Confidencial » Economía » Leer artículo

¿Cómo le venden Nicaragua a los empresarios rusos?

Los rusos, ahora en plan de negocios

Yota, los buses y las donaciones: lo que haga el gobierno es un asunto interno

Iván Olivares | 18/3/2010
@IvanOlivares66

La segunda presidencia de Daniel Ortega ha alimentado enormes expectativas sobre la colaboración que podría brindarle Rusia, la principal nación heredera de lo que fue el imperio de la Unión Soviética. Sin embargo, más allá de las simpatías o identificación que puedan tener con el gobierno de Ortega, los rusos son pragmáticos y para hacer “negocios en grande con nuestro país” primero requieren que en Nicaragua florezca un crecimiento político, productivo e institucional.

“Si estamos hablando de proyectos grandes, hay que recordar que las leyes no permiten comenzar ningún proyecto grande sin una ley aprobada por la Asamblea Nacional, pero si la Asamblea no puede funcionar normalmente y no puede crear nuevas leyes, ¿cómo podemos entrar, cómo podemos participar en este país?”, se pregunta con crudo pragmatismo Konstantin Putyng, agregado comercial de la embajada de Rusia en Managua. 

Putyng, un diplomático con cortas experiencias en España y Costa Rica, que se maneja con soltura en ingles, ruso y español, además de leer latín, llegó a nuestro país hace tres años, y desde entonces se ha puesto al día sobre Nicaragua, a tal grado que igual habla de corrupción como de precipitaciones; de la posibilidad de diálogo político en la época de Somoza, como de la calidad en los servicios de Internet o de la capacitación de la mano de obra nicaragüense.

¿Cuáles son las principales inversiones rusas en Nicaragua?

La más fuerte y significante es Yota, porque el mercado nicaragüense no tiene una oferta aceptable en lo que se refiere a Internet. El problema de Nicaragua es que Claro y movistar ofrecen precios bastante altos, y la velocidad no es buena, por que el mercado nicaragüense es pequeño según los estándares de compañías internacionales como esas, por lo que no se puede invertir mucho aquí para tener una Internet buena.

Las tecnologías anteriores, como las que usan Claro o movistar, necesitan bastante inversión para tener buena velocidad, y mucha inversión hace subir el precio. Yota usa Wimax, que no requiere mucha inversión, porque sólo hay que construir las torres. Yota comenzó a trabajar en Nicaragua en noviembre, y ya en junio (apenas seis meses) planean operar una red comercial.

La red ya funciona en modo de beta testing. No hay cobertura en algunos lugares de Managua, pero estarán listos en junio, con un servicio que no hay en Nicaragua, ofreciendo velocidad a más bajos precios.

Hay interés de empresas rusas en el cacao nica…

Si. Se trata de la compañía rusa ‘Confiteros Unidos’, que requiere de mucho cacao de calidad para construir una fábrica de procesamiento, pero el país sólo produce un poco más de mil toneladas métricas de cacao al año, y ellos requieren de 30,000 toneladas métricas anuales.

El cacao crece en algo más de 3 años. Los agricultores nicaragüenses son bastante pequeños, y no tienen dinero para invertirlo y esperar que las plantaciones produzcan, por lo que la compañía está pensando en comprar tierras para crear una plantación grande, y construir la planta al final de los tres años.

En este momento están viendo que la infraestructura del Caribe no es muy buena: faltan caminos pavimentados, por lo que están buscando lugares en el Pacífico, donde hay mejor infraestructura, pero menos precipitaciones, por lo que están pensando en irrigación.

¿Y en términos de generación eléctrica?

Hay compañías que quieren invertir, como Inter RAO UES, (un gigante ruso con intereses energéticos en diversos países del mundo) lo que ayudaría a elevar la competitividad de las empresas nicaragüenses, que deben competir contra sus vecinos de Honduras y Costa Rica que usan energía barata generada mayormente a base de agua.

Inter RAO UES quiere construir una planta hidroeléctrica de 200 Mw en la cuenca Caribe del Río Grande de Matagalpa, pero la Ley nicaragüense es un obstáculo, porque dicta que después de 30 años, la central debe ser entregada al Estado. El proyecto está en estudio de factibilidad.

¿No es Tumarín ni Boboqué?

No. Es un proyecto distinto. Inter RAO UES sólo opera fuera de Rusia, en países donde les dejan construir la hidroeléctrica y manejarla como quieran, con concesiones de hasta 200 años, pero aquí hay que entregársela al Estado en 30 años.

Para construir una central de ese tamaño hay que invertir más de U$200 millones, pero para recuperarlos en 30 años habría que subir el precio o no hacer nada, porque no se puede recuperar la inversión en 30 años, si no se aprueban altos precios, y la Ley dice que la energía hidroeléctrica debe venderse barata al sistema.

¿Cómo pueden ofrecerse bajos precios, y a la vez, recuperar la inversión en 30 años?

En Nicaragua hay dos centrales hidroeléctricas, y ambas son de los años 60. Desde entonces no se construyeron nuevas centrales. En los años 90 y ahora, hay muchos proyectos de los que leemos en los periódicos: Tumarín, Salto Y-Y, pero ninguno avanza por que las empresas ven que hay problemas, y que no podrán recuperar su inversión en 30 años, si se les obliga a vender la energía a bajo precio.

Pero los brasileños parecen haber resuelto el problema…

Los medios siempre dicen que hay proyectos con participación brasileña, pero creo que los brasileños tienen que tener mejores condiciones, o precios más altos que ahora para poder recuperar su inversión. En caso contrario, sería una donación, no un negocio. Necesitan tener la planta en propiedad por 45 años, o sería una donación.

En los años ’80 nos acostumbramos a recibir donaciones soviéticas. ¿Ya no es posible contar con que Rusia haga una donación como esa?

¡Por supuesto! Nosotros hacemos muchas donaciones: en el 2007 donamos U$5 millones para comprar la deuda comercial de la República de Nicaragua, proceso al que se sumaron muchos otros países. Desde el 2008, hemos intentado trabajar en el área de desminado, labor para la que aportamos U$8 millones.

Otra donación es la de los 130 buses. La Prensa dice que tienen fallas técnicas, pero yo veo muchos buses en la ciudad. Si hay fallas técnicas, ¿por qué todos están en las calles, trabajando? Puede ser que algunos tengan fallas técnicas, pero cualquier vehículo las tiene.

Cuando llegué al país en el 2007, un artículo periodístico hablaba de unos buses mexicanos, y todavía no los veo. Nosotros no publicamos nada sobre nuestros buses, pero están aquí desde mayo del 2009.

Estamos preparando una nueva donación de buses, (quizás unos 200), para este año, los que vendrán ‘tropicalizados’, para usarlos en el clima de Nicaragua.

También vamos a construir un hospital, pero estamos esperando que el gobierno nicaragüense nos indique el lugar, (que podría ser en Managua) y las necesidades que debe cubrir el hospital.

¿Cuánto costaría?

Depende de dónde se construya, porque eso incidirá en el precio del terreno y de la construcción.

Además de los problemas de infraestructura, ¿los empresarios rusos le han reportado problemas de propiedad o de seguridad jurídica?

Como agregado comercial, yo trato de prevenir a los empresarios que vienen al país, que tengan cuidado en los aspectos jurídicos. Ellos tienen abogados, incluso abogados locales, y por eso todavía (toca madera) no tienen problemas de este tipo, y creo que no los van a tener.

Otra dificultad, aparte de la infraestructura, es la falta de personal capacitado, lo que obliga a algunas compañías a traer especialistas, y en eso también podremos ayudar a Nicaragua, porque estamos ofreciendo becas, pero los estudiantes nicaragüenses no han podido aprovecharlas porque nuestra legislación no nos permite pagar los boletos de avión para que los estudiantes extranjeros viajen a Rusia, y si hacemos excepciones para los estudiantes nicas, encontraríamos reclamos de estudiantes de otras nacionalidades.

El mercado ruso: ¿al alcance de Nicaragua?

Nuestras exportaciones a la Federación Rusa fueron de U$6.2 millones en 2008, y de U$4.9 millones en 2009. ¿Hay posibilidades de que mejoren esos números?

El año pasado se otorgó una certificación fitosanitaria para exportar productos alimenticios nicaragüenses. Ahorita logramos la certificación veterinaria para exportar carne y mariscos a Rusia, lo que ayudará al país a diversificar sus mercados. El MAGFOR tiene que emitir algunos documentos para completar el proceso, que creo que estará concluido este año.

¿Serían exportaciones entre privados, o el comprador sería el estado ruso?

Nosotros no somos Venezuela. No tenemos importadores estatales. Por supuesto que sería entre privados.

Megaproyectos, megasueños, megafracasos

Nicaragua sueña con un canal interoceánico, un puerto en el Caribe, y una carretera al Atlántico. ¿Se los han presentado a ustedes?

Tenemos mucha experiencia en puertos, pero Nicaragua tiene problemas de colaboración entre los poderes: el Legislativo a veces no funciona porque los partidos deciden no hacer quórum. Si estamos hablando de proyectos grandes, hay que recordar que las leyes no permiten comenzar ningún proyecto grande sin una ley que tiene que ser aprobada por la Asamblea Nacional. ¿Sabe por qué no hay proyectos detallados? Porque todavía no hay ley, y sin ley no se puede hacer un proyecto de ese tamaño.

La Ley indicará costos y condiciones; si es el inversionista o el estado quien debe construir el camino. Hay miles de detalles que no podemos precisar antes de tener una Ley, de modo que la pelota está en la parte nicaragüense. Cuando haya un proyecto, cuando haya una ley que lo precise todo, estaremos listos a participar.

Se habla del gran canal, pero tampoco hay una ley ni proyectos detallados al respecto, y es la Asamblea Nacional la que tiene que aprobar esa ley, pero si la Asamblea no se puede arreglar con el gobierno en cosas muy pequeñas, ¿cómo se puede esperar que se arregle con el gobierno en proyectos que van a cambiar la vida de los nicaragüenses?

Nosotros respetamos la soberanía de Nicaragua, y este es un asunto interno de Nicaragua, pero sin arreglar este asunto interno de Nicaragua, no se puede trabajar realmente.

Yota, los buses, y las donaciones

¿Cómo interpretan la reacción de los medios de comunicación, al uso que se le dio a los buses donados por Rusia, y algunas prácticas empresariales de Yota?

Vimos que la crítica de La Prensa era porque Yota supuestamente estaba usando los terrenos de otra compañía, pero son negociaciones entre compañías, porque si ENATREL quiere compartir sus torres no hay problema, porque no se construye una torre nueva, si hay una existente en el mismo lugar, y si se quiere poner en uso esta tecnología en el menor tiempo posible.

El problema es que si los dos socios nicaragüenses de Yota son testaferros de la familia presidencial, como supone mucha gente en Nicaragua, negociar con una entidad estatal suena a influencia y privilegios…

Yo no sé si eso es realmente así, pero puedo asegurarle que Yota no tiene lazos personales con nadie del gobierno. Ellos están trabajando con las compañías que les ofrecen ese servicio (de alquiler de torres).

Acerca de los buses, creo que ALBANISA los vendió por un monto simbólico de U$20,000 (porque nuestros buses valen más). Nosotros como país no hemos recibido nada de ese dinero, pero eso no es nuestro problema. Es un asunto interno de Nicaragua.

Puede ser que a veces en Nicaragua algo pasa con la ayuda, pero si pasa algo, nosotros como país no tenemos nada que ver. Durante la presidencia del Dr. Alemán, los países del SICA prestaron dinero para reparar la Panamericana. Buena parte de ese dinero desapareció, y el SICA no tenía culpa de eso.

SICA prestó dinero, no caminos. Nosotros como país entendemos bien la situación, por lo que damos los buses, (en vez de aportar el dinero para comprarlos) para evitar cualquier posibilidad de mal uso de nuestra ayuda.

Aunque sean donación, ustedes conservan el derecho de vigilar qué hace el país con lo donado, ¿o no?

Creemos que los países soberanos son responsables. Cuando hacemos una donación, no tenemos ninguna exigencia. Nosotros donamos al gobierno, y el gobierno tiene que manejar esa ayuda por sí mismo. En todo caso, nos parece que las exigencias deben hacerlas el gobierno, el parlamento, o la sociedad civil, y cada uno debe cumplir con las exigencias que se le hagan.

Pero entregar una nueva donación implica que estás de acuerdo con el uso que le di a la primera.

Nosotros no somos el gobierno nicaragüense, pero La Prensa dice que nosotros tenemos culpa en esto, siendo que es un asunto interno de Nicaragua. El país debe hacer sus propias exigencias. No las vamos a hacer nosotros. Estamos hablando de adultos, no de niños. El gobierno y la sociedad civil de Nicaragua deben acordar el uso que se le dará a estos buses, entre ellos mismos.

No es algo que se vaya a resolver entre la embajada de Rusia y la sociedad civil de Nicaragua. Nicaragua tiene su propio gobierno, y tienen que trabajar con él.

Al asumir esa posición, ¿toman en cuenta que el gobierno no habla con la sociedad civil, y que de hecho, el gobierno sólo se escucha a sí mismo?

No entiendo cómo se puede tener una elección con observadores internacionales, y no tener un diálogo entre el gobierno y la sociedad civil. Si el gobierno tiene que ir a elecciones sin diálogo, ustedes van a pelear, por supuesto.

En Nicaragua ya hay diálogo: lea bien la prensa, que tiene libertad para criticar al gobierno, sin temor a que los demanden, como suele ocurrir en Estados Unidos. Diálogo sí hay. Lo que falta es una proyección de hacia dónde va ese diálogo. En Estados Unidos, si las cosas van mal, la gente no se va a machetear unos a otros, sino que hablan, pero no habrá una masacre ni una guerra civil.

Nicaragua pasó muchos años sin tener ese diálogo. Durante la dictadura de Somoza, no hubo ninguna posibilidad de diálogo político, y en realidad, hay que esperar bastante para que el diálogo se convierta en una tradición desarrollada.

Comentarios

3
Ernesto Artola

Comparar la democracia de EEUU con la Nicaragua es algo ilogico irracional , y que un cuidadano Nicaraguense quiera incidir en las politicas de ortega es otra gran torpeza entenderlo de esa forma , los Nicaraguenses estamos desprotegidos , y cada donante debe de exigir que los gobernantes garantizen que sus ayudas lleguen al pueblo a servirle al pueblo , si no lo hacen son complices de los desaciertos de los gobiernos , y alimentan las destrucción de los pueblos , cada donante debe de entender que el pueblo no es escuchado y está intimidado por un dictador que manipula las leyes para continuar en el poder , Si no hay garantia de democracia , no debe haber ninguna ayuda , sencillamene porqué esta no llega a los más necesitados simplemente se utiliza como instrumento politico para manteners en el poder , Para muestra un botón quien controla del dienro que viene de Venezuela ?? Dios nos ayude a slavar Nicaragua

2
Marco A Del Castillo

El periodista fue a fondo con sus preguntas las cuales fueron contestadas de la misma forma.En conclusion la entrevista fue excelente. La calidad del periodista se impone y nos permite entrar por la puerta grande a la mente del entrevistado y conocer claramente su manera de pensar politica, economica y socialmente.Lamentablemente nos permite saborear lo que ya conocemos:La mediocridad y corrupcion de nuestros politicos, gobiernos y la llamada empresa privada;y como efecto un pueblo que como barco medio destrozado en medio del mar tormentoso va sin timon y timonel, sin rumbo , sin brujula siquiera para saber nuestro destino,lo que nos deja un sabor amargo.

1
Hultner

Muy buena entrevista, me parece que Olivares preparó un buen cuestionario.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor