Confidencial » Nación » Leer artículo

Denuncian ante CENIDH abusos del Ejército y torturas

Familiares de productor: "Militares lo ejecutaron"

Parientes describen el horror en operativo del Ejército: agricultor, de 70 años, con brazos quebrados, fracturas en la cabeza y herida de arma blanca en uno de sus costados. Cenidh critica doble raseros del Ejecutivo: pide clemencia en EE.UU. mientras PN y militares violan derechos humanos

Octavio Enríquez | 27/8/2015
@cabistan

La mañana del 20 de agosto de 2015, el pastor David Thomas López se asomó al horror al reconocer entre dos muertos cubiertos con plástico el cuerpo de su padre, Pedro Díaz López, en una comunidad rural de Jinotega, al norte del país. Tenía los brazos quebrados, la cabeza reventada y la huella de una herida de arma blanca en uno de sus costados.

Seis días después, el religioso señala en Managua al Ejército de ejecutar al productor, de 70 años,  cuando militares con el rostro encapuchado, vistiendo su uniforme verde olivo, operaron en San José de Bocay para liquidar a Francisco Reyes, uno de los líderes que se alzó contra Daniel Ortega por supuestas razones políticas y que ese 20 se encontraba en el potrero de la finca de Don Pedro pidiendo comida.

—¿Conocés a ése?—le preguntó un militar señalando a Reyes, conocido como “Cinco Pinos”, a quien la Policía acusa de cuatro asesinatos.

—No lo conozco—dijo López.

—¿No las ha oído mencionar?—insistió.

—¡Cómo no!, lo conocen como Cinco Pinos.

—Ah, ¡ese es un delincuente!  ¿Y aquel lo conocés?—le preguntó apuntando el otro cadáver.

—¡Sí, es mi papá!, aquí él ha vivido con su única hija que ha quedado mota, sin su madre y sin hermanos porque ando pastoreando, y vive con un hermano que es el cumiche, ellos cuidaban a mi papá— respondió.

—Sí, él es un delincuente porque le anda dando de comer  a este.

—No sé, porque si aún pasan ustedes pidiendo de comer, ellos les dan de comer al Ejército y la Policía, y a ellos también porque andan armados. Nosotros, los campesinos, no tenemos como defendernos, ¿cómo vamos a negar la comida? No podemos negar la comida—le respondió.

López reveló los detalles del crimen durante una conferencia de prensa en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en la que lo acompañó su hermana María Emilda Díaz Hernández, testigo también de los acontecimientos que sucedieron en la comunidad de Oskiwas, en el sector arenales 2.

La narración de los familiares de don Pedro contradice la información oficial difundida por la Policía Nacional que dijo que “Cinco Pinos” cayó en medio de un enfrentamiento, en que murió otro “delincuente” a quien no identificaron por su nombre mientras "un tercero" salió huyendo.

Confidencial llamó al vocero de la Policía, el comisionado Fernando Borge, para consultarlo sobre el tema, pero alegó que no escuchaba nada antes de cortar su celular. Ni siquiera se dio tiempo para escuchar la pregunta.

Según testigos, antes del amanecer inició la balacera. Minutos antes, ellos vieron a dos alzados que se encontraban en el potrero de su propiedad. Cuando llovió fuego, las mujeres, los hombres y los niños salieron huyendo, pero don Pedro no pudo porque estaba en cama desde hace días. “Cinco Pinos” cayó en el potrero y al padre del pastor lo ejecutaron después.

El pastor dice que su padre lo encontró con una camisola negra en vez de la que andaba. “Lo fui a ver, lo vi torturado. El trabajo de él era vender frijoles, café, en Bocay. En esa zona se han levantado armados. Nosotros estamos adoloridos. La Iglesia donde él se congregaba se llamaba San Antonio”, dijo.

Juan Carlos Arce, coordinador de la sede en Matagalpa, considera que esta ejecución compromete la credibilidad de las autoridades ante la evidente violación de derechos humanos y recordó que ellos preguntaron en los sitios aledaños si había alguna denuncia desde 2014 contra Don Pedro, y la respuesta de las autoridades fue no.

“Ellos relatan una intervención del Ejército, pintos lo llaman. Posteriormente llega la Policía Nacional, no como señala la nota de prensa y donde se habla de un enfrentamiento. No es cierto que Don Pedro era delincuente. Este es un caso que merece una investigación sincera sobre lo que pasó”, dijo Arce que calificó el pronunciamiento policial como una falsedad.

Arce añadió que le gustaría que la Policía explicara por qué ellos están asumiendo el operativo cuando los testigos señalan al Ejército.

Doble rasero de Ejecutivo

Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, remarcó la contradicción de la postura del gobierno a favor de que no haya pena de muerte contra Bernardo Tercero en Estados Unidos, mientras a nivel interno se aplica de hecho.

“¿Cómo pedimos indulgencia para que no ejecuten por la vía legal a nuestra compatriota y aquí se ejecuta persona  por la vía ilícita. Si estamos defendiendo derechos humanos fuera del país, demandemos que se respeten los derechos humanos de todos los que habitamos este territorio”, alegó.

Confidencial llamó al vocero del Ejército, el coronel Manuel Guevara Rocha, quien dijo textualmente: “No voy a hacer comentarios sobre declaraciones ya hechas por la Policía Nacional”.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor