Confidencial » Blog » Leer artículo

Café humeante

¿Qué hora son, mi corazón?

Octavio Enríquez | 2/3/2012
@cabistan

Alternative content

Manu Chao se levanta y  le canta a mi hija, y yo veo el vídeo en la computadora a un volumen de cincuenta, mientras un “no sé tú” recorre la sala primero, el cuarto después, las vértebras, el músculo y la piel. “Me gustan los aviones/me gustas tú/ me gustas viajar/ me gustas tú/ me gusta la mañana/ me gustas tú”. La voz no logra que Sofía se levante. Aun cuando son las seis de la mañana y ya debería bostezar, porque a las ocho entra a clases, ni un minuto después, pero ella está ahí en la cama. “Es de noche papá”, se aferra. La almohada hala más que nada. Tiene tres años y medio y asiste al primer nivel de prescolar, y no. No le costó entrar a clases. “Este es un gran día para mí”, dijo apenas pisó al aula, era toda sonrisa, y nosotros teníamos los ojos cuadrados. Lloró cuando salió de la sección, fiel a su pedimento de que los padres no deberían acompañar a los niños a este territorio que les pertenece a los menores de seis. Estamos a la hora del inicio de la rutina. Manu Chao sigue cantando, un café para los padres, para la tía, la abuela, una galletita, despertate Sofi y su hermano, de un año, el Matías más Matías de todos los Matías, empieza a gatear. “Alabim, alabam, alibombam”, otra vez el ritmo pegajoso, Sofía levantate. En la calle, ya pasan los recorridos escolares, y la Sofi se despierta, mientras los otros niños van en los microbuses rumbo a sus escuelas, ya el señor de la casa de enfrente salió en bicicleta a recorrer la calle, siempre de lentes y camisola negra. Café humeante es una sección donde el tema de los temas es la vida cotidiana, la música, libros, historia, política de la que siempre terminamos hablando. La Sofi quiere que le ponga a Pitbull. No quiere a Manu Chao. Recién bañada y alistándose para clases, baila sobre la cama, contonea, da un girito, lanza un beso. “Bon, bon, bon/ dale cosa rica”…, se escucha. Y la abuela la peina, mejor decir intenta peinarla, a unos minutos de salir de casa, de cargar la lonchera, que llevará hasta la entrada a clases, pero vamos muy rápido. “Alabim, alabam, alibombam”… “¿Qué hora son mi corazón?”, intento animarla, otra vez Manu Chao, ya pasan las siete, ya van más de seis canciones.

Comentarios

6
juan rosales

FELICITACIONES... HASTA QUE TE ANIMASTE A ESCRIBIR !!!
YA ERA HORA ...'TA BUENO !!!
NO PERDAS EL "ENCANDILAMIENTO"...
SALUDOS,EXITOS Y BENDICIONES !

5
Ninoska Pérez

Casos de la vida real, jejeje, hoy mandé a mi hija mal peinada, pero en este caso no bailaba algo de Pitbull, si no de LMFAO, diciendo en su dis que inglés, Im sexy and I know it, pero que le vamos a hacer, cosas que nos pasan como padres.

4
Omara Leiva

Una crónica muy tierna ... me identifiqué mucho por la cotidianeidad con que lo describis.

3
Ana

A mi tambien me gusto mucho!

2
Amalia Vega

Cuando vi el nombre de su Blog me llamo la atención , que será , que será y honestamente es muy interesante lo que escribe, y más el arte como lo escribe, esperare la siguiente entrega.

1
Kathy Juárez

Muy bonito...:)

Descripción

Las buenas pláticas, las que se cocinan en casa, siempre van acompañadas con una taza de ese invento maravilloso para el paladar. En esta columna alcanza de todo: vida cotidiana »

Acerca del Autor

Periodista. Soñador empedernido. Amante de las investigaciones. Premio Ortega y Gasset 2011. Y papá 24 horas.

Entradas Antiguas