Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Cheslor Cuthbert es proyectado el mejor bateador en la historia de Nicaragua

Talento costeño en Grandes Ligas

Julián Navarrete | 11/7/2015
@juliannavarret9

El peloterito nicaragüense entra como bateador emergente contra Estados Unidos. Desde que salta de la banca acapara la atención. Y no decepciona. Le pega con fuerza a la pelota y la desaparece del parque. Su swing, tacto y fortaleza, conquista al público. En las graderías un señor sabe que el niño de apenas 13 años de edad tiene madera para llegar a las Mayores. Lo sabe porque ha forjado a varios prospectos y reconoce el talento a simple vista. Se impacienta, pregunta y apunta el nombre del jugador: “Cheslor Cuthbert”.

La escena transcurre en Guatemala hace aproximadamente 10 años. La selección de niños de 13 y 14 años de Nicaragua jugaba en un torneo regional y en sus filas se encontraba Cheslor Cuthbert, el Big Leaguer número 14 en la historia de Nicaragua. El señor que presenciaba el partido en las gradas era Wilfredo Blanco, dedicado al desarrollo de jugadores desde hace 35 años.

Blanco fue cazatalentos para Latinoamérica de los Mets de Nueva York durante 18 años. Ese día en Guatemala, Blanco no buscaba talento. Él dice que cuando “caza” nunca mira las categorías infantiles. Siempre vigila a los juveniles de entre 15 y 16 años. Esa mañana solamente apoyaba a la selección de Nicaragua. Después de apuntar sobre Cuthbert, se quedó callado. Siempre lo hace cuando un jugador le gusta mucho. “Esto es un negocio. Funciona de esa forma. No puedes enseñarle tus herramientas a la gente”, dice.

Cuando Blanco regresó a Nicaragua de inmediato buscó a Cuthbert. Se contactó con una persona que conocía al papá y le dio una tarjeta de presentación que indicaba que era “scout” de los Mets. Después de varias pláticas los padres de Cuthbert decidieron entregárselo a Blanco para que lo terminara de criar.

Cuthbert pasó tres años con Blanco puliendo sus habilidades. Aprendió a hablar español y se bachilleró. Cuthbert solamente jugó con la UNICA (Universidad Católica) en Nicaragua y desde entonces llamó la atención de las organizaciones de Grandes Ligas.

El equipo que ofreció más dinero por sus servicios fueron los Reales de Kansas City. En 2009 Cuthbert firmó el contrato más jugoso para un prospecto nicaragüenses: 1.35 millones de dólares. De los cuales un porcentaje le correspondió a Blanco.

El negocio de Blanco funciona así: prepara jugadores por dos o tres años y luego les busca un buen “bono”. Una vez firmado, él cobra un porcentaje al pelotero. El primero en firmar fue Cuthbert. Después lo hizo el jugador chinandegano Jesús López, que en 2013 firmó el segundo contrato más alto: 950 mil dólares. Según el entrenador, el próximo es Mike Loaisiga, hijo del ex pelotero Stanley Loaisiga, a quien tiene bajo su custodia actualmente.

Hasta el momento Cuthbert es el único nicaragüense que ha sido forjado por Blanco y llega a las Mayores.

El llamado a las Grandes Ligas

El domingo pasado Cuthbert fue llamado al primer equipo de los Reales de Kansas City y se convirtió en el último nicaragüense en Grandes Ligas, en un país que juega béisbol desde el siglo XIX. Es apenas el cuarto pelotero de cuadro (que no es lanzador) desde que Denis Martínez pisó por primera vez las Mayores en 1972. Los otros son David Green, Marvin Benard y Everth Cabrera.

Después de pasar seis años en las Menores, el llamado de Cuthbert se produjo cuando la tercera base titular del equipo, Mike Mosutakas, se ausentó por problemas familiares. “Para Grandes Ligas, gracias a Dios. Mi sueño se hizo realidad”, escribió el pelotero en su cuenta de Facebook.

A Blanco no le sorprendió el llamado a su prospecto. De hecho, cuando Cutberth lo llamó y le dio la noticia, no le brindó ningún consejo especial: “¿Qué le voy a decir si a diario hablo con él?”

“Si le dan un millón a alguien, no se lo regalan: tiene que tener talento, Cuando firman a un pelotero por un millón y medio de dólares está obligado en llegar a Grandes Ligas”, dice el entrenador.

Los primeros cuatro partidos del nica con el equipo grande Kansas City han sido de ensueño: batea para 333 de promedio, con dos carreras empujadas y un triple.

Cuthbert se convirtió en el Jugador del Partido, en el último encuentro de la serie contra las Rayas de Tampa Bay. La televisión estadounidense lo entrevistó y Salvador Pérez, estrella de los Reales, le derramó un balde de agua fría, en señal de recibimiento.

“Manejé 973 millas para ver a Cheslor”, se leía en un cartel de una familia estadounidense que llegó al Kauffman Stadium.

Cutberth nació en Corn Island. Es el quinto nica de origen caribeño que llega al máximo nivel del béisbol. Mide seis pies y una pulgada de estatura y pesa 190 libras. Siempre se ha destacado por su fortaleza y tacto, según Juan López, cazatalentos de los Reales de Kansas City en Nicaragua.

“Ya teníamos claro la calidad del muchacho. Desde la juvenil ya lo habíamos chequeado y le habíamos hecho un sinnúmero de pruebas. En las pruebas estuvo bien con el bate, miramos que las manos las había mejorado. Entonces fue interesando más”, asegura el encargado de negociar el contrato con el jugador.

Orlando Estevez, director de los Reales de Kansas City para Latinoamérica, vino a Nicaragua exclusivamente a ver Cuthbert. “En 2008 lo llevamos a Republica Dominicana y le pusieron a unos lanzadores y él sacó el bate bien. Al regreso a Nicaragua, ya sabíamos el valor. Hablamos con los padres y se llegó a un acuerdo”, agrega.

En las sucursales de Ligas Menores se desempeñó en la tercera, segunda y primera base. Aunque siempre su posición ha sido de antesalista. En esa posición jugó en la serie contra las Rayas. El mes pasado fue llamado al Juego de las Futuras Estrella de las Ligas Menores, donde estará presente el próximo domingo.

“Está mostrando que es un jugador de Grandes Ligas”

Este viernes la dirigencia de los Reales decidió bajar a Cutberth a la sucursal Triple A, debido al regreso de Mike Moustakas al primer equipo. Para López este ascenso es sólo el comienzo, y nada más lo subieron para probarlo, pero ya “está enseñando que es un jugador de grandes ligas”.

López dice que Cuthbert siempre fue un jugador bien valorado dentro de la organización de los Reales y fue comparado con Adrián Beltré, tercera base dominicano que actualmente milita con los Vigilantes de Texas.

“La madurez viene con los años y entre más juegos tenga, más va a pulir sus habilidades: el bate, coger bola, seleccionar bien los lanzamientos. Claro, que a él lo van a engañar porque está enfrentando jugadores de grandes ligas, que tienen tremendo cambio y tremenda curva. Pero lo más importantes es que se ha visto calmado, sereno”, apunta.

Según el experto, el futuro de Cuthbert está en manos de la dirigencia de los Reales, el equipo que perdió la última Serie Mundial, y que se encuentra como uno de los mejores de la Liga Americana.

“La dirigencia decidirá si cambiarlo (a Cuthbert) ahorita en julio que se abrió la inscripciones para los cambios, a ver si se refuerzan con alguien en picheo. O talvez piensan trabajarlo para el próximo año, que Moustakas pueda ser agente libre y esperar que Cheslor madure más para dejarlo como titular”, agrega el scout.

El costeño también es el primero en jugar con los Reales de Kansas City. Esta organización solamente ha firmado a dos peloteros en Nicaragua. El otro es Rommel Mendoza, que no prosperó. Cuthbert, en cambio, podría convertirse en el mejor bateador de Nicaragua, según la organización de los Reales y expertos que han valorado el ascenso y evolución del pelotero

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor