Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

El escritor nicaragüense da voz a la mujer detrás del patriarca Abraham

La rebelión de Sara

Sergio Ramírez presenta su nueva novela en un ameno conversatorio con monseñor Silvio Báez

Cinthia Membreño | 26/6/2015
@LaMembrete

En su más reciente novela, Sergio Ramírez decidió explorar el alma de una mujer. Pero no la de una persona cualquiera. Esta vez, quiso comprender a la pareja de Abraham y a quien la Biblia presenta como un ser sumiso. Tomando como referencia los silencios del libro del Génesis, o lo que no sabemos de este personaje, el célebre escritor nicaragüense trató de descifrar qué pasaba por su cabeza, cómo comprendía el mundo y cuál era su relación con Dios. Sara, aquella que apenas habla en el Antiguo Testamento, se ha revelado. 

Si bien es cierto que en el relato de Ramírez la protagonista se muestra imaginativa, creativa y llena de humor, la tarea de reinventarla, de darle voz, fue un ejercicio complejo para el autor. “Como novelista, colocarse en el otro o en la otra es una tarea difícil. Yo trato de entrar en Sara, o por lo menos hablar muy cerca de su oído, saber qué es lo que hay en su corazón”, explicó el autor durante el lanzamiento de la obra, un evento realizado en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra y que contó con casa llena.

Con la ayuda de Sara, el escritor llama la atención sobre incongruencias, datos contradictorios y edades que no encajan en la historia original, una aventura que algunos devotos considerarían un tema sensible. Este no es el caso de monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua. El religioso, quien fue el invitado especial de la noche, aseguró que la obra de Ramírez demuestra que sí es posible hacer un acercamiento literario a la Biblia. Para él, uno de sus grandes aciertos es haber problematizado decisiones que para un feligrés parecerían normales, como destruir dos ciudades, entregar una esposa al faraón o sacrificar un hijo.

“Sara (la novela) nos hace mucho más coloridos y vivos los ambientes y costumbres de la época patriarcal (…) En las narraciones bíblicas hay un escasísimo interés por describir escenarios y los narradores se limitan a sugerir los sentimientos de los personajes haciéndolos actuar (…) La novela ofrece un gran servicio al lector de la Biblia porque se vuelve una gran interrogante. Se verá obligado al trabajo imprescindible de la interpretación histórico-crítica. Le recuerda al lector que no hay un acercamiento válido a las Sagradas Escrituras desde el fundamentalismo o el literalismo”, declaró.

De acuerdo a Báez, la novela es útil para repensar la imagen que los creyentes tienen de Dios. Además de llamarlo mago, Sara lo califica de insensato, caprichoso, violento, olvidadizo, una deidad a la que le gustan los altares y jugar con la gente. “Esta figura es una imagen más del Misterio. A veces manejamos una imagen distorsionada de Dios por no haber aplicado una Hermenéutica adecuada, atribuida al estrecho horizonte cultural y religioso del ser humano detrás de esas tradiciones”, observó.

Durante la presentación, Sergio Ramírez aseguró que Sara siempre llamó su atención al leer la Biblia entre líneas. De hecho, confesó que el título original de la novela, publicada por editorial española Alfaguara, no fue el nombre de dicha mujer, sino la palabra astucia. “Las mujeres silenciosas son las más astutas”, bromeó el escritor. “Ella se enfrenta a un dios que por primera vez en la Historia es un dios único, invisible, que no tiene rostro ni nombre. Quiere encontrar un nombre para él y le llama mago, porque la referencia que tiene de éstos es que hacen cosas extraordinarias”, comentó.

Bertha Valle, comunicadora social y quien sirvió de moderadora para el encuentro, recordó que Ramírez no es el primero que hace una reinterpretación de la Biblia. José Saramago, Premio Nobel de Literatura 1998 y ateo, causó una gran polémica con su novela El evangelio según Jesucristo, pues se aventuró a reescribir la vida de la figura central del Cristianismo utilizando episodios no presentados en los evangelios canónicos. Tras su publicación en 1991, la obra fue tildada por sectores religiosos como una blasfemia y el rechazo de la misma en Portugal provocó la eventual mudanza del escritor portugués a la isla Lanzarote (España).

-¿Teme ser criticado (por publicar una obra como ésta)? - preguntó Valle al Premio Carlos Fuentes 2015

-La verdad es que, teniendo a Monseñor Báez de mi lado, no creo – dijo, astuto, Ramírez.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor