Confidencial » Nación » Leer artículo

Policía identifica a banda criminal que asesinó a cinco oficiales

Granera: "Es un crimen que nos duele"

Banda se dedica a abigeato, robo con intimidación, asesinatos y extorsiones. Atacaron a oficiales con escopetas y pistolas calibre 38, liberaron a miembro de grupo, y se llevaron consigo 4 fusiles AK que portaban las víctimas. Estado rinde homenaje con ausencia de Ortega

Octavio Enríquez | 18/8/2015
@cabistan

La jefa de la Policía Nacional, la primera comisionada Aminta Granera, identificó este martes a la banda “El Chofer” como la responsable del asesinato de cinco de sus agentes en una zona recóndita del Caribe sur de Nicaragua, donde las autoridades aseguran que les están dando persecución.

Alternative content

“Es un crimen que nos duele”, dijo Granera, quien dio una conferencia de prensa minutos después que el Estado, representado por la jefatura policial, la comandancia del Ejército, la Fiscalía y el Ministerio de Gobernación con la notable ausencia del Presidente Daniel Ortega, rindió honores a los oficiales caídos en un simbólico acto en que prometieron justicia y les entregaron a sus familiares la medalla al valor subcomisionado Juan Ramón Torrez Espinoza.

Según la jefa policial, la banda se dedica a abigeatos, robo con intimidación, asesinatos y extorsiones y es investigada por la dirección de inteligencia policial desde enero de 2014. De hecho, ella añadió que cinco de sus miembros son procesados desde el siete de julio pasado en Nueva Guinea.

La versión oficial contada a los medios de comunicación es que el domingo pasado los cinco agentes fueron atacados entre 8 y 8:30 de la mañana con escopetas y pistolas calibre 38 en un número “no determinado” entre los caseríos Santa Rosa y El Guineo.

“No dijimos que era una emboscada porque no tenemos testigos, sabemos que fueron atacados por un número de elementos que los atacaron a mansalva con escopetas y pistolas de acuerdo a los casquillos encontrados en el lugar”, dijo Granera, que se hizo acompañar en la conferencia por los miembros de la jefatura, entre ellos el comisionado general Róger Ramírez, de Managua; el jefe de inteligencia, Adolfo Marenco; el jefe de seguridad pública, Francisco Díaz, y el de investigaciones, Ramón Avellán.

Rescataron a miembro de banda

La banda rescató en el operativo a Jerónimo Aguilera Cano, conocido como “La Cegüa” y se llevaron los cuatro fusiles AK que las víctimas portaban, según Granera, que explicó el ataque como una represalia a la captura de este señor y al proceso legal abierto contra ellos en julio pasado.

Aguilera Cano fue detenido por la Policía después que sus oficiales recibieron información en el poblado Pijibay de su presencia una asamblea comunitaria el sábado 15 de agosto, además de la de otro de los líderes del grupo delincuencial, Ronald Díaz Torres, pero este último no fue arrestado.

Granera explicó que todos estos poblados se encuentran “remotos” y dijo que los oficiales llegaron a Pijibay para dar seguridad a la inauguración de una escuela pública. Ellos se encontraban asignados a la unidad policial, ubicada en el polo de Desarrollo Daniel Guido, en Punta Gorda, de Bluefields en la RAAS, y recorrieron cinco horas a pie para llegar al sitio de la asamblea comunitaria.

A las seis de la mañana del día siguiente, de la reunión en el poblado, regresaron a caballo. La jefa policial aseguró que este sector del país es zona de “traspaso del narcotráfico”, aunque reconoció que no tiene evidencia hasta ahora sobre la participación de este grupo en un caso concreto de tráfico de drogas, lo que no descarta tampoco que en la investigación “pueda salir”.

“Estamos trabajando a esta banda y a otra banda en esta zona. Tenemos la mejor coordinación con el Ejército”, dijo Granera

Sentido homenaje a las víctimas

El acto de homenaje inició a las 9:19 de la mañana cuando los miembros de la jefatura, encabezados por Granera, salieron al portón principal del edificio Faustino Ruiz de Plaza El Sol, la sede central de la Policía en Managua. Durante nueve minutos el tráfico fue detenido, mientras las patrullas 676, 675, 686, 672 y 687 llevaban los restos del oficial y jefe de sector, Santo Andrés Sevilla Castro, del oficial Roberto Granados y de los policías voluntarios, los hermanos Wilber y Jorge González, y también Wilbert López.

Los oficiales asesinados fueron cargados por una guardia de honor y recibidos por los miembros de la jefatura mientras las sirenas de 17 patrullas no dejaban de sonar, igual que una docena de motocicletas, hasta que los féretros envueltos en la bandera azul y blanca fueron llevados hasta la plazoleta en honor a los caídos de la institución donde una estatua de Sandino, con una pañoleta rojinegra, destaca junto a una placa en honor al comandante Tomás Borge Martínez, fundador de la Policía Nacional.

Aurelia López Martínez, madre de los hermanos González, pidió justicia ante las cámaras de televisión. Una de las hijas de la señora, Martha González, relató que sus hermanos llamaron por teléfono hace 15 días para decirle que vendrían a Managua para que les hiciera unos uniformes.

Granera relató quiénes eran los oficiales asesinados. Sevilla nació en la comunidad El Sauce (León), tenía 39 años y tres años de servicio en la institución y a su muerte dejó a seis hijos. Granados murió a los 31 años, era del municipio El Tortuguero y tenía tres de servir en la institución, dejó dos hijos.

Wilber López, de 31 años, junto a su hermano Jorge eran originarios de Managua. Dejó dos hijas, una de cinco y otra de dos. Jorge González, su hermano, no tenía hijos. Murió a los 33 años, tenía tres años de servicio.

“El policía Wilber Pérez era originario de Juigalpa Chontales, tenía 22 años, dos años de ser policía voluntario, deja a su madre, tiene una sobrina que es miembro de la Dirección de Operaciones Especiales. Santos Castro Sevilla Castro tiene también tres hermanos más dentro de la Policía Nacional”, agregó Granera.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor