Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Su negocio nació como proyecto de graduación en la Feria ExpoImagen

Dulces que arrancan suspiros

Un joven diseñador fusiona los dulces tradicionales nicas con la repostería fina a través de la Pastelería Suspiros

Olga Sánchez | 20/8/2015
@onguittasanchez

Las batidoras, los moldes y envases para medidas son los protagonistas de un experimento que ha tomado forma en un pequeño garaje de Managua. Una máquina roja para cortar fondant - una pasta parecida a la plastilina pero comestible - es la más reciente inversión de Enrique Talavera, un diseñador gráfico que montó el Taller de Pastelería Suspiros tras participar en un evento organizado por su universidad.

ExpoImagen, una feria que ayuda a los alumnos de la Universidad Americana (UAM) a prepararse para el mundo laboral, sirvió como plataforma para que Enrique - ahora egresado de la licenciatura en Diseño y Comunicación Visual - abriera las puertas de su negocio al público. Aunque ya finalizó su carrera, continúa capacitándose para adquirir nuevos conocimientos en pastelería y busca nuevas formas para ampliar su propuesta.

Rescatar costumbres de antaño


Enrique cuenta que desde pequeño le llamó la atención la pastelería, pues su abuelita tenía un negocio en donde adquirió los conocimientos básicos sobre el arte de preparar pasteles y postres. Para desarrollar su proyecto de graduación, aprendió las recetas necesarias para montar su empresa. Así nació “Suspiros”, una iniciativa que fusiona los dulces tradicionales con técnicas de pastelería fina. La idea es retomar las costumbres de antaño de nuestro país, que han ido disminuyendo con el tiempo y ahora sólo logramos ver por temporadas.

Según este emprendedor, combinar el diseño con la pastelería no ha sido difícil porque para él la gastronomía también involucra la creatividad. Se trata de poner en práctica dicho proceso, hacer una lluvia de ideas, buscar referencias y crear una propuesta mejorada. En las redes sociales, la interacción con quienes visitan su fanpage o hacen pedidos es clave para posicionarse y crear nuevos diseños. Enrique admite que para cumplir con estándares de calidad en sabor e imagen, sólo trabaja con pedidos que como mínimo se hacen con dos semanas de antelación.

Enrique explica que el nombre de su negocio se relaciona a su deseo de provocar suspiros en aquellos clientes que probaran sus productos. “La dulzura te hace volver”, el slogan de su pequeña empresa, está ligada no sólo a la ambición de crear una clientela fiel, sino al recuerdo que produce consumir dulces tradicionales. El joven cuenta que cuando prueba un pastel que lleva cajeta o almíbar, vuelve por un momento a los tiempos en que, siendo un niño, solía ir a la pulpería. Con la dulzura, el joven no sólo se refiere al azúcar, sino que también nos habla de lo intangible de la dulzura de la gente, el cariño, pasarla bien, divertirse, jugar, explica quien también es miembro del grupo de comedia stand-up Los Wampiros.

La picardía en un postre


Como parte de su oferta, Suspiros ofrece pasteles, galletas y cup-cakes bautizados con nombres tan tradicionales como pegajosos: “Viendo al Hicaco”, “Despapayate”, “Coyol quebrado, Coyol comido”, “Hijos del Maíz” y “Tu gloria, Tu gloria”.

Viendo al hicaco: inspirado en una frase popular que los nicas utilizamos con frecuencia, para denotar que alguien está distraído. Enrique creó un pastel de vainilla que también puede llevar la esencia del hicaco. Como complemento, su cliente decide si él colocará dulce de leche, leche condensada o mermelada de guayaba. Encima, agrega un baño de merengue con un grupo de hicacos “mirando al hicaco”, es decir, todos miran a una sola fruta que quedó al otro extremo de la torta.

Hijos del Maíz: toma como referencia la canción de Luis Enrique Mejía que porta el mismo nombre. Consiste en una torta de maíz marmoleada con chocolate, que puede llevar como relleno cualquiera de los tres dulces antes mencionados, sólo que ésta va decorada con un baño de merengue tradicional y arriba unos granos de maíz tiernos.

Coyol quebrado, coyol comido: la frase se refiere a la cultura financiera del nica. Creó una torta que va acompañada de cualquiera de los tres rellenos. Cuando bate la mezcla, agrega trocitos de cajeta de coyolito.

Tu Gloria, Tu Gloria: es el pastel más famoso entre sus clientes por estar inspirado en la tradicional Gritería a la Virgen María, que ocurre los 7 de Diciembre. Consiste en un pastel de coco al que agrega trozos de cajeta rosada, dándole un color diferente y en la parte de arriba lo adorna con los tres tipos de cajeta que todos los nicas conocemos: de coco rosada, de coco color café y piñonate.

Para encargos, llame a Enrique Talavera al teléfono 8982 6388

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor