Confidencial » Economía » Leer artículo

Pólizas pagan entre 6 y 99 veces la suma asegurada

Nicaragua a la cabeza de los microseguros

Un programa implementado en Nicaragua, Honduras y El Salvador ha cambiado la visión sobre la adquisición de seguros en la región

Iván Olivares | 20/8/2015
@IvanOlivares66

A lo largo de su primer año de implementación, casi 10,300 personas (la mayoría de ellos trabajadoras por cuenta propia) han comprado un microseguro. La mayor parte de ellos son mujeres cabezas de familia (más de 5,400 del total) y están en Nicaragua, donde en 2014 arrancó este programa regional, que después se expandió a Honduras y El Salvador.

Dada su condición de varón, Gerald Vega es un cliente atípico, que a principios del presente año compró un microseguro contra accidentes, y para su (mala) suerte, tuvo razones para cobrarlo, apenas cuatro meses después de haberlo comprado.

Vega, que trabaja como inspector forestal del Instituto Nacional Forestal (Inafor), en Rivas, relató en el segmento ‘Cuentas Claras’ del programa de TV ‘Esta Noche’, que se transmite por Canal 12, que la madrugada del 31 de mayo, viajaba en su motocicleta entre San Jorge y Rivas, para investigar una denuncia de madera ilegal, cuando otra moto en la que viajaban dos ciudadanos invadió su carril y se estrelló contra él.

Alternative content

El resultado fue lesiones en la rodilla y los dedos de su pierna izquierda, por lo que requirió dos días de hospitalización en la clínica de la Institución Proveedora de Servicios de Salud (IPSS) a la que está afiliado. Dos días después de haber recibido el alta, se dirigió a la sucursal rivense de Fundación para el Desarrollo de la Microempresa (Fudemi), donde había comprado su póliza. Siete días después, tenía el dinero en la mano.

El compró el Plan ‘A’, del microseguro de renta ‘Ingreso Seguro’, que garantiza un pago diario hasta por 30 días, en caso de accidente. La idea es que el contratante (generalmente, un trabajador por cuenta propia), cuente con un ingreso fijo durante el tiempo de recuperación, que le permita hacer frente a sus obligaciones familiares.

Tyron Martínez, Gerente de Fudemi en Rivas, explicó que Vega pagó C$1,248 por su póliza, y obtuvo un pago de C$7,410 (casi seis veces), al reportar su accidente en tiempo y forma, señalando con orgullo que la sucursal que él dirige “es la que más pólizas ha pagado”.

Omar Escobar, Gerente de Proyectos de Fudemi, explica que la mayor barrera para que la gente se decida a adquirir un seguro (sea micro o no), es la duda de si está haciendo un gasto (si no lo cobra o aunque lo cobre no se lo paguen), o una inversión, en caso de llegar a necesitarlo, y que efectivamente, se lo paguen.

Con eso en mente, el Gerente Martínez aboga por tratar de “cambiar la mentalidad del público, para sensibilizar a los clientes sobre la necesidad de asegurarse”. En esa misma línea, Escobar adelanta que cerca del 10% de su cartera de clientes ha contratado un microseguro con ellos, “y esperamos alcanzar al 20% del total en el resto del año”.

“Normalmente, el usuario de este producto es el cliente de la institución de micro finanzas que ha solicitado créditos por muchos años”. La idea –además de generar ingresos para la empresa que lo vende- es “reducir las vulnerabilidades a las que todos estamos expuestos cada día”, así como también aumentar los niveles de inclusión financiera de los ciudadanos, explica Escobar.

Martínez detalla que, aunque la mayor parte de los clientes responde a la categoría de “mujeres cabeza de familia”, “trabajadores por cuenta propia” y “nicaragüenses”, en realidad, cualquiera puede comprar un microseguro, tanto el de vida como el de renta segura. En especial, tomando en cuenta que es más barato que comprar uno con una de las aseguradoras ‘grandes’.

Después de lo ocurrido, Gerald Vega está claro que los C$1,248 que pagó por su póliza fue una inversión, y no un gasto. “Es una inversión, y yo voy a volver a comprar mi seguro. Creo que todos debemos tener un sentido de responsabilidad para con nuestras familias, siendo que siempre estamos propensos a sufrir un accidente”, predicó.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor