Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Gabriel García Márquez celebra 85 años

Macondo de fiesta

El mundo se une a las festividades del Nobel colombiano. Sergio Ramírez y Claribel Alegría hablan de lo que significa "Gabo".

Wilfredo Miranda Aburto | 6/3/2012
@PiruloAr

La vida del Gabriel García Márquez es la letra de un vallenato interminable interpretado por Rafael Escalona, que al quiebre de cada compas, sorprende por la providencial genialidad de su pluma. El seis de marzo de 1927 nació Gabriel García Márquez, en un pueblito confinado en el caribe colombiano llamado Aracataca, que esa mañana sucumbía ante un aguacero de esos que sólo alborotan el calor.

De hecho, un vallenato canta la vida del Nobel colombiano:

Ese es Gabriel García Márquez

Un ídolo de Colombia

Que ha puesto su nombre en alto

Con su nobel la victoria

Alternative content

A 85 años de su nacimiento, Gabriel García Márquez ya es un clásico de la literatura, afirma la poeta Claribel Alegría. Para la laureada escritora, El Coronel no tiene quien le escriba le abrió la imaginación, libro que, asegura, es su favorito, aunque ésta no sea la novela más aclamada del escritor. “Cien años de soledad y El otoño del patriarca son los libros más famosos de García Márquez, pero yo me quedo con el Coronel”, dijo Alegría.

El escritor Sergio Ramírez Mercado opina que Gabo es “la literatura misma”. El escritor nicaragüense, Premio Alfaguara de Novela, usa una frase lírica para definir la obra del Nobel colombiano: “es la plena explosión del gozo de narrar y de leer, y de vivir dentro de un libro al leerlo”.

“Así como uno quiere que un libro no termine nunca porque le ha fascinado, así quiere también que la vida de un escritor de este tamaño tampoco termine nunca, y por eso estos 85 años de Gabo son un motivo de inmensa felicidad para quien como yo, celebra al mismo tiempo 35 años de nuestra amistad sin treguas”, dijo Ramírez, compañero de García Márquez en la aventura que éste inicio en Colombia con la Fundación Nuevo Periodismo, que promueve la calidad del periodismo en América Latina.

“Hoy por la mañana cuando hablamos por teléfono se lo dije, y se lo dije a Mercedes (esposa de García Márquez)”, agregó Ramírez.

El autor de Castigo Divino dijo sobre su amigo: “En este día, parte de mi felicidad es creer que Gabo es eterno. Y lo será”.

Expiar la afrenta

Gabo es fruto de un amor contrariado entre su padre Gabriel Eligio García, un telegrafista, y su madre Luisa Santiaga Márquez Iguarán. La historia profesa que Luisa se juntó con el telegrafista pese al rechazo de sus padres.

Luisa, para expiar la afrenta cometida al papá, el Coronel Márquez, un hombre de talante liberal que participó en la Guerra de los Mil Días, cedió la tutela de Gabito, cuando partió con el marido telegrafista que se convirtió en farmacéutico, para Barranquilla.

En la casa – la única casa que tenían en el mundo, diría más tarde Gabo, en el discurso de la presentación de Vivir para Contarla – el pequeño aprendió a ver que “las cosas maravillosas eran cotidianas”, gracias a las historias de guerras y políticas contadas por el Coronel Márquez, y el mundo fantasioso descrito por las innumerables mujeres que habitaban la casa hecha de caña brava, presidida por la abuela Tranquilina Iguarán, explica Gabo en un documental de su vida, realizado por el canal Cultural argentino Encuentros.

Alternative content

En ese ambiente “sobrenatural”, Gabito, vivió hasta la edad de 8 años, hasta el fallecimiento del Coronel Márquez, en 1936. El niño se fue a vivir a Sucre con sus padres, mientras la abuela Tranquilina quedó ofuscada por la ceguera en Aracataca, mientras la locura se apoderaba de ella.

Escritor desde el nacimiento

El joven Gabo obtuvo una beca. Y eso lo perturbó. Tuvo que dejar el Caribe y trasladarse al norte, a Zipaquirá, a estudiar al Liceo Nacional de varones. Allí Gabo recurre a los libros para aplacar la nostalgia que le producía estar largo de su tierra.

Cuando muere la abuela Tranquilina, Gabo se matricula en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Bogotá. Igualmente extraña su tierra y vuelve a los libros. Pero ese viaje cándido que hizo a Aracataca para vender la casa en la que transcurrió su infancia, le despertaría para siempre esa semilla caribeña presente en casi todos sus libros: ese realismo mágico maravilloso, caracterizado por las descripciones y narraciones implacables que se mueven entre el bochorno, el vaho de las orquídeas a medianoche y los poemas de Florentino Ariza.

“Desde que nací sabía que iba a ser escritor. Aunque eso significara morirse de hambre”, dijo Gabo.

El estudiante de Derecho no terminó la carrera. Se fue a los diarios a trabajar, luego de que en el periódico el Espectador le habían publicado el cuento La Tercera Resignación.

Esa fue la iniciación de un escritor y un periodista que ha logrado con historias transportar a todos sus lectores a Macondo, pueblo literario cercano a Aracataca. Desde entonces no paró de escribir.

“Su novela insignia, Cien años de Soledad, es el referente garciamarquiano”, como dijo en su tiempo el escritor y periodista argentino Tomás Eloy Martínez.

Escritor nutrido de su pueblo

García Márquez ha afirmado que si pudiera volver a nacer haría todo de nuevo exactamente igual. Excepto pasar poco tiempo en Colombia.

Además de escritor, el Nobel es un personaje político. Su relación con Fidel Castro, el apoyo decidido a la revolución sandinista y su papel como mediador en el conflicto colombiano, le han puesto un lugar en la historia política latinoamericana.

García Márquez es un nobel que baila vallenatos. Viste de Guayabera y le gusta la rumba. Gabo no olvida de dónde vivene. De aquel pueblo ficticio donde revolotean mariposas amarillas y las doncellas se elevan al cielo. El pueblo a orillas de un río de aguas diáfanas y con piedras tan grandes como huevos prehistóricos.

-------------

Cien años de soledad en el siglo XXI

Cien Años de Soledad es la obra que catapultó la fama a García Márquez. Un libro, contó el autor, “en el que quise que sucediera todo sin salir de Macondo”. Hoy ese libro, que cumple también 45 años de haber sido publicado, ha sido lanzado como libro electrónico a la internet.

Carmen Balcells, agente literaria española, amiga del alma de García Márquez y la mujer que lo “descubrió” como el gran autor que es, anunció al diario El País, de España, que Cien Años de Soledad estaría a la venta en los estantes virtuales a 5. 99 euros (poco más de 7 dólares).

Blog:Vallenatos con García Márquez

Comentarios

1
Silvio

Lo único que le pida a Gabo que no celebre su cumpleaños como lo hizo el personaje de su novela Memoria de mis putas tristas. Se puede meter en problema ya que la pedófilia es penada por la ley.

Notas relacionadas

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor