Confidencial » Economía » Leer artículo

Ministro minimiza daños en Jinotega y ordena “pegar” adoquines saltarines

Banco Mundial espera “evaluación técnica”

*Cámara de la Construcción y expertos aseguran que la raíz problema de la carretera de Cuyalí reside en el modelo de los “módulos comunitarios” del BM.

Carlos Salinas Maldonado | 7/2/2012
@CSMaldonado

Obreros de la Empresa Nicaragüense de la Construcción (ENIC) trabajaban la semana pasada en la remoción de los adoquines que han saltado en varios tramos de la Carretera de Cuyalí, en Jinotega, una construcción que aún no ha sido inaugurada, pero ya se ha convertido en un desastre millonario.

Reaccionando al reportaje publicado la semana pasada en Confidencial y Esta Semana, el ministro del MTI, Fernando Martínez, realizó una visita de trabajo el martes pasado para inspeccionar la obra acompañado por representantes del Banco Mundial, institución que provee la mayor parte del financiamiento de 125 millones de córdobas.

El ministro Martínez minimizó los daños y aseguró que éstos se reducen a 1.5 kilómetros de los 30 de carretera adoquinada y que el costo de reparación ascendería a cuatro millones de córdobas. Más cauteloso fue el representante del Banco Mundial, Raúl Barrios, quien explicó a Confidencial que la institución internacional espera un dictamen técnico, para poder valorar la dimensión del problema. “Hay tramos que están bien, otros están dañados, y otros a medio construir”, dijo el representante, pero se excusó de emitir un juicio definitivo hasta que los técnicos no concluyan el estudio que están realizando.

Contrario a la valoración optimista del ministro Martínez, ingenieros consultados en la zona aseguran que las fallas se registran en varios tramos, desde la localidad conocida como Venecia hasta el llamado Puente de Montecristo, una extensión de 15 kilómetros de los que al menos 10 están en mal estado, sin haberse inaugurado aún ni haber pasado su primer invierno.

Un equipo de Confidencial hizo un recorrido a la largo de este proyecto de adoquinado y constató el daño en varios tramos. La pregunta que los habitantes de Jinotega se hacen es quién responderá por el desastre, cuyos costos serán asumidos a través de impuestos. Ni el ministro Martínez ni el alcalde de Jinotega, Leónidas Centeno, han respondido a nuestras  solicitudes de entrevistas.

José Rodríguez, diputado ante la Asamblea Nacional por este departamento, aseguró que la Municipalidad de Jinotega debe dar una explicación sobre el desastre de construcción, dado que este proyecto fue aprobado por el Concejo Municipal y fueron invertidos fondos de la Comuna en su ejecución. Rodríguez aseguró que la próxima semana solicitará a la Comisión de Infraestructura de la Asamblea que analice el desastre y exija una explicación.

Un “error conceptual”

¿Qué fue lo que falló en la carretera de Cuyalí?  El recién electo presidente de la Cámara de la Construcción, ingeniero Benjamín Lanzas Somarriba, señala como la raíz del problema al modelo de cooperación empleado por el Banco Mundial, los llamados “módulos comunitarios”: pequeños tramos de carretera en cuya construcción se emplea mano de obra de las regiones beneficiadas, principalmente en zonas rurales.

Por su parte, el ingeniero César Avilés, quien estuvo al frente de proyectos de infraestructura de la Cuenta Reto del Milenio en el Occidente del país, califica de “error conceptual” el modelo financiado por el Banco Mundial.

“Estas carreteras tienen un error conceptual, que comienza con el Banco Mundial. Decían que los caminos rurales ya tenían material selecto encima y sólo se trataba de colocar el adoquín sin necesidad de estudios ni diseños. El Banco Mundial, a conocimiento de que esto que está haciendo no sirve, te presta plata para que la perdás. Y lo peor es que todos lo vamos a pagar”, asegura Avilés.

Este ingeniero explica que en la construcción de carreteras como la de Cuyalí –una región con suelos arcillosos, mucha humedad, pendientes y tránsito pesado– se deben realizar varios estudios que permitan definir el tipo de material que se debe emplear en la obra. Avilés menciona los estudios de factibilidad técnica y económica, estudios de impacto ambiental, estudios de suelo, hidráulicos, asó como determinar las especificaciones de la futura carretera. Todo un proceso millonario, dado que la construcción de un kilómetro de carretera, según Avilés, tiene un costo de entre 350 mil y 600 mil dólares. En Cuyalí, los fondos invertidos por kilómetro eran de aproximadamente cuatro millones de córdobas, unos 174 mil dólares.

“Las carreteras casi nunca fallan por la superficie, lo hacen por la base, que en este caso fue mal hecha. El adoquín nunca se debe utilizar en lugares arcillosos, porque el adoquín no es impermeable. Habría que contratar un estudio técnico para determinar quién falló en este proyecto”, dice Avilés.

Imposición de los donantes

Roberto Atha, viceministro de Cooperación Externa en la Administración de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, también responsabiliza al modelo de cooperación desarrollado por el Banco Mundial. Atha critica que estos proyectos de módulos comunitarios son una imposición de ese organismo, y el Estado tiene poca posibilidad de negociación dado que necesita el financiamiento del BM.

“Como viceministro de Cooperación mi trabajo era negociar las donaciones con los organismos internacionales. Todos ellos te querían poner sus condiciones, sus reglas del juego. Si no sabías negociar, las negociaciones terminaban mal. En este caso (de la carretera de Cuyalí), el niño desde que nació, nació deforme”, dice Atha.

El también ingeniero demanda al sector privado y específicamente al de la construcción, que exija al Gobierno y al BM una explicación del desastre de Cuyalí. Atha asegura que en este proyecto se debe realizar una “ingeniera forense”, una especialidad de la ingeniera cuya finalidad es determinar responsabilidad en lo que en la jerga de esa profesión se llama “siniestros viales”.

Este tipo de investigaciones, sin embargo, implican una importante inversión de tiempo y dinero, porque se analizan desde los términos de la cooperación para la entrega de los fondos del proyecto, hasta el trabajo realizado durante el proceso de construcción de la carretera. Las autoridades del MTI, sin embargo, siguen con el adoquinado a pesar del desastre. El ministro Martínez ni siquiera ha anunciado el inicio de una investigación de lo ocurrido en este proyecto y, por el contrario, ordenó a la ENIC que vuelva a “pegar” los adoquines saltarines en los tramos afectados de la Carretera de Cuyalí.

Comentarios

2
El Jinchotejano

Debrían de investigar más. Eso ha sido un latrocinio. Los "jefes" se repartieron adoquines y arena y tambien robaron. Pusieron a trabajar a gente que jamás había puesto un ladrillo. En Pueblo Nuevo han puesto y quitado los adoquines al menos 4 veces. En el puente de Cuyalí no han podido adoquinar. En el tramo Cuyalí-Asturias (20 Klmts) ya se han levantado los adoquines. Todavía hay adoquines sin poner, piedrin y formaletas tiradas a la orilla del camino. Y por último, cada tantos kilómetros, dejaron tramos en tierra, sin poner un solo adoquín. Que vayan los burócratas del Banco Mundial a empolvarse y enlodarse para que vean que gran robo fue eso, en vez de mejorar el camino lo empeoraron. Además, solo contrataban trasporte de sandinistas, no se sabe a quien compraron los adoquines, la arena y el cemento. !!!!!Hicieron una gran chapandonga!!!!!

1
el tigre

No solamente los medios de comunicación independientes deben denunciar las tropelías del Gobierno Central y Local, de sus socios y organizaciones colaboracionistas que se prestan al círculo vicioso de la corrupción... Es nuestra obligación como ciudadanos/as de a pie realizar una exhaustiva y constante auditoria social a los programas y proyectos de desarrollo local que disponen de fondos públicos...si los programas o proyectos se ejecutan sin los requisitos de ley, sin la debida transparencia en la asignacion/ejecución de los mismos, y en el manejo de los recursos, entonces nosotros tendremos que pagar de nuestros bolsillos los descalabros y las barbaridades de los que "velan y administran" la cosa pública. Es lamentable que los proyectos carreteros que realiza el ortegato sean tan de pésima calidad. Ya lo he dicho hasta la saciedad: buscan votos en zonas que son decididamente LIBERALES...El BANCO MUNDIAL y demás bancos multilaterales, NO IMPONGAN COSAS QUE NO TIENEN NI PIE NI CABEZA...Sean humildes por una vez, genios!!!Recuerden los adoradores de DIOS: éste violó la Constitución Política (Arto.147), por tanto, no es el Presidente Constitucional de la República de Nicaragua!!!

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor