Confidencial » Opinión » Leer artículo

¿Es la “Diplomacia de Cumbres” un fracaso?

Edmundo Jarquín | 23/4/2012
@mundoj1

Uno de los rasgos más destacados de las relaciones internacionales en las últimas décadas es lo que se ha venido a conocer como “Diplomacia de Cumbres”, que ha sido posible, entre otras razones, por la facilidad de los modernos medios de comunicación. Son esas reuniones, cara a cara, de Jefes de Estado y de Gobierno.

Antes, eran una auténtica rareza. Los que ya peinamos canas recordamos la gran expectativa que despertó la Cumbre entre el Presidente Kennedy de los Estados Unidos, y el líder de la hoy desaparecida Unión Soviética, Nikita Kruschev, a inicios de los años sesenta en Viena. Hoy son tan frecuentes estas reuniones, bilaterales o multilaterales, que se habla de un  “cansancio de las Cumbres”.

Comento lo anterior porque las noticias de la última semana fueron dominadas por la Cumbre de Las Américas, realizada en Cartagena de Indias, Colombia. Para quienes de estas reuniones esperan resultados concretos e inmediatos, o unanimidades políticas e ideológicas, esa Cumbre fue un fracaso. Sin duda, en la opinión pública ha quedado reforzada la idea que son pura retórica, o una oportunidad para los desaires e incidentes noticiosos, como el  “¿Por qué no te callas?”, que el Rey Juan Carlos de España le espetó al Presidente Chávez en la Cumbre Iberoamericana de 2007 en Santiago de Chile, o los desaires que de la mano de la estrella futbolística Maradona, Chávez le protagonizó al Presidente Bush en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, Argentina. En el caso de Cartagena, el reclamo por la ausencia de Cuba, o el veto norteamericano y canadiense a la demanda de Argentina sobre las islas Malvinas, ha dominado las noticias.

Pero estas reuniones Cumbre, aunque no siempre tienen resultados concretos e inmediatos, casi siempre inician un diálogo que luego se traduce en compromisos y resultados muy concretos. ¿Quién hubiera imaginado, cuando se realizó hace 20 años la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro (de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo) que poco después a través del Convenio de Kyoto se estarían estableciendo límites a las emisiones de “gas invernadero”  -que contribuyen al cambio climático-  y que se generaría un creciente mercado financiero de “bonos verdes”, que producen ingresos a campesinos y productores en varias partes del mundo? Y lo mismo podríamos decir en cuanto a temas de género, infancia, control de armas, y otros. En todos esos temas hay mucho camino para recorrer, pero quiero destacar que los “fracasos” que se ven desde las luces bajas de conducir  -el corto plazo-  no siempre se corresponden con los resultados que a mediano y largo plazo  -desde las luces altas-  se encuentran.

Lo anterior es pertinente porque no resulta impertinente, ni es solamente la frustrada reivindicación de éxito del anfitrión,  la afirmación del Presidente Santos de Colombia que la Cumbre de Cartagena no fue un fracaso porque se pudo discutir sobre diversos temas. Todos los mandatarios, dijo, “coincidimos en la necesidad de analizar los resultados de la actual política (contra las drogas)…..y de explorar nuevos enfoques….”

En verdad, nada volverá a ser igual que antes de Cartagena en cuanto a la lucha contra el crimen organizado en torno a las drogas. Esta Cumbre puso las luces  -como en 1992 la Cumbre de la Tierra sobre el cambio climático-  sobre las limitaciones de la estrategia exclusivamente represiva iniciada por el Presidente Nixon de los Estados Unidos en 1971. Ya se venían alzando voces y propuestas sobre la búsqueda de una nueva estrategia, pero faltaba el escenario político adecuado. Cartagena, en cierta forma, lo dio.

Pie de página

Quisiera poner un pie de página al comentario anterior.

El ilegal Presidente de Nicaragua, a última hora, porque había confirmado al gobierno de Colombia que asistiría, decidió no asistir. Dijo que no lo hacía porque Cuba no había sido invitada.

Ocurre que el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por razones de salud, que hizo públicas, no pudo asistir, decisión que solamente tomó el día anterior de la Cumbre.

¿Creen, quienes me escuchan y leen, que si Chávez hubiese podido asistir a la Cumbre de Cartagena, Ortega no habría estado ahí?

Ni en broma ha funcionado

Cuando se estableció el Banco de la Producción (PRODUZCAMOS), dije que parecía una broma, pues nacía con un capital   -aportado por el gobierno-  más pequeño que la mayoría de las microfinancieras. Y además, sin mandato para captar depósitos de personas y empresas que es como normalmente crecen las disponibilidades de los bancos para poder conceder crédito. Dicho sea de paso, aunque hubiese tenido el mandato de captar depósitos…..¿cuántos nicaragüenses y empresas hubiesen colocado en ese banco sus ahorros? Apueste doble contra sencillo que ni siquiera Ortega, sus allegados, y ALBANISA, hubiesen colocado en PRODUZCAMOS sus depósitos, por el razonable temor a la irrecuperabilidad de los mismos.

Por si lo anterior fuera poco, el tan cacareado Banco de la Producción nacía en medio de la atizada, por el propio Ortega, cultura de no pago, que tanto daño hizo a Bancos y Microfinancieras, y consecuentemente a productores y comerciantes.

El resultado no se ha hecho esperar: esta semana trascendió, en medio del cambio de autoridades en el Banco de la Producción, cómo si ese fuese el único problema del mismo que la cartera irrecuperable del banco ha crecido drásticamente. Estaba cantado.

En medio de un auge de los precios de todos los productos agropecuarios, y con varios buenos inviernos seguidos, ¿cómo se explica tanta morosidad con ese banco del Estado?

Sería bueno que se publique, como ocurre con el resto de los bancos, la lista de los morosos con PRODUZCAMOS, para que los nicaragüenses sepamos a los bolsillos de quienes fueron a parar los impuestos que pagamos, porque ese Banco ha sido capitalizado casi exclusivamente con aportes fiscales.  No extrañaría que en esa lista encontremos muchos préstamos decididos por razones políticas, y desde luego para beneficiar a personas y empresas allegadas al gobierno Orteguista. Si me equivoco con esta especulación, estoy dispuesto a reconocerlo.

Comentarios

4
Faustino nsang anvene

Quiero y me intresa partipar en las cumbres,reuniones,conferencias y seminarios sobre la diplomacia publica y los medios de comunicacion en cualquier pais que sea.
un abrazo

3
Julio

¿Es la "Diplomacia de Cumbres" un fracaso?
A mi parecer no fué del todo un fracaso. Hubo posiciones encontradas claro está en lo que respecta a que si Cuba debe o no participar en las próxima edición. Sin embargo un punto importante del cual me percaté es que los mandatarios de las naciones participantes en la cumbre de llegaron a dar cuenta de la posición que les compete a cada una de ellas según el contexto que viven. Con esto trato de decir que la agenda temática de la cumbre fué deliberadamente impuesta, por las potencias del Continente ; demostrando una vez más que existe una pared contra las naciones que quieren hacer cambios radicales y significativos para la región.

2
El Jinchotexano

Aparte de los 80 millones de U$ gastados, según la prensa gringa, y del escándalo de los segurosos de USA con las putas colombianas, no hubo nada interesante; quizás el hecho de k x 1ra vez un Pdte de USA haya dormido en A. Latina. No se abordó el tema de Cuba, ni el conflicto entre Argentina y las Islas Malvinas. Estos encuentros son diálogos entre sordos. Lo único importante es k no hubo nada importante. Ese dinero mal gastado debería haberse invertido en reducir la pobreza en el Continente (en USA hay mucha pobreza), para efuerzos de desarrollo. Ojalá que ese espectáculo no se repita, para lo único k sirve es para ir a pasear con las esposas o las queridas.

1
Antonio Barberena

Al parecer no comprendes el sentido de fracaso en esta cumbre, no es un fracaso por el echo de haber tocado temas de interés, el único fracaso y el mas importante de todo fue el rechazo a las imposiciones del gobierno de Estados Unidos y la posición unitaria de américa latina por la integración de cuba a las próximas cumbres. Creo que te salio mal la tarea Edmundo...

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor