Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Crítica del filme "Esta chica es un desastre"

La peor de todas

La conclusión de la película es tan satisfactoria y cómica, que uno termina desarmado

Juan Carlos Ampié | 22/8/2015
@juancarlosampie

La comedia norteamericana pasa un momento curioso. Como nunca antes, las mujeres brillan en el escenario. Tina Fey y Amy Poehler producen certeras series de TV, Lilly Tomlin sigue caminando por ahí, Kristen Wiig encabeza un re-make de “Cazafantasmas”, Sofía Vergara ha redimido al fantasma de Charo en “Modern Family”, Melissa McCarthy se convierte en la segunda venida de Austin Powers, y Lena Dunham cosecha sonrisas que mortifican en “Girls”.

Aún así, cada cierto tiempo, el fantasma de la misogínia se manifiesta. De vez en cuando, algún hombre alega que la comedia es cosa de hombres. Amy Schumer es la última guerrera que viene a sepultar esa idea. Durante tres temporadas, ha brillado en la serie de sketches “Inside Amy Schumer”, en Comedy Central. Protegida por las relajadas políticas de la televisión por cable, ha logrado darle rienda suelta a un estilo atrevido, que balancea hilaridad y conciencia de género. Cualquier sujeto que celebra la llegada de la franquicia “Hooters” a Nicaragua, debería ver el sketch “Nutters”, en el cual Schumer voltea la tortilla: son los hombres los que se convierten en meseros vulgarmente sexualizados. Búsquelo, esta disponible en YouTube.

Con “Trainwreck”, Schumer se une al director Judd Apatow para llevar a la pantalla grande – y al mundo entero – su estilo particular. La comedia se basa en la idea de revertir los papeles de género. Amy, intrepretando a un personaje con su propio nombre, se comporta básicamente como un hombre tradicional: no deja que los sentimientos se interpongan en una ajetreada agenda repleta de sexo casual, bebe demasiado, y tiene miedo a la genuina intimidad emocional. Es vagamente cruel con su pareja recurrente, un hiper sensible fisicoculturista (John Cena). Amy tiene, además, un trabajo de hombre: escribe artículos para una “revista de caballeros” estilo Maxim. La temible editora – Tilda Swinton, hilarante – le asigna la tarea de escribir el perfil de un médico de deportistas, Aaron (Bill Hader). La química entre ellos es innegable, y Amy sucumbe ante sus atencione. Sin embargo, el camino hacia una relación duradera esta minado por las inseguridades de Amy, fundamentadas en la conflictiva relación con su padre (Colin Quinn).

Alternative content

La película sigue un arco narrativo familiar en casi todas las comedias contemporáneas: la educación emocional de un personaje, quien debe superar el agoismo hedonista para encontrar la felicidad con una pareja estable. La idea es eminentemente conservadora. Es testamento a la lamentable inquidad entre los géneros, que la novedad de ver a una mujer en ese papel baste para justificar una película. “Trainwreck” se destaca por dos factores: primero, la temeraria actuación de Schumer. Si nunca ha visto su serie, las escenas cómicas tendrán una carga revelatoria. Y nada puede prepararlo para la descarnada emotividad de las escenas más dramáticas. Segundo, porque Schumer y Hader no son una pareja atractiva en el sentido convencional de la palabra - no parecen estrellas -, y esto le da una frescura inesperada al asunto.

Por lo demás, Apatow consigue que las convenciones del género funcionen a cabalidad. El extenso reparto es memorable, nutrido por alumnos y graduados de Saturday Night Live, comediantes veteranos, y actores que uno nunca esperaría ver en una película como esta. Swinton se roba cada escena. Brie Larson asume mucho peso dramático como la hermana menor de Amy. La profesión de Aaron justifica las apariciones de varias estrellas del deporte, incluyendo un sopresivamente efectivo LeBron James. Una o dos escenas de más hacen que el metraje se extienda más allá de lo necesario, pero la conclusión es tan satisfactoria, cómica y emocionalmente, que uno termina desarmado. El éxito taquillero de la película en Estados Unidos garantiza que Schumer sea vista como una estrella viable. Ojalá sus futuros proyectos sean tan acertados como este.

Clasificación 

“Esta Chica es un Desastre”

(Trainwreck)

Dirección: Judd Apatow

Duración: 2 horas, 5 minutos aprox.

Clasificación: * * * (Buena)

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor