Confidencial » Política » Leer artículo

Activista viste como primera dama para denunciar: "el poder está en sus manos"

Sátira de Murillo en protesta contra CSE

Protesta pacífica número 20 en exigencia de elecciones libres y transparentes. "No queremos más chanchadas", gritan manifestantes

Dánae Vílchez | 26/8/2015
@DanaeVilchez

Eloisa Altamirano arribó este miércoles al punto de protesta en un carretón de caballos. De pie, saludaba alegremente a todos las automóviles que pasaban en la rotonda Ruben Darío, frente a Metrocentro, mientras los transeúntes sacaban sus celulares para grabar el espectáculo. Con grandes anteojos celestes, visera roja, numerosos collares y pulseras de cuentas y falda larga, Eloisa se disfrazó de la primera dama, Rosario Murillo, utilizando la parodia como herramienta crítica del poder. A su lado, 4 jóvenes vestidos de antidisturbios la escoltaban, mientras ella gritaba: "quiero seguir robando, quiero seguir robando".

En su papel de Murillo, Altamirano fue la atracción central durante la marcha número 20 por elecciones libres y transparentes. Bailó frente a la línea de antimotines y evocó algunos de los escenarios políticos de los últimos años. "Callate que hay cámaras, nadie puede saber la verdad”, dijo durante una sátira en la que peleaba con una de sus ‘policías’, quien a su vez le gritaba abiertamente que era su culpa lo que pasó con la masacre de “Las Jagüitas”.

La joven estudiante, miembro del Movimiento Democrático Nicaragüense, explicó que decidió vestirse de la primera dama para simular los gastos excesivos que esta realiza y exaltar su papel predominante en la esfera política. "En vez de traer a Daniel Ortega trajimos a Rosario Murillo para mostrarle al pueblo que el verdadero poder ahora se encuentra en manos de ella", dijo la activista.

La manifestación pacífica, convocada por el Partido Liberal Independiente (PLI) y el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), se realiza todos los miércoles en Managua y distintas cabeceras departamentales del país, cerca de las instalaciones del Consejo Supremo Electoral (CSE). Como en todas las ocasiones hubo presencia policial, aunque esta vez fue moderada. Tres líneas de antimotines impedían el paso, mientras el comisionado general Pablo Emilio Ávalos, se ubicaba al fondo para supervisar el operativo.

Unas doscientas personas participaron, entre ellos dirigentes políticos y diputados opositores. A pesar de que llevan meses en protesta sin que el gobierno reaccione a las exigencias, el diputado del PLI por Madriz, Armando Herrera, considera que han cumplido los objetivos que se han plantearon desde el inicio. “Esperamos que esta protesta se vaya extendiendo como una bola de nieve en toda Nicaragua. Necesitamos que Daniel Ortega entienda que los nicaragüenses ya no queremos ese Consejo Supremo Electoral. Esperamos cedulación universal y que haya elecciones libres” dijo Herrera.

Asimismo, la representante en Managua del MRS, Suyen Barahona, aseguró que estos espacios de manifestación ciudadana han dado resultados fructíferos, pues se han convertido también en momentos de desahogo sobre problemas cotidianos. “Hay un grupo que hoy trajo el tema de la baja en los combustibles, que a pesar que sus precios han descendido mundialmente en Nicaragua no vemos que se represente el cambio en la tarifa. Vamos a seguir movilizándonos y demandando solución a los problemas sociales y políticos”, manifestó Barahona.

Amenizado con música y diferentes expresiones políticas, el plantón se realizó de manera pacífica. El joven Saúl Verde quemó su cédula de identidad para mostrar su descontento con el cobró de 300 córdobas, impuesto ilegalmente al documento de identidad. Otro de los grupos asistentes llevaron una cabeza de puerco, marcada con las siglas CSE en la frente. “Esta cabeza es el símbolo con el que queremos expresar que no queremos más chanchadas”, expresó el manifestante, David Campos.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor