Confidencial » Nación » Leer artículo

Diputados de espaldas a la realidad del país

Código de familia excluye a madres solteras

*Según encuesta Endesa del 2005, el 33% de los hogares están comandados por mujeres.

Wilfredo Miranda Aburto | 4/5/2012
@PiruloAr

“Me hiere el orgullo que me digan ahora que yo y mis hijas no somos familia”. En esa frase Martha Silva, madre soltera de cuatro hijas -una con discapacidad- resume su inconformidad con el nuevo “concepto de familia”, aprobado la semana pasada en la Asamblea Nacional.

El marido de Silva la abandonó hace una década. Ella se convirtió en la jefa de la casa; papel que le ha costado desempeñar dado que no tiene empleo fijo. “Mi principal trabajo ha sido de cocinera, y así como he podido he sacado a mis hijas adelante. La mayor está casada, y las otras dos estudian; menos Lorena que tiene retardo mental”, expone esta madre que habita en el barrio Francisco Meza Rojas de Managua.

Como Silva y sus hijas no son una familia, según el nuevo concepto de familia aprobado por los diputados, pierden una serie de derechos que, al menos, por el momento no parece importarle.

Su problema es más bien cuestión de orgullo. Aunque ella asegura que no es la única madre soltera en Nicaragua – “en el programa Margarita te Voy a Contar salen muchas historias como la mía”, dice – quiere que la reconozcan como familia plena. Como mujer capaz que ha sido de mantener a su familia sin depender de un hombre.

“Es nuestro derecho”, reclama ponderadamente Silva, mientras Lorena insiste en que tiene tres años de edad cuando en realidad tiene veinte.

Familia monoparental

La aprobación del artículo 31 del Código de la Familia, que dota a Nicaragua por primera vez de un instrumento legal referido a la familia, dice literalmente  que “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a protección de ésta y del Estado. Es el núcleo fundamental de la familia que se basa en el matrimonio o unión de hecho estable entre una persona varón y una persona mujer, ya sea por los cónyuges o su descendencia, o por los convivientes y sus descendientes”, lo que automáticamente saca de juego a familias como la de Silva. 

Dicho artículo, que antes de ser aprobado no tenía las palabras “hombre” y mujer”, ha causado malestar en diversos sectores quienes demandan un concepto de familia más “inclusivo y menos discriminatorio”.

“El concepto tal cuál fue aprobado sólo favorece a familias monoparentales, es decir a la familia clásica entre hombre y mujer”, sostiene la diputada suplente Edipcia Dubón, que ha estado al tanto del tema.

El sociólogo Cirilo Otero afirma que la conformación familiar en América Latina se diversificado, y Nicaragua no es la excepción. “El país tiene múltiples forma de unidades familiares que a veces parecieran ser increíbles, pero existen. ¿Cómo existen? Existen porque conviven, comparten, asumen responsabilidades, responden entre uno y otros por el bienestar, la concordia y el éxito de su convivencia”,  explica el experto.

Aunque no existen estadísticas sobre la composición de las familias en Nicaragua, hay un cálculo subjetivo arrojado por distintos estudios sociológicos que expone que de cada cinco familias una es monoparental, cita Otero.

“Este código no coincide con las necesidades de la sociedad nicaragüense porque es excluyente, y cuando una ley es excluyente (por  muy pequeño que sea el sector social) es ineficiente. Deja de ser una ley importante para la sociedad, y se convierte en papel mojado. Las leyes deben ser realistas en las sociedades, sustentadas en la realidad”, argumentó el sociólogo.

 Familias comandadas por mujeres

Auxiliadora Meza, abogada de profesión y que fue partícipe de la formulación del primer borrador del Código de la Familia en 1994, es otra de las que demandan un concepto de familia más inclusivo y menos discriminatorio.

“¿A qué aspiraría yo como mujer, como madre y jefa de familia? A que el concepto de familia sea un concepto inclusivo no discriminatorio. Digo esto porque la Constitución dice que todas las personas tenemos derecho a constituir familia. Pero más tarde la misma constitución cuando se refiere al matrimonio y a la unión de hecho, señala que debe ser constituida entre hombre y mujer. Pero eso son solo dos tipos de familia, ¿qué pasa con el resto de familias en Nicaragua?”, se pregunta la experta en el tópico familiar.

Meza asevera que el término de familia no debe encasillarse en la definición de que familia es aquella integrada por hombre y mujer con el fin exclusivo de la procreación, como lo establece el actual código, porque existen varios tipos de familia, así como una enorme cantidad de hogares comandados por mujeres.

Para demostrarlo Meza se vale de la Encuesta Nicaragüense de Demografía y Salud, ENDESA 2005, que estableció que el 33% de las familias nicaragüenses tienen jefatura femenina y no necesariamente de madres solteras.

“Hay cantidad de hogares dirigidos por las abuelas, sean estas paternas o maternas; o las tías o las hermanas mayores que quedan a cargo de los menores, ya sea porque la madre emigró para poder darle a sus hijos una vida mejor, o sea cualquier otra la razón de su ausencia”, dice Meza.

Otro ejemplo de familia excluida por el concepto de familia aprobado, es el de una pareja que decide hacer vida en común y no tener hijos.

“¿Acaso no es familia? Es otro punto debatible. Sería recoger nuevamente lo que establece el actual Código Civil de que el matrimonio tiene como fin reproducirse. Esto es una concepción de tendencia extremadamente religiosa: te doy la vida para que te reproduzcas. ¿Y qué pasa si no lo hago? ¿No merezco el favor de Dios? Soy una pecadora y debo estar excluida.

Creo que si la Constitución establece el Estado laico, debe respetarse esa laicidad del Estado. Desde el Código no podemos hablar de que la familia se sustenta en el amor. ¿Cómo me va a decir la ley como amar? Para eso existen otras disciplinas, no el derecho”, recalca la abogada.

Y estas personas al no ser recocidas como familia pierden derechos y beneficios sociales.

Los derechos que pierden

Para graficar lo que pierden las personas al no ser reconocidas como familia, Meza escoge uno de los programas más publicitados del actual gobierno: Casas para el Pueblo.

“Cuando una mujer sale del país en busca de nuevos horizontes a ver de qué manera puede mantener a los hijos, la abuela queda encargada de sus nietos. Sin embargo, ella no podrá representarlos. No podrá, digamos, dentro de estos proyectos anunciados por el gobierno de turno, optar a una vivienda digna y de interés social porque no es la jefa de hogar, porque no se le reconoce”, ejemplifica Meza.

Esto quiere decir que una mujer como Martha Silva, quien se ha responsabilizado de sus hijas porque el hombre se desapreció, también está excluida de una Casa para el Pueblo. O peor y más realista aún, Silva estaría imposibilitada de declarar su frugal casita como patrimonio familiar.

Y el hecho de no poder declarar un bien como patrimonio familiar significa que Silva no gozaría de excepciones de impuesto, y del privilegio que su casa sea inembargable, y exime de carga tributaria, explica la diputada Dubón.

“En cualquier momento, ya sea por una deuda, la familia puede ser echada a la calle”, según la abogada Meza. “En el ámbito de salud pública, sí como familia me dan beneficios, se estaría excluyendo a las personas que no lo son. Igual con el seguro social”, agrega.

 Otras familias, otros ámbitos

 I. Rosa y Martha

Rosa Salgado y Martha Villanueva tienen una hija. Y forman una familia feliz. “Digo que nosotros tenemos una hija porque la hemos criado juntas desde que la niña tenía un año”, afirma Rosa, la madre biológica de la pequeña mientras en su rostro se dibuja una sonrisa.

Ambas mujeres son una pareja lesbiana que convive en unión de hecho estable desde hace once años.

“Cuando nos conocimos, Rosa ya tenía a la niña y tenía bien definida su orientación sexual. Nos gustamos y nos fuimos a vivir juntos como cualquier pareja. Al principio fue difícil porque la familia de Rosa nos demandó ante el Ministerio de la Familia por tener una relación… pero al final, luego de un largo proceso, se demostró que la beba quería estar con nosotros”, recuerda Martha.

Al día de hoy la niña tiene 12 años. Según Rosa, la niña se ha declarado heterosexual: le gustan los muchachos, se pinta y no le molesta en lo absoluto que ellas mantengan una relación.

“Ella (la niña) es muy abierta ante la Diversidad Sexual. Desde pequeña le hemos dado educación inclusiva, y formamos una familia que tiene planes a futuro, que piensa en el bienestar de todos sus integrantes, que vamos al Mac Donald a comer, al cine… somos además una pareja normal que tenemos problemas, que compartimos los gastos de los servicios, etc…”, relata Martha psicóloga educativa.

Con la aprobación del Código de la Familia, no sólo el concepto de familia ha generado debate.  El artículo 47 de dicho código que se refiere al matrimonio ha avivado un tema recurrente en los movimientos defensores de la Diversidad Sexual: el casamiento entre personas del mismo sexo.

El artículo expresa que sólo mujeres y hombres pueden casarse, consecuentemente formar una familia. Entonces la relación de Rosa y Martha cae en ilegalidad, lo cual constituye una violación a los derechos de estas personas recogidos en la Declaración Mundial de los Derechos Humanos, según los profesionales consultados por Confidencial.

La abogada Meza dice que cuando habla de un término de familia inclusivo también se refiere a personas de la Diversidad Sexual.

“Nosotros hablamos de nicaragüenses y todos y todas tenemos derecho a constituir una familia, somos todos. Eso es un concepto. Y negar la existencia de las parejas del mismo sexo es tapar el sol con un dedo. ¿Quién los asegura que son más felices la parejas heterosexuales, donde se vive violencia, que una pareja homosexual o lesbiana que viven respetuosamente y cuidan de la descendencia del uno del otro, donde se reducen los abusos? Este tipo de relaciones se han satanizado”, afirma Meza.

Cuando a Rosa y a Martha le preguntan en la calle que si su niña diferencia entre quién es la madre y el padre, ellas responden que en su relación nadie juega roles. Simplemente le dan mucho afecto a la niña.

Una respuesta que cabe dentro de uno de los planteamientos del sociólogo Otero: “Lo que debemos de hacer es invertir en educación inclusiva, para que aceptemos a todos tal y como son. Es lo clave. Si uno no acepta a la gente que es una realidad, terminas excluyendo aparentemente a minorías y eso te lleva a una sociedad disociada”.

II. Bismark y Vladimir

Bismark y Vladimir quisieron tener un hijo… pero no pudieron adoptarlo. Las leyes se los prohíben.

“Yo principalmente quise primero un hijo, y luego los dos quisimos. Estábamos conscientes de que era difícil. Y al final no pudimos. Ya se nos quitaron los deseos, pero no las ganas. Eso es una violación a nuestros derechos humanos, el derecho a ser padre, a tener familia”, cuenta Bismark Morga presidente del Movimiento por la Diversidad Sexual.

Vladimir Reyes tiene una relación de hecho estable con Bismark que data desde hace 15 años; y entienden que como pareja homosexual no tienen derecho a la adopción,  y “eso dificulta las situaciones”, asegura Bismark.

La abogada Meza que también fue catedrática en  la UCA, sostuvo que el tema de la adopción es otro gran eje en este Código de la familia. 

“No se le permite a una persona sola adoptar, sea hombre o mujer. La reforma del año 2007 cercenó los derechos de las personas solteras para adoptar a menos que estuviesen emparentados con el niño o niña. El código aprobado en lo general dice que solamente los unidos de hecho o en matrimonio pueden adoptar.

Eso es violatorio a los derechos de las personas que quieren adoptar para dar un hogar y un mejor nivel de vida a niños y niñas”, explicó Meza.

Para la experta en temas de la familia hace falta voluntad política para ser inclusivo.

“Llama poderosamente la atención que tenemos una procuradora especial para la diversidad sexual (Samira Montiel). Pero, ¿para qué la tenemos si no estamos reconociendo las familias de la diversidad sexual? Las cosas deben ser coherentes y consecuentes, concluye Meza.

Comentarios

7

yo lo q estoy buscando en ke consist el codigo de la fmilia

6
darling suarez

yo considero que este código debió ser mas incluyente, es decir no discriminar a las parejas del mismo sexo porque ellos también tienen derecho a tener una familia, a la sociedad que le importa mas, el que dirán, o tener niños felices bien cuidados,, amados,. o los alberques para niños llenos., en cuanto al concepto de familia les quedo muy corto porque para mi la familia es el lugar donde se da y recibe amor , en mi caso mi madre me crió a mi y mis hermanos solo sin ayuda de nadie entonces '¿quiere decir que nosotros no somos una familia¿ por el echo de no tener un padre en la casa.

5

La verdad que el Codigo hay que interpretarlo bien y adecuarlo a las necesidades de nuestra sociedad, en el caso de que la familia esta compuesta por el matrimonio de un hombre y una mujer eso es lo correcto y lo que siempre se ha manejado, con las uniones que realizan las personas de la diversidad sexual no existe oposición alguna nadie les niega su derecho , pero porque quieren sobresalir en todos y cada uno de nuestros espacios de la sociedad si lo que se trata es de mejorar nuestra sociedad, rescatar nuestros valores morales que ya bastante se han perdido

4
RICARDO GARCIA

3
RICARDO GARCIA

En el Código de Familia, sancionado recientemente por la Asamblea Nacional de Nicaragua, se refleja con relatividad los aciertos beneficiosos por la sociedad, y los desaciertos que no es mas, que el reflejo de los intereses de los que hacen politiquería de manera banal, pues no ejercen el cargo que el pueblo les ha concedido, para que legislen con sabiduría y transparencia, sin caer en el servilismo de grupos desfasados, que han existido desde la llegada de los depravadores de nuestra raza y cultura que con su doble rostro, en la post modernidad retardada, pretenden continuar incidiendo en los sistemas de gobiernos, aunque han condenado a otros que piensan diferentes, socavándoles su estatus ante sus superiores, logrando marginarlos y hablan del amor al prójimo, el perdón. pero los gobernantes de turno, siempre ceden para congraciarse y tener su respaldo., Esos mismos han contribuido a un sistema jurídico anti feminista, que exigieron de manera irracional la abolición del aborto terapéutico, opinan de conceptos de lo que jamás han tenido la mínima noción, mucho meno experiencia, de lo que es una familia, en particular de aquellas en donde la mujer hace el doble papel o donde el padre hace el doble papel, acaso los protegidos por estos jefes de familia no son personas o no tienen derechos humanos que se les debe respetar, creo que esta casta debe ser mas congruente entre su dicho y su praxis, para tener autoridad.

2

Miren en las estupideces que derrochan el dinero de los pobres Nicaraguense los Diputados!!!!!! Discuten una ley que "estupidamente" no tiene sentido. Imbeciles, busquen bien el significado de familia en el diccionario y despues discutan la Ley.

1
Critico

Aunque soy muy conservador y respeto las disposiciones o gustos sexuales que se atraigan entre las parejas del mismo sexo y por ende protestar por sus derechos para optar a tener hijos adoptivos o casarse o ser vistos como familias, que dentro de los diputuchos del frente, quizas tambien en el resto de ellos en la asamblea, no son mas que hipocritas, xq estos mismos diputucchos frentistas en los años 80"s que contados con la mano ellos estaban en el poder, xq del resto eran unos sijples mortales dentro del fondo de la llanura politica,en ese entonces la REvolucion, "los compas y las compas", emergieron las uniones libres y de esas hubo cientos o miles de nacidos sin que sus padres formasen una familia, xq se cambiaban de parejas como comprar chicles,asi mismo,los homosexuales y lesbianas se destaparaon, por la libertad o libertinaje que habia y esoera normal dentro de ambito compista de la epoca,ahora que son mayoria en la AN reniegan de esas actitudes de antaño, ahora son formalistas, pero bueno nuestra Cn establece los parametros y este codigo debe de respetarla.Dios hizo al hombre y la mujer para formar a la familia no para formar combos.

Más en: Crónicas y Reportajes

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor