Especiales

Confidencial » Especiales » Leer artículo

Ernesto Cardenal celebra medio siglo de vida literaria de Sergio Ramírez

“La realidad la transforma mágicamente”

Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana cree que su amigo tiene posibilidades de ganar en algún momento el Premio Nobel de Literatura.

Octavio Enríquez | 8/8/2012
@cabistan

Es a la poesía  y no la narrativa  a la que se debe que se conocieran sobre la arena de las playas de Poneloya, en el cálido occidente nicaragüense.

Sergio Ramírez, que leyó entonces a sus 17 años un poema sobre las solteronas que encantó a Ernesto Cardenal,  cumple  ahora 70 años y 50 de vida literaria. Cardenal,  de 87, Premio Reino Sofía de Poesía Iberoamericana, dice que se siente muy contento por la celebración.

Está en su oficina, cómoda, sobria, y, aún con el homenaje a su amigo, se queja de que en este país muchas veces los poetas no son profetas en su tierra.

“Eso ha pasado siempre. Jesús cuando encuentra que sus paisanos de Nazaret no creen en él, porque dicen que conocen a su padre, José, el carpintero y qué de dónde le ha llegado toda esa sabiduría. Estaban muy familiarizado también, lo mismo pasa cuando tenemos una personalidad que es nuestro vecino, conciudadano, se nos hace difícil creer que es una gloria nacional”, dice.

El poeta esta vez no lleva boina. Tiene algunas ideas anotadas en una hoja. Señala que Ramírez es uno de los genios que ha producido el país como Rubén Darío y Leonel Rugama—a este último recuerda que luchó contra Somoza— en poesía, o el pintor Armando Morales.

Ramírez es “un profeta en su tierra, que los profeta los tiene, pero muchas veces en su tierra son menos”.

La obra favorita de Cardenal

Castigo Divino (1988) es otra historia que los une. Es la favorita de Cardenal. Creada por Ramírez, la novela cuenta el León que el poeta conoció cuando era un niño.

Cardenal (1925) vivió en esta capital de occidente en el período en que pasó de cinco a 12 años de edad, y fue testigo de cómo trasladaban al famoso envenenador Oliverio Castañeda, el personaje de la novela del masatepino, hasta los juzgados.

“A Oliverio Castañeda lo sacaban todos los días en al mañana de la Cárcel La 21, y lo llevaban al juzgado. Los guardias que lo custodiaban pasaban siempre por la acera frente a mi casa, en la Calle Real. De Niño lo miraba pasar y oía los cuentos de toda la leyenda que se había creado alrededor de Castañeda”, explica Cardenal, quien además reconoce que uno de los personajes de la historia es su tío.

Se trata del médico Juan Darbishire, al que Ramírez vuelve un personaje más pintoresco poniéndole una capa roja en la descripción, según el poeta.

“Es de las muchas cosas—dice sobre la capa— que él inventa en su narrativa. Es gran inventor, la realidad la transforma mágicamente”.

A Cardenal también le llama la atención el lenguaje que Ramírez logra capturar en la historia como el de la burguesía, el popular, el periodístico y el de los abogados. En el caso del periodismo, dice, “el lenguaje periodístico de aquel tiempo, cursi, aquellos periodistas que al agua la llamaban el vital líquido, al médico le llamaban galeno y cosas así”, dice y riéndose reconoce que ese estilo aún persiste.

El Premio Nobel de Literatura

Cardenal dice que Ramírez tiene muchas posibilidades de ganar en algún momento un Premio Nobel de Literatura, “claro que ese es un premio impredecible y arbitrario además, algunas veces injusto. A Rubén Darío no se lo dieron, se lo negaron, siendo Rubén Darío candidato al premio, se lo dieron a otro en lengua española que era un escritor mediocre  y lo sigue siendo y ahora desconocido y olvidado. Sergio Ramírez lo merece y ojalá lo gane”, sostiene.

Comentarios

3
RAFAEL HERRERA-ROMERO

Cardenal tiene razón en lo que se refiere al periodismo cursi o teatral que continúa imperando no solo en Nicaragua sino también en el resto de Latinoamérica. Realmente suena callejero y provinciano. Tomen nota decanos de las escuelas de periodismo existentes en el país.

2
Mario

Ernesto Cardenal siempre sencillo y acertado. Aquél "escritor mediocre, desconocido y olvidado" debe ser José de Echegaray quien parece que como poeta era un gran matemático. http://es.wikipedia.org/wiki/José_Echegaray

1
karly

Lo merecen ambos.

Más en: Sergio Ramírez, su vida y obra.

Más en: Especiales

Otros artículos del mismo autor