Confidencial » Opinión » Leer artículo

Aparentar ignorar

Edmundo Jarquín | 27/2/2012
@mundoj1

Se dieron en los últimos días dos eventos, relacionados entre sí, aunque no haya sido ese el propósito explícito de sus actores, y de la mayor importancia para el país, pero que el gobierno ha aparentado ignorar.

Convocada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), y el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), se realizó, con una vastísima y muy plural participación, la Conferencia titulada “El reto compartido de construir una visión de Nación.

En la Conferencia se abordaron, con mucho nivel técnico y gran responsabilidad institucional y política, los grandes obstáculos y desafíos que enfrenta el desarrollo de Nicaragua, y las prioridades en cuanto a políticas macroeconómicas y sectoriales para enfrentar esos obstáculos y desafíos. Fueron muchos los ángulos abordados en los análisis que ahí se presentaron, pero todos tuvieron un denominador común: no puede separarse la agenda técnica-económica, de la agenda institucional. Sin mejoría en el ambiente político-institucional no se tendrá la seguridad jurídica y la confianza política para enfrentar el desafío de crecer más y mejor. Más en términos cuantitativos, y mejor en términos sectoriales y sociales, esto es, reduciendo radicalmente la pobreza.

El gobierno participó, limitadamente porque así lo quiso, peroafortunadamente participó. El ex General Alvaro Baltodano, encargado de la promoción de inversiones, y cercano colaborador del inconstitucional Presidente Ortega, hizo una presentación en la cual trasladó de manera coherente la visión del gobierno sobre la problemática de la conferencia.

Pero coherente no es sustituto de suficiente, porque a contrapelo de lo que fue la línea conductora de todas las otras presentaciones, no hubo ninguna mención a las limitaciones institucionales al desarrollo del país.

Casi simultáneamente vino la Misión de Observación Electoral de la Unión

Europea (UE) a presentar su informe final sobre las elecciones de noviembre de 2011. Las conclusiones y recomendaciones   -que en definitiva documentan que el sistema electoral nicaragüense colapsó-  han sido ampliamente difundidas y no tiene sentido repetirlas. Lo significativo es que la Misión de la UE no fue recibida por el Presidente Ortega, cuyo gobierno de hecho le hizo el vacío, negándose a discutir las recomendaciones de la Misión para mejorar un sector crítico de la institucionalidad democrática.

Pero decíamos al inicio que el gobierno simplemente “aparentaba” ignorar, porque no me cabe la menor duda que el Presidente Ortega y todos los funcionarios de su gobierno saben que el margen de maniobra para continuar deteriorando la institucionalidad democrática se está acabando. Si es que no se acabó ya. ¿O es que alguien cree que podrá el gobierno repetir en las próximas elecciones municipales, sin serias, serísimas consecuencias negativas, las irregularidades de las fraudulentas elecciones de 2008 y 2011? Si estas irregularidades contagiaron a la cooperación bilateral de muchos países, su repetición arriesga el contagio a fuentes de cooperación y de comercio multilaterales, lo cual tendría mayores consecuencias negativas, cuantitativas y cualitativas.

Claro, mucho dependerá de si en la oposición somos o no capaces de colocar al gobierno frente a la prueba de la verdad, y la prueba de la verdad son los hechos, hechos que permitan tener las condiciones necesarias para un proceso electoral confiable y creíble, y hechos que demuestren que esas condiciones se respetan efectivamente.

Recomendaciones sobre lo que hay que hacer no faltan, y de eso se encargaron los eventos que hemos comentado. 

Depender más de nosotros

Otro aspecto destacado en la Conferencia de FUNIDES, INCAE y COSEP, fue que el desarrollo fuerte, sostenido y equitativo que se desea, depende más de factores internos permanentes, que de circunstancias coyunturales que están fuera de nuestro control.

En cuanto a esos factores internos permanentes, se destacó la importancia de incrementar sustancialmente la productividad, tema que hemos abordado en varias ocasiones en este programa, lo cual a su vez depende de factores como la educación y la infraestructura (energía, carreteras, puertos, riego, etc), y, desde luego, la confianza y los recursos que hagan posible invertir en esos sectores.

A más productividad y ampliación de la capacidad productiva interna, menor dependencia de factores ocasionales fuera de nuestro control como los precios internacionales de los productos de exportación, o la ayuda externa. En este contexto, todos deberemos prestar atención a la incertidumbre que rodea a la cooperación de Venezuela, de la cual hemos pasado a depender tan fuertemente, y más ahora con la recaída del Presidente Chávez. Y hay que recordar, que esa ayuda ha dado a Ortega el margen de maniobra para ignorar los múltiples llamados nacionales e internacionales para que respete la institucionalidad democrática.

Además, en la economía se han venido acumulando algunos desequilibrios por la  dependencia de la ayuda venezolana. Sería bueno que el gobierno lidere un esfuerzo, aprovechando las vacas gordas de los altos precios de los productos de exportación, para enfrentar esos desequilibrios ahora, que sería menos doloroso, y no más tarde, cuando la medicina tendrá que ser más dura, costosa y prolongada.

Total, en este país vamos a vivir siempre todos, Orteguistas y no Orteguistas. Este fue, precisamente, el espíritu central de la Conferencia que hemos citado, al invitar a tener una “visión de nación”, por encima de fraccionalismos y sectarismos inútiles.

Enhorabuena, Festival de Granada

El fin de semana pasado concluyó la octava edición del Festival Internacional de Poesía de Granada, uno de los emprendimientos más importantes de nuestra historia cultural

El embajador de España ha anunciado que su gobierno, con gran acierto, ha decidido postular al Festival como candidato al Premio Príncipe de Asturias, en el campo de la Concordia. Es uno de los premios más importantes, por su prestigio, a nivel internacional. La simple postulación al Premio ya es un reconocimiento al Festival, y que lo otorguen, mayor y merecido  reconocimiento.

Hay detrás del éxito del festival, además de la audaz iniciativa y el esfuerzo de su fundador y presidente, el poeta Francisco de Asís Fernández, “Chichí” como cariñosamente le conocemos, y de los miembros de la Directiva del Festival que han acompañado con tanto entusiasmo y energía esa empresa, una gran lección que otras ciudades deberían estudiar: el Festival es el resultado de una gran Alianza Público-Privado. En esa Alianza lo público son muchos agentes: el gobierno central, sin que el aporte gubernamental haya sido, ni mucho menos, el más importante en estos 8 años que cubren, por tanto, dos gobiernos diferentes; también el gobierno local, y otros agentes públicos como agencias de cooperación internacional, medios de comunicación, gobiernos extranjeros, ONG, etc; y lo privado no son solamente empresas patrocinadoras, sino también ciudadanos y, desde luego, los propios poetas de tantos países del mundo.

Pero hay otra lección: el pluralismo  político, étnico, cultural de los participantes, y el pluralismo y la tolerancia con que los organizadores gestionan el Festival.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor