Confidencial » Blog » Leer artículo

Café humeante

Las sabias palabras del olvido

"El olvido de los nuestros molesta. La amnesia que da por sentado que es normal que esto pase. Una manía macabra de acostumbrarse a lo que nos venga".

Octavio Enríquez | 2/7/2012
@cabistan

Quizás uno de los cuentos que más recuerdo, de esos que lo marcan a uno en la niñez, es uno que narra la historia de una mujer que terminó convertida en un objeto. Pasó de la vida animada a la inanimada en cuestión de años como si aquel fuese el acto de un mago presentando el mejor de sus trucos frente a una muchedumbre exigente. Era una mujer dueña de su destino, madre, y con los años parecía que sería una feliz abuela. Sin embargo, conforme las hojas del calendario pasaban, empezó a ser olvidada. Ignorada al punto que sus chistes ya no producían risas, sino lamentos, y un día su familia decidió meterla en un cuarto con televisores inservibles, radios sin parlantes y sillas destruidas.  En el sitio de las cosas que ya solo esperan que pasen los compradores de chatarras, ahí, probablemente cubierta también por el polvo, esperó la muerte. Muchos años después la historia me sigue provocando irritación. El olvido de los nuestros molesta. La amnesia que da por sentado que es normal que esto pase. Una manía macabra de acostumbrarse a lo que nos venga. Si me acuerdo del cuento, si vuelvo a sentir nuevamente el mismo malestar, es porque en las últimas dos semanas he estado entre los más pobres de la Costa Atlántica, es porque leo que un chinche está matando gente en el norte, otra vez entre los que menos tienen, y nadie hace nada, nadie en el Gobierno. Enciendo el televisor, con estas ideas dándome vuelta en la cabeza, y escucho a Alberto Guevara, presidente del Banco Central, agradecer “la sabiduría” del mandatario porque el país tiene un “rumbo ideal” en Centroamérica. Días antes Laura Duarte, enfermera de la comunidad de Piedra Negra, ubicada a 74 kilómetros  de Puerto Cabezas, contó a Confidencial que, en el consultorio sin luz donde atiende y al que se llega en medio de lodazales, tiene colocadas en una pana la cuota de acetaminofén con que deberá enfrentar todas las enfermedades que se vengan.  Son las sabias palabras del olvido que resuenan en este paraíso olvidado.

Consulte el especial sobre la ruta de la droga en la RAAN, preparado por Octavio Enríquez:

Comentarios

1
Lesly

Lo peor de la amnesia es que olvidamos que la padecemos. Y es general esta "manía macabra", aunque a veces se disfrace de "poca memoria"; de otra manera no se explica por qué ciertos "gobiernos" son releectos una y una otra vez o porqué esos "gobiernos" olvidan que todos tenemos un límite para la tolerancia, sobre todo cuando de injusticias o aberraciones políticas se trata.

Descripción

Las buenas pláticas, las que se cocinan en casa, siempre van acompañadas con una taza de ese invento maravilloso para el paladar. En esta columna alcanza de todo: vida cotidiana »

Acerca del Autor

Periodista. Soñador empedernido. Amante de las investigaciones. Premio Ortega y Gasset 2011. Y papá 24 horas.

Entradas Antiguas