Confidencial » Economía » Leer artículo

NicaNatural y Antojitos Leoneses, nuevas ofertas en la industria alimenticia

El tesón de dos jóvenes emprendedores

Dos productos artesanales se abren camino en el mercado local, apostando por sabores tradicionales y la salud

Cinthia Membreño | 27/8/2015
@LaMembrete

La industria alimenticia posee pequeños eslabones que muchas veces pasamos por alto. En Nicaragua, las microempresas añaden valor a los negocios de mayor trayectoria o tamaño –como supermercados, tiendas de conveniencia o gimnasios– pues nutren la oferta de productos que encontramos en sus pasillos. NicaNatural y Antojitos Leoneses, dos iniciativas que cuentan con apenas cinco trabajadores, demuestran que no se necesita una tienda física para tener éxito como emprendedor.

En una nueva edición de Cuentas Claras dedica a las microempresas, María Eugenia Mayorga explicó que su negocio surgió hace cinco años para calmar un antojo. Originaria de León, siempre extrañó la facilidad de caminar a la esquina de su casa para conseguir picos, enchiladas o galletas en una venta del caluroso Occidente. Fue por eso que hace cinco años decidió fundar Antojitos Leoneses, una pequeña empresa que comercializa los productos nostálgicos que elaboran los artesanos de su zona.

Pero iniciar no fue tarea fácil, pues María Eugenia tuvo que formalizar el proceso de producción de  los dulces que en León se elaboran artesanalmente. Se encargó de diseñar un empaque con mayor estética, una sencilla etiqueta y colocar el código de barra que los supermercados piden para venderlos en sus estantes. Fue un largo proceso de colaboración que esta emprendedora desarrolló porque sabía que dichos productos no necesitarían mucha promoción para venderse solos.

Alternative content

Por su parte, Abraham Mora fundó su empresa a raíz de una frustración, pues estaba cansado de pagar tarifas elevadas por ciertos productos que buscaba con frecuencia en el supermercado. En 2011, el joven creó NicaNatural, una microempresa que promueve un estilo de vida saludable a través de la ingesta de mix de frutas y semillas como el maní o el marañón. En lugar de comer carbohidratos, él propone adquirir snacks de pocas calorías, que calman el antojo o la ansiedad causada por el trabajo.

Este emprendedor relató que para comprobar la factibilidad de su negocio, vendió su producto durante cuatro meses en el kiosko de la iglesia a la que asiste. “Me dije que si en ese lugar –donde la gente no busca comida sino a Dios– yo lograba vender mi producto, entonces tendría éxito en cualquier lado. Y así fue”, indicó. Para él, el siguiente paso fue establecer una alianza con la cadena Siembras y Cosechas, que ya cuenta con unas treinta sucursales en el país, para complementar la oferta de batidos.

Aunque saben que tomaría mucho más tiempo, ambos empresarios pretenden exportar sus productos al exterior. Abraham ya dio el primer paso para hacerlo, pues durante la Feria Gastronómica Latin Flavors –un evento realizado el fin de semana pasado– conoció a una persona interesada en llevar sus mix de frutas a Estados Unidos y Canadá. Pero primero, sabe que debe crecer en Nicaragua. “María Eugenia ya logró llegar a los supermercados”, resaltó el joven. “Mi meta ahorita es posicionarme en las tiendas de conveniencia de Managua”, aseguró.

Puede encontrar los picos salamanca, galletas y enchiladas de Antojitos Leoneses en los supermercados La Colonia. Por el momento, encontrará los mix de frutas de NicaNatural en Siembras y Cosechas.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor