Confidencial » Política » Leer artículo

Eligen a magistrada de Ortega mientras Lang niega fraudes electorales

FSLN atrincherado en el CSE

*Etica y Transparencia advierte que comicios no reflejan voluntad popular, sino partido que mejor defiende su voto o ataca el ajeno

Octavio Enríquez | 3/7/2015
@cabistan

En poco más de una hora, con ausencia de la oposición, el oficialismo eligió este viernes en el Parlamento a Judith Silva como magistrada del Consejo Supremo Electoral (CSE). 62 votos hicieron posible que el FSLN extendiera su dominio en una institución, señalada de perpetrar fraudes electorales desde 2008 a favor del partido de gobierno.

El presidente Daniel Ortega propuso el 23 de junio pasado a su antigua ministra de vivienda como candidata; una comisión legislativa allanó su nombramiento en los últimos días y finalmente la mayoría de su partido la eligió frente a una delegación de magistrados  electorales que asistió al evento y celebró con ella que se uniese al grupo.

Silva reemplaza al magistrado José Marenco Cardenal, fallecido el 11 de junio pasado, una elección que ocurre cuando la sociedad civil pide al gobierno que se dé una renovación del sistema electoral de cara a los comicios de 2016, a los cuales podrá Ortega optar a la reelección según la nueva reforma constitucional.

En sus primeras declaraciones, la magistrada electoral prometió trabajar por “fortalecer la democracia”, tal como ella considera que lo ha hecho el FSLN en sus años de gobierno.

Lang: Fueron irregularidades

A pesar de la lluvia de acusaciones,  el FSLN no acepta que ha hecho mal las cosas. El magistrado Emmet Lang, uno de los operadores de Ortega en el CSE —presente durante el nombramiento de Silva— aseguró que en el país no han ocurrido fraudes electorales como se ha señalado y documentado en los medios de comunicación, sino “irregularidades”.

“Yo conozco muchas elecciones con irregularidades, pero ni la Unión Europea ni ninguno dijo que hubo fraude. Dijeron que hubo irregularidades como en toda elección. Las encuestas no dicen que hay desconfianza en el CSE, el tema central es que la oposición y algunos medios de comunicación hacen orquesta en función de la opacidad”, dijo Lang a los periodistas.

El magistrado sandinista recordó las elecciones de 1996, cuando se hallaron boletas en los cauces en la elección en que ganó el ex presidente Arnoldo Alemán, y aconsejó a los partidos que deben fortalecer su presencia en las urnas electorales. “En ese momento se aprendió que en las urnas es que se decide la elección”, dijo.

El dominio total de Ortega

A Roberto Courtney, director del organismo Ética y Transparencia (EyT), no le sorprende el dominio institucional que exhibe el FSLN en la actualidad. Atrás quedaron los años cuando se repartían las instituciones con el ex presidente Arnoldo Alemán.

“Estamos en un país donde no necesitás ni 16 magistrados en la Corte, ni veinte contralores, la institucionalidad y el partido son una misma cosa”, advirtió el especialista.

Los problemas técnicos del CSE son enumerados por Courtney: municipios enteros con más votos que votantes, municipios donde es difícil cedularse, un costo de las elecciones equivalente a la mitad de lo que gasta el país en educación en ese año, fiscales de los partidos que no reciben credenciales o son comprados, tampoco se les entrega copia del acta de escrutinio durante un proceso que acaba sin la publicación de los resultados en su totalidad.

El especialista describe la complicidad de los magistrados electorales en las faltas denunciadas y el nivel de asimetría del FSLN en comparación con los otros partidos, motivado quizás por la formación conspirativa de los sandinistas.

“La forma que tomó el fraude en Nicaragua no es uno en que los magistrados hacen el fraude, sino que se apartan y dejan que el fraude ocurra. Eso no requiere mucha destreza, solo te hacés el loco. Dejás que la Junta Receptora de Votos termine de cocinar la cuestión y vos la das por válida”, explicó.

Para Courtney, el sistema electoral no refleja la voluntad de la población. “En nuestro trabajo hemos observado arriba de 30 elecciones fuera de Nicaragua, el concepto más exótico que ha tenido el país, y que estaban circunscritos todos los partidos, es la defensa del voto. En el resto del mundo, el voto se emite, se cuenta y se acabó. El resultado electoral te refleja que partido en este país es más apto para defender sus votos y atacar los ajenos, no te revela qué preferencia puede tener la ciudadanía en general”, dijo el director de EyT.

 

La candidatura de Monterrey

Durante la elección, el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez justificó por qué no habían considerado como candidata a Kitty Monterrey, ex directiva del PLI, quien tiene dos nacionalidades.

Gutiérrez dijo que ellos son incapaces de violar las leyes para satisfacer un capricho en relación al caso de Monterrey. El jefe de bancada sandinista, Edwin Castro, dijo que no se puede servir a dos patrias. El presentador de televisión, Jaime Arellano, y el diputado Luis Callejas, que eran los otros candidatos para la magistratura, solo obtuvieron tres votos cada uno.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor