Confidencial » Economía » Leer artículo

Consultora: "Hay que evaluar áreas técnicas, comerciales y administrativas de las distribuidoras"

Disnorte y Dissur con alta pérdida de energía

Problemas técnicos y conexiones ilegales hacen que el país desperdicie mucha electricidad

Iván Olivares | 27/8/2015
@IvanOlivares66

En febrero del 2013, cuando TMI compró las compañías distribuidoras de electricidad Disnorte y Dissur, el consorcio se comprometió a invertir para disminuir las pérdidas técnicas de energía. Treinta meses después, el sistema sigue desperdiciando una cantidad considerablemente alta de toda la energía que se genera en el país.

En vez de disminuir, “las pérdidas técnicas se han incrementado en 1%”, aseguró Patricia Rodríguez, Directora Técnica de Multiconsult, al ser entrevistada por el periodista Carlos Fernando Chamorro para el segmento ‘Cuentas Claras’ del programa de TV ‘Esta Noche’, que se transmite por Canal 12.

“Hace seis años, el sistema mostraba un 8% de pérdidas técnicas, y un 15% de pérdidas no técnicas, de las que más o menos la mitad correspondía a conexiones ilegales. Necesitamos evaluar las áreas técnicas, comerciales y administrativas de las distribuidoras, para saber por qué la empresa tiene tantas pérdidas”, explica Rodríguez.

La experta también recordó que si bien la Ley de Estabilidad Energética mandaba que el 100% de los ahorros que se produjeran por la baja en el precio de los hidrocarburos –o por la entrada de más proyectos basados en energías renovables- debía usarse para abonar a la deuda con el financiador del sector eléctrico –o sea, Caruna- al final, la Ley de Variación de la Tarifa de Energía Eléctrica al Consumidor lo cambió todo.

El texto legal mandó destinar sólo el 30% para abonar a la deuda. Otro 35% del ahorro se destinó para sustentar un plan de rebaja de las tarifas, que en el mejor de los casos significó una disminución del 9.5% del recibo mensual (aunque algunos no pasaron del 8% o 9%). Por el contrario, todos los usuarios han visto cómo crecía el monto en córdobas de sus facturas, “porque la tarifa está dolarizada”, dijo la experta.

La tercera parte del ahorro observado al cierre del primer trimestre (o sea, el 35% restante) se usaría para financiar programas de alivio a la pobreza. Rodríguez admite que “no se sabe en qué se ha usado ese 35%”. Al cierre de marzo pasado, ese bolsón de recursos ascendía a un poco más de US$13.8 millones.

Es la fecha, y no se sabe de ningún proyecto que haya sido impulsado con esos recursos, y ni siquiera de algún plan para comenzar a hacerlo. En el proceso, los ahorros por el menor gasto en compra de petróleo y sus derivados, ya llega a US$177.9 millones, lo que es 29.9% menor que los US$594.5 millones gastados en el mismo periodo del 2014, según estadísticas oficiales del Banco Central de Nicaragua.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor