Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

"Operación Chanchera" puso en jaque el régimen de Somoza

Testigos de la Historia

Los protagonistas del asalto al Palacio Nacional revelan en un documental detalles poco conocidos sobre el histórico operativo

Cinthia Membreño | 24/8/2015
@LaMembrete

“La verdadera historia de los revolucionarios sandinistas se escribirá hasta que estemos todos muertos”, sentenció Edén Pastora este sábado, al cumplirse el 37 aniversario de la toma al Palacio Nacional. Esta fue la conclusión que brindó durante la proyección del documental “Operación Chanchera”, una obra que relata lo sucedido aquel 22 de Agosto de 1978, fecha en que 24 hombres y una mujer pusieron en jaque al régimen de Anastasio Somoza Debayle.

En el encuentro realizado en Managua, el exguerrillero recordó que haberse disfrazado con los uniformes de la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBII) –el cuerpo élite de la Guardia Nacional– fue lo que garantizó la irrupción del comando Rigoberto López Pérez en la sesión que el Congreso celebraba ese día. “Lo facilitó porque íbamos vestidos de guardias y todos los que estaban allí, incluyendo diputados, periodistas y personal del palacio, le tenían pánico a ese cuerpo militar. El uniforme fue vital”, aseguró.

Anécdotas como éstas forman parte del documental de sesenta minutos de Heydi Salazar, quien dedicó los últimos siete años de su vida a reconstruir ese episodio de la Historia de Nicaragua. A través de entrevistas con sus protagonistas, la autora relata lo que sucedió en los días previos al suceso. “Este documental los reúne en un mismo espacio para que cuenten lo que iban hablando en el recorrido, lo que sucedió durante el operativo y lo que pasó dentro del Palacio Nacional”, explicó la periodista y fotógrafa.

En una entrevista colectiva en la que aparecen Dionisio Marenco, Edén Pastora, Hugo Torres y Dora María Téllez –la única mujer que participó en la estrategia– los exguerrilleros expresan que el asalto se retrasó una semana porque no contaban con las camionetas, uniformes y armas que el comando utilizaría para ese fin. Entre risas, también confiesan que prepararon tanto el operativo, repitiendo una y otra vez las acciones estipuladas, que para el momento en que lo ejecutaron iban demasiado cansados. “Es bonito recordar estas cosas treinta años después”, expresa Pastora en el documental.

La pieza cinematográfica de Heydi, que se presentó en la capital como parte de una gira nacional, lleva a los protagonistas a los puntos por donde pasó el comando Rigoberto López Pérez hace más de tres décadas. Edén Pastora, por ejemplo, recorre la casa de tres niveles que Dionisio Marenco poseía en la Colonia Serranía. Allí, la mitad de los guerrilleros se hospedaron para prepararse antes del asalto. También fue en dicho lugar donde la comandante Dora María Téllez, reconocida historiadora, se dejó el cabello corto por primera vez.

“Cuando Dora María se pone la boina, yo dije: ¡oye, pero si es una EBBII! De verdad que se parecía, porque esos guardias eran muy jóvenes y delgados”, recuerda Edén Pastora en la entrevista. Por su parte, la comandante relata que su compañero de comando tiró una granada a las puertas del Palacio Nacional que dilató demasiado tiempo en explotar. “Ese día no hubo ningún muerto, pero todos quedaron sordos”, dice la guerrillera, riendo. Al recuperar la seriedad, admite que los combatientes no tenían un Plan B y que por tanto sabían que ésa era la única oportunidad para debilitar al dictador.

Pastora agrega que aunque los nicaragüenses los percibieron como héroes, sintieron mucho miedo antes del operativo. “Íbamos a lo que sabíamos. Sabíamos que haríamos algo trascendental, sin precedentes, en la historia de Nicaragua. Teníamos miedo, pero sabíamos que (Anastasio) Somoza (Debayle) no podía seguir. ¡Qué cachimbazo ese hijueputa! ¡Qué cachimbazo! Él nunca se recuperó después de eso”, dice un Pastora satisfecho.

En el encuentro de este sábado, Luis Pallais Debayle –quien para 1978 fungía como diputado del Congreso Nacional– aseguró que el primer balazo que tiró Edén Pastora al entrar al Palacio le rozó la cabeza. “Todavía tengo el chichote”, dijo, señalando su calvicie. Al ser entrevistado por Heydi hace varios años, el primo hermano de Somoza hizo una observación elogiada por el público que asistió a la proyección de Operación Chanchera. “No es recomendable que una familia se mantenga en el poder. No importa si hubiese sido mi familia u otra. No es recomendable”, advirtió.

El documental continuará presentándose en otras ciudades del país. Visítenos pronto para enterarse de futuras proyecciones. 

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor