poder y que hicieron por el bienestar de Los pobres. Que paso con la democracia dentener escuelas, techo y trabajo. La verborrea no ayuda a nadie. Es por eso que Ortega siempre gana

8
Das Gespenst

Comenzaron de nuevo los miembros de mi club de aduladores a escribir la misma persona con diferentes pseudónimos, así como a suplantar mi seudónimo a como lo hacían en el Nuevo Diario, pensaba ingenuamente que como escribirían en este medio, en el cual casi solo los sangres azules escriben los artículos de opinión, que iban a guardar la compostura, pero gallina que come huevos ni que le quemen el pico.
De todas formas pueden escribir como la medusa, haciéndose creer a ustedes mismos que tienen muchas cabezas, pero de nada les servirá porque: Quod natura non dat, Salmantica non praestat.
Lo más importante es, que no pueden entender, y los chamukos están felices que no entiendan, que mientras sus ONGs politiqueras y sus partidos no hagan el Trickle down de los millones de dólares que les dan sus patrones, los chamukos siempre estarán riendo en palco y ustedes seguirán como sapos bajo la piedra, con los traumas que les provoca ver a la Chayo los 19 de Julio, con sus plañidos y lamentos incansables y aburridos del fraude y el dictador, pues lo del narcotráfico por lo menos por un tiempo por orden dictatorial de sus jefes no lo podrán usar.
Están castrados políticamente, porque no tienen libertad ni para hacer una consigna, pues todo su accionar viene enlatado de sus amos y así no podrán obtener resultados electorales positivos en Nicaragua.

7
Pablo

El factor comun de los articulos de Don Mundo es que todos carecen de base.Es por eso que le escribo en este comentario una frase que esta a su medida:
"El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer".
Eso es lo que hace Don Mundo,crearse y creer mentiras respecto del gobierno para poder creer en algo.Mejor aterrize en la realidad,que es que el gobierno hoy por hoy goza de un arrastre social que cada dia crece de forma exponencial.

6
Das Gespenst

Das Gespenst yo opino, opino, opino y no escribo ningún articulo, siempre me apoyo en otro para poder argumentar cualquier cosa, carezco de opinión y de carácter propio....soy falto de carácter

5
Guillermo

Iba a escribir sobre las barrabasadas de don Mundo... pero otro comentarista con el pseudonimo de "Das Gespenst" con su comentario, francamente... la "sacó del estadio" (home run!!!!)...

4
Baltasar Gracian

El primer paso de la ignorancia es presumir de saber, y muchos sabrían si no pensasen que saben. Baltasar Gracian

3
Das Gespenst para diputado de San Francisco el Carnicero

Das Gespenst para diputado de San Francisco el Carnicero...el iluminado, el sabio, el que sabe todo

2
Mercedes Ramirez

Si el comandante Daniel Ortega esta como presidente, es porque el pueblo así lo quiso y porque es el unico que se ha preocupado por los pobres, no hay decesidad de ir a las armas porque tampoco hay necesidad de cambiar de gobierno porque el pueblo quiere que el comandante siga como presidente para sacar a nicaragua de la pobresa en la que los gobiernos neo-liberales la han dejado.

1
Das Gespenst

Mundito queriendo tapar el sol con un dedo sigue moviéndose por el terreno infértil del fraude, ahora le agrega la “movilización social pacífica”, mundito el niño feíto cree que todavía está en los tiempos en que se engañaba con espejos, todas esas movilizaciones pacificas terminan en enfrentamientos violentos, que es la verdadera intención de mundito el niñito pacifico, el problema es que la gente no los sigue, por eso no han podido hacer su primavera árabe en Nicaragua, por otra parte si se van a la “movilización social pacifica” los danielistas también tienen repuesta a estas movilizaciones, no se recuerdan que cuando ustedes movilizan a dos mil los danielistas les movilizan a diez mil y los apabullan, no mundito el problema de ustedes es sencillo la gente no los quiere, la gente ya probo sus programas neo liberales y se los llevo la gran p….por eso votan por el FSLN. Estoy seguro que mundito no ha visto la última encuesta de M&R en donde hay una aprobación del 66% para el FSLN, ¿verdad mundito que vos no has visto esa encuesta? Mundito en contra de toda la lógica quiere llevar a la gente a una confrontación, confrontación que traerá sangre, por supuesto que no la de él.
Mientras los danielistas sigan con sus programas asistencialistas tendrán los votos, y si le agregamos la incapacidad de la oposición tendrán más votos.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor