Confidencial » Economía » Leer artículo

Policía incauta centenares de reses en fincas de Somotillo, en Chinandega

Investigan a concejales FSLN por contrabando de ganado

Confidencial en la frontera con Honduras, en los puntos de tráfico ilegal de ganado. Hijo de ex alcalde sandinista de Somotillo enlistado como sospechoso

Ismael López | 17/8/2015
@lopezismael

Funcionarios sandinistas del gobierno municipal de Somotillo, Chinandega, fronterizo con Honduras, son investigados por su presunta vinculación con el tráfico de ganado, según documentos oficiales de la investigación a los que Confidencial tuvo acceso.

Se trata de la concejal Elvira Auxiliadora Acosta, a quien el pasado 19 de junio le incautaron 670 cabezas de ganado, y el también concejal Oldemar Medina, a quien le decomisaron 121 novillos dos días después.

Además de los concejales, la documentación de la Dirección de Auxilio Judicial indica que Saddam Osejo, hijo del exalcalde sandinista de Somotillo, Agresio Osejo, está enlistado como sospechoso de traficar ganado, así como Luisa Lindo, ganadera de Somotillo a quien le incautaron el 21 de junio 63 novillos provenientes de Matiguas, Matagalpa. 

El ganado está en manos de los sospechosos en calidad de depósito, pero las autoridades policiales no deciden aún si remiten las investigaciones a la Fiscalía para procesarlos.

“Se le ha ocupado el ganado con algunas inconsistencias, al final ellos están demostrando con la documentación. Estamos en el proceso de revisión, si al final del proceso ellos no justifican pues nosotros concluimos que ese ganado fue mal habido y judicializaríamos”, dijo a Confidencialel comisionado Francisco Ruiz, jefe de la Policía de Somotillo.

Ruiz dijo que los concejales no están libres de la investigación. “Libres de la investigación estarán una vez que se tenga el finiquito de todo el proceso.  Para ponerle un ejemplo, si a usted le ocupamos 100 cabezas de ganado y solo logra justificarnos 60 o 70 y no puede justificar las otras 30, ahí vamos a comenzar a judicializarlos, porque hasta el momento hay una irregularidad, hay una inconsistencia (en la documentación)”, precisó.

Confidencial buscó a los concejales para conocer su versión, pero hasta el cierre de esta edición no habíamos obtenido respuesta. A Acosta la buscamos en su casa en el casco urbano de Somotillo y en sus fincas Zatoca y El Moral, en el límite fronterizo con Honduras, pero no quiso darnos una versión. En la casa de Medina, en la comunidad Francisco de Asís, dijeron que no estaba.

Los mataderos industriales, aglutinados en la Cámara Nicaragüense de la Carne (Canicarne), han denunciado en los últimos meses que por culpa del contrabando de ganado (que ellos calculan en 150 mil cabezas al año) y la subvaluación, están desabastecidos.

José Daniel Núñez, gerente del Nuevo Carnic, indicó que en julio ellos siempre sacrificaban 14 mil reses al mes, pero esta vez por el desabastecimiento solo llegaron a siete mil.

“Nosotros no somos investigadores, no nos corresponde investigar, con las estadísticas que están disminuyendo, damos la voz de alarma para que las autoridades tomen acciones pero sí se oye decir que por Chinandega, Somotillo, Wiwilí, por Wanblan son puntos fuertes donde está saliendo el ganado (ilegal)”, precisó Núñez.

Según Núñez “el ganadero vende al mejor postor, no es un problema del ganadero, no es un problema de la industria, es un problema de autoridades nacionales civiles y militares que pongan fin a una ilegalidad”.

Una frontera porosa

El comisionado Ruiz no negó que el contrabando exista, pero justifica  que hay 109 puntos ciegos en la frontera de Somotillo con Honduras y pocos recursos para investigar. En la delegación policial bajo su cargo no tienen una patrulla y apenas 18 agentes están a su cargo para cubrir a un municipio de 1,100 kilómetros cuadrados y 30 mil habitantes.

“Resultan difíciles para la Policía y el Ejército poderlos controlar (a los contrabandistas), son bastantes puntos ciegos que es por donde puede entrar mercadería y salir mercadería y ganado”, reconoció Ruiz.

Según el jefe policial la relación de los contrabandistas de ganado con algunos dueños de fincas en el borde fronterizo les permite camuflar su actividad ilícita. “Hay personas que de alguna manera limitan con el borde fronterizo. Alguno de ellos tienen tierras al otro lado de Honduras, hay algunas dificultades”.

Ruiz señaló que hay fincas en el borde fronterizo sospechosas de prestarse al trasiego de ganado.

Una de esas fincas es La Zatoca, fronteriza con Honduras, propiedad de Elvira Auxiliadora Acosta, concejal del FSLN. Acosta es señalada por los habitantes de la comunidad de Palo Grande de ser la dueña del ganado y de prestar su finca para el trasiego ilegal.

Según la investigación el ganado ilegal ingresaba de noche a Palo Grande en camiones, permanecía en la finca de Acosta y días después era cruzado ilegalmente a Honduras.

Una tierra de nadie

A 20 kilómetros de Palo Solo, bordeando el Pacífico y también fronterizo con Honduras está el asentamiento Carlos Núñez, formado por cooperativas de campesinos que exigen al Estado les entregue casi 5 mil manzanas de tierra. Erving García, un médico naturista del lugar, ha visto pasar el ganado nicaragüense rumbo al norte.

“Ellos van de paso para Honduras, las razones de por qué lo hacen si es que les ofrecen un mejor mercado no sé, eso ya no me toca a mí. Sale de Nicaragua todavía, pero ahora que esté el Ejército y nosotros aquí nos convertimos en los cuidadores de la zona, si hay algo que no es correcto o prudente que está pasando notificamos a las autoridades y se les da seguimiento”, indicó García.

Las montañas de la zona, la poca presencia del Estado, la frontera con Honduras y lo difícil que es acceder a esta región, la han hecho propicia para todo tipo de ilícitos, según García.

“Todo mundo sabía que aquí era ruta del narcotráfico y tráfico de ganado, había hasta pistas, donde había negocios ilegales, aquí pasaban 10 mil cabezas de ganado por semana sin pagar ningún impuesto al país… Todavía se ven fachadas ahí donde estaban las pistas porque ya no las utilizan. Desde que vinimos pararon de hacer cosas, miramos sí aviones sobrevolando bajito buscando donde aterrizar”, dijo García.

 

La subvaluación de ganado

Canicarne estima que no solo el tráfico de ganado los perjudica, sino también la subvaluación de ganado en pie que se va exportado.

“La subvaluación se puede ver en las hojas del Cetrex (Centro de Tramites de la Exportación) y se puede ver por ejemplo como el ganado que va para Venezuela y el que saca Sukarne va con su precio real y su peso real, pero otro ganado que va para Guatemala es subvaluado”, dijo Núñez, vicepresidente de Canicarne y gerente del Nuevo Carnic.

Según Núñez, la industria de la carne no está en contra de las exportaciones de ganado en pie y de la competencia legal. “Estamos en contra de eso, estamos en contra por ejemplo de que haya gente que se ha aprovechado y subvaluado el ganado para pagar menos impuestos o para no pagar impuestos, porque hay muchos de ellos que están morosos y desaparecieron pero no pagaron y por otro lado están el contrabando, que eso no pagan ningún impuesto”.

Los datos de Canicarne revelan que el precio del kilo de ganado exportado en pie que se exporta a Venezuela se registra en el Cetrex a 2.5 dólares y en cambio el que exporta a Guatemala se registra a 0.67 centavos de dólares.

“¿Cómo vas a competir con alguien que no está pagando los impuestos correspondientes al estado?”, cuestiona Daniel Núñez, ganadero y socio del Nuevo Carnic.

En la página del Cetrex llama la atención Servicios Veterinarios y Trámites de Exportación (Servitex) que exportaba ganado en pie a Guatemala pero que actualmente registra una mora con la Dirección General de Ingresos.

Servitex estaba registrada en León y adeuda a la DGI dos millones y medio de córdobas en impuestos. Marcio Rafael Reyes Mairena, que fungía como presidente de la junta directiva y representante legal, no respondió cuando Confidencial le consultó vía telefónica por que habían cerrado operaciones si registraban buenos números en las exportaciones.

“Ese tema ya no es conmigo”, respondió

—¿A quién se lo preguntamos?—

“Al socio”, contestó.

— ¿A dónde lo ubicamos a él?—

“En Guatemala. Va pues chiquito nos vemos”, dijo y cortó la llamada.

Agrocomercializadora de Nicaragua es otra empresa que exporta ganado a Guatemala a 0.67 dólares el kilo en pie. Hasta la semana pasa en los registros de la DGI estaba como insolvente con una deuda de casi medio millón de córdobas.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor