Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Full Escobar

El diseñador de producción merece un premio por su persuasiva recreación de épocas pasadas. Sea que estamos en el soleado Miami, o en un laboratorio ubicado en la selva amazónica, todos los espacios se siente vividos

Juan Carlos Ampié | 30/8/2015
@juancarlosampie

Desde la popular telenovela “Escobar: El Patrón del Mal” (2012) hasta la malograda película “Escobar: Paraiso Perdido” (Andrea di Stefano, 2014), pasando por todas las memorias de amantes, allegados y parientes; creo que hemos llegado a un punto de saturación en la narco cultura. Por eso, la nueva serie original de Netflix debe luchar por establecer su pertinencia.  Su acertada estrategia es retratar el fenómeno del narcotráfico con el celo de un cronista de crimen verdadero.

Alternative content

/>

Nuestro guía en esta cápsula de tiempo es el agente norteamericano Steve Murphy (Boyd Holbrook). Con celo de antropólogo, reconstruye la historia del origen del narcotráfico contemporáneo en el Chile de Pinochet, llevándonos a la órbita de Pablo Escobar (Wagner Moura), justo al mismo tiempo que éste ve por primera vez el producto que lo hará inmensamente poderoso y rico. La narrativa en primera persona, con su tono desenfadado y alcance expansivo, supone una deuda creativa con la clásica odisea criminal“Goodfellas” (Martin Scorsese, 1990).

Murphy y Escobar son el ying y el yang, pero el guión rápidamente funde el blanco y negro en una gama interminable de grises. La violencia y la corrupción embebe a todo el mundo. Hasta los personajes más marginales se perciben como seres humanos distintivos: un sicario con la mala suerte de querer salir a divertirse en el fin de semana, una prostituta dispuesta a todo por sacarle información a un capo, un militar que se cree incorruptible. Rápidamente, la serie se define como un relato coral que poco a poco, cede el protagonismo al Escobar.

El arma secreta es el director Jose Padilha, mejor conocido por su la controversial “Tropa Élite” (2007) y su secuela, “Tropa Élite: El Enemigo Interno” (2010) – haremos de cuenta que su lamentable incursión en Hollywood, un re-make de “Robocop” (2014), no existe. Padilha consigue que el espectador sienta el vertigo del villano que se sale con la suya, sin comprometer la ética de su visión mayor. Menos que idealizar al criminal, el director lo exhibe con cierto distanciamiento, como diciendo, “miren cuan insólito es este especimen”. No en balde inicia la película citando una definición de realismo mágico. Escobar es interpretado por Wagner Moura, el atribulado líder de “Tropa Élite”. Es tremendamente carismático, pero en algunas escenas puede notar como lucha por enunciar correctamente lo diálogos en castellano con espeso acento colombiano. Una amiga, profesora de portugués, me dijo alguna vez que su aparente similitud con el español es una trampa engañosa. La deliberada enunciación del actor brasileño confirma sus sospechas. Este es un detalle que ciertamente no molestará al público angloparlante, el grueso de los abonados de Netflix.

Padilha esta tan comprometido con la realidad que ocasionalmente muestra fotos y videos de archivo con los personajes verdaderos. Sorpresivamente, esto no menoscaba la credibilidad del artificio. Más bien lo fortalece, infundiéndole a la narrativa la sustancialidad de un recuento histórico. El diseño de producción y uso de locaciones contribuye a ese sentido de realidad. El diseñador de producción merece un premio por su persuasiva recreación de épocas pasadas. Sea que estamos en el soleado Miami, o en un laboratorio ubicado en la selva amazónica, todos los espacios se siente vividos. Pude ver los primeros dos de los diez capítulos que componen la primera temporada. Y no puedo esperar a ver los ocho restantes.

--------

“Narcos”

Serie creada por Chris Brancato, Carlo Bernard y Doug Miro

Primera Temporada

10 Episodios

Duración: 8 horas, 12 minutos aprox.

Clasificación: * * * (Buena)

 

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor