Confidencial » Economía » Leer artículo

Granada cierra el VIII Festival Internacional de Poesía

"¡Todos somos poetas!"

• Fiesta de la poesía mundial del próximo año en Granada será dedicada en homenaje a Ernesto Cardenal

Octavio Enríquez | 18/2/2012
@cabistan

En la galería El Portal, en Granada, cerca del parque central, la atracción del viernes es un retrato. Quizás una historia de amor y poder y quizás de poesía también,  en esta ciudad colonial llena de visitantes que hormiguean en todos los sitios escuchando  versos en los atrios de las iglesias, en las escuelas, en las calles donde la vida es poesía y donde la poesía aviva todo.

La imagen del retrato muestra un rostro contemplativo. La mujer viste un manto. Las manos llenas de anillos, ni se nota el rostro del Presidente de la República pero allí está en la manga izquierda del manto; un poco más allá está Sandino, de cabezas, que tampoco es muy notorio porque está bajo el brazo derecho de ella.

Nosotros tuvimos un héroe nacional indiscutible de este país, antes de Sandino incluso, fue Rubén Darío. El estatus de poeta en este país es muy especial y Derek Walcott (Premio Nobel de Literatura 1992) decía que nunca había visto tanto entusiasmo con la poesía y eso deja a los poetas que vienen a visitarnos… ¡trastornados!”, dice Gioconda Belli.

Rosario Murillo luce el porte de la Gioconda y domina el escenario, plena en altivez, en la obra del artista plástico Marvin Campos, originario de Jinotepe, Carazo.

“Es una crítica al poder. La Mona Lisa siempre me anduvo rondando la cabeza. Pasé como tres meses trabajando, pero le venía dando vueltas desde hace rato. La Mona Lisa sirve para retratar a la Primera Dama porque ella es la que tiene el poder en Nicaragua. Para mí,  renegaron del sandinismo”, dice Campos en relación a la imagen al revés de Sandino, el general de hombres libres.

Todo mundo es poeta

Fernando López está sentado frente a su computadora. Y escucha los comentarios que los visitantes hacen sobre el retrato de Murillo en estos días que Granada recibe a poetas y turistas para celebrar a la poesía, un grupo entre quienes se incluyen este año un Premio Nobel de Literatura, Derek Walcott.

López, quien ha escrito tres libros de arquitectura, se acoge aunque no lo diga a aquel principio  nica de que todo mundo es poeta hasta que no se demuestre lo contrario. Aquí en Granada, todos son poetas.

López tenía catorce años cuando escribió sus primeros versos de amor. Era 1972 y suspiraba por una compañera de clases en el colegio Maestro Gabriel, en Managua, con tales ganas que no encontró mejor título que ponerle “angustia” a esos versos desesperados.

Los poemas los escribía en hojas sueltas, cuenta el hombre delgado, sentado en la Galería, y una sonrisa maliciosa se les escapa cuando jura que no recuerda ni una línea de lo que ha escrito. Desde su asiento, se ve la calle y allí el tráfico  de turistas que se juntan en este festival que lleva ya ocho años. También las colegialas se sueltan en alegría en las esquinas mientras conversan una vez concluido su horario escolar.

Apenas unos días atrás, los asistentes  escucharon que el festival fue nominado al premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012, uno de los más importantes en el mundo.  “El festival se hizo con las uñas, con gran esfuerzo personal de los miembros de la junta directiva y logró convertirse en pocos años en el acontecimiento cultural más importante de Centroamérica y uno de los más grandes de América Latina”, dice la poeta Gioconda Belli, una de las voces más conocidas en el país.

 Y como un ladrillo más otro hacen una construcción, 120 poetas de 59 países del mundo asistieron esta vez a la ciudad colonial fundada en 1524, formada por calles estrechas recorridas aún por viejos coches halados a caballo. Belli explica que montar un festival como éste cuesta poco menos de medio millón de dólares, más las tareas de logística que suman cada día una serie de actividades que van desde recitales en escuelas, recorridos en municipios cercanos, más viajes a las isletas de Granada.

CRM se “tomó” Granada

Desde los afiches del festival,  mira Carlos Martínez Rivas, el gran poeta nicaragüense nacido en 1924 y fallecido en 1998, a quien esta vez le han dedicado la fiesta literaria. Fue un poeta de los que siguieron la tradición de los poetas malditos franceses, una vida agitada de la que sus colegas nicaragüenses extraen a menudo la perfección del uso de las palabras a la hora de construir sus versos.

 “Martínez dejó una huella profunda en la poesía nicaragüense. Ha sido un ícono de la poesía perfecta, de la poesía precisa, él era muy exigente consigo mismo, llama la atención la profundidad de lo que él apunta en el poema y la manera cómo lo dice”, dice esta poetisa, de melena alborotada y sonrisa que atrapa, que es capaz de recitar los versos de un poeta que pidió que lo olvidaran.

“… Día y noche golpeaba al pie de tu sonrisa pero tú no me oías—recuerda Belli, interrumpe--. Eso tiene una evocación, otra cosa. Vos apuntás exactamente a un sentimiento. Cuando vos lees un verso bien hecho, inmediatamente sentís que te está hablando a vos de una manera que vos no habías pensado”.

El policía poeta

Corazón es lo que más le meten los nicaragüenses a las rimas con el pasado siempre presente de Rubén Darío, gravitando en la historia de Nicaragua. Así, en sus casas los nicaragüenses guardan sus poemas de juventud, atesorados como un secreto.

Si Fernando López, por ejemplo, sentado frente a la Mona Lisa, escribía poemas en hojas sueltas,  José Manuel Zapata Molina, de 31 años, tenía libretas gordas que iba engordando con ideas desde los 11.  Además de poeta, Zapata Molina es el agente de tránsito número 11599 de la Policía de Granada, y se apresta a leer un poema, frente a un pequeño auditorio, este viernes cuando faltan ya dos días para que concluya el festival  que inició el 12 de febrero y terminó el 18.

El verso que el policía se apresta a leer  lo ha escrito en  42 minutos la noche del jueves, una vez concluido su jornada laboral. Lo hizo a petición de su jefe. Es sobre los niños de la calle y se emociona cuando lo lee, como cuando dice que los policías son seres humanos como todos cuando se le pregunta lo extraño que resulta ver escribir a oficiales, una profesión de supuestos duros de carácter.

Entonces entona:   “Un raspón y una lágrima que la seca el frío/ sentimiento que no es mío/ la carita sucia y ojos despiertos/ mente perturbada y sin aliento”. Es otro episodio de alegría poética en el festival, porque junto al parque central son decenas quienes revolotean buscando artesanías, comiéndose un vigorón, tomándose fotos con sus hijos o  caminando nomás. Y también esos niños a los que el oficial menciona en su poema, y otros hincados que pintan en mantas que misioneros extranjeros colocan sobre un microbús con el fin de que se llenen de color.

Comentarios

3
Manuel

Este es el periodismo que detesto: el insustancial nos da cuenta de un cuadro del cual los "conocedores" nos darán su riguroso veredicto estético en su momento.

Pero ahora tocaba hablar del Festival de los poetas y la poesía. ¡Cuántas cosas pudo haber recogido! ¡Cuántas oportunidades para indagar en los misterios del quehacer poético! ¡Cuántas oportunidades para hablar y conocer con los que saben y crean el arte poético!

Cuando a los periodistas los sacan de la romería politiquera no saben qué hacer; entonces, qué mejor que una reseña frívola de una pintura que ¿critica, denuncia, cuestiona, se mofa, se..? -¡ve a saber qué!- de una señora conocida por sus gustos peculiares y posición política un tanto cuestionable; y si dicha obra descrita está entintada con "humor" politiquero, pues ni mandado hacer: allá va nuestro insulso como las moscas a la inmundicia.

Ya basta, por favor; ya maduren, caramba. Era la poesía, un arte tan profundo y que veneramos en Nicaragua, lo que importaba.

2
guillermlo antonio

Todos somos poetas ! de la naríz , a la geta ....., y como buen granadino , me encanta la poesía, ..el vigorón del mercado , el baho bien regordito y un sabroso pinolillo...
en esta festividad tan grandiosa , toda llena de colorido... musica y poesía..no sé porqué un tal cabrera...brinca como los sapos...porque una foto en la plaza , describe a la mona lisa...poeta será la mona...pero lisa lo es también por comparar a su suegro con Sandino y con Rubén...

1
Margio Cabrera Y.

Qué falta de estilo con el espíritu festivalero. Si en las Antologías de poesía nicaragüense que hace Cardenal nunca ha sacado a la Rosario Murillo (es decir, la reconoce como poeta, a pesar de sus rencillas), por qué un periodista poco amable comienza esta crónica excomulgando a la Murillo del panteón de poetas? A qué esa descripción de ese retrato que no tiene relación con el Festival? Mas papista que el papa, Octavio. Y dominado por la politiquería.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor