Confidencial » Economía » Leer artículo

Para productores que vendieron ganado sin pagar impuestos, según mataderos

Proponen 'amnistía fiscal' para ganaderos

Marín: “ganaderos alegan que no sabían que el comprador/contrabandista, al ofrecer mejores precios, no retenía el impuesto por res comprada”

Iván Olivares | 29/8/2015
@IvanOlivares66

Los mataderos del país podrían solicitar al gobierno que dicte una “amnistía” para los productores que vendieron su ganado sin pagar los impuestos correspondientes.

“Hay que ser honestos con los productores. El ganadero que vendió su ganado, pagado en efectivo, en su finca, recibió US$30 más por sus animales, pero el que le compró no le hizo la retención del 3%, aunque el ganadero creía que se la habían hecho”, asegura Alfredo Marín, copropietario del Matadero San Martín.

El industrial reveló que muchos ganaderos le dijeron que ellos no sabían que al ofrecerles otro precio por su ganado, “el comprador/contrabandista, no iba a cumplir con la ley, y no iba a enterar la retención al fisco. Me dicen que ellos creían que les estaban pagando 3% más, y que el comprador haría la retención. Si esto continúa así, el gobierno perderá US$8 millones en impuestos directos, que equivale a un mes de medicina para todos los hospitales del país”.

Por todo ello, Marín asegura que pretende “sugerir que se le dé una amnistía fiscal a todo aquel ganadero que vendió de buena fe, sin que el comprador hubiera enterado los respectivos impuestos al fisco”.

Pensando en mejorar la productividad, Marín recuerda que en el 2006, el matadero San Martin propuso un programa de reemplazo de sementales. “Lamentablemente, no se pudo concretar nada, pero ahora esperamos antes del 15 de septiembre, mandarle al presidente un primer borrador de un programa para reemplazar 12,000 sementales por seis años consecutivos para sustituir un total de 72,000 animales”.

“Eso equivale a reemplazar más de la mitad de los sementales que están en el campo nicaragüense, a un costo de 100 millones de dólares. La fuente de fondos ya está identificada. Sería en conjunto las plantas, los bancos y el gobierno”, explica.

Marín dijo que habría que pensar en comprar los semovientes “primero en Nicaragua, luego en el resto de Centroamérica, México, Estados Unidos y Canadá. Cuando los sementales estén en Nicaragua, el gobierno decidirá dónde y a quienes entregar un animal bueno a cambio de uno malo. También habría que entregarles semillas mejoradas de zacate y asistencia técnica. Esto ayudaría en la trazabilidad”, señaló.

Venezuela y Estados Unidos

Marín mantiene la certeza de que el problema de contrabando de ganado se terminará en octubre. “No tengo la menor duda” que así será. “Al gobierno se le acaban de dar las otras tres rutas que existen, ya localizadas en un mapa, etc. No nos prometieron nada, pero se le envió esa información para que las autoridades hagan sus investigaciones. Esas cosas toman su tiempito”, concedió.

Los industriales esperan que ese lapso de tiempo no se extienda mucho más, en especial considerando que “este problema comenzó, fuerte, fuerte, hace un año, aunque venía desde el 2013, pero con menor grado de incidencia. Cuando la extracción es de un millón de cabezas al año, y el primer año te faltan 80,000 no lo notas mucho. Luego, en 2014 nos faltaron 130,000 y ahora nos faltan 100,000 por semestre”, enumeró.

Las estadísticas muestran que la extracción de novillos creció de manera sostenida hasta alcanzar el pico de 270,000 animales extraídos en el primer semestre del 2012, cuando comienza a descender para cerrar en 202,000 novillos en el 2015.

En paralelo a la solución del problema de las exportaciones del hato ganadero, productores e industriales tienen negociaciones pendientes de cara a cumplir las metas de consolidar al sector, sin olvidar el problema no resuelto del precio que se paga por animal entregado al matadero.

“En los últimos diez años, los mataderos hemos comprado seis millones de cabezas de ganado. Todas pagadas con cheques, y sin hacer ningún acuerdo con ninguna asociación de ganaderos. No veo por qué eso deba cambiar. Todo debe ser pagado con cheques a todos los ganaderos de Nicaragua. De todos modos, nosotros no podemos concertar precios”, porque violaría las leyes de la competencia, explica.

“¿Por qué es que los mataderos insistimos que el precio que pagamos es el más alto, desde México hasta la Patagonia? ¿Cómo hacemos para poder pagar esos precios? La respuesta se llama Venezuela. Sin Venezuela, la ganadería en Nicaragua no podría pagar ventas tan prósperas como estas, ni los precios que se están pagando”, recalca.

“Si Venezuela deja de comprarnos, perderíamos la capacidad de seguir pagando esos precios, pero si Venezuela nos mantiene las compras, y no hay ninguna catástrofe mundial… nosotros tenemos dos mercados importantes, críticos, que son de buen precio y estables: Venezuela y Estados Unidos. Mientras ambos se mantengan, el precio actual se mantiene estable indefinidamente”, concluyó.

Notas relacionadas

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor