Confidencial » Economía » Leer artículo

Presidente del INE comparece ante la Asamblea Nacional

Castillo culpa a "oligopolio" por altos precios de gasolina

Castillo admitió que el país no paga la energía más barata de la región y afirmó que “no es tan fácil bajar la tarifa de energía eléctrica”

Octavio Enríquez | 14/5/2015
@cabistan

Nicaragua, uno de los países más pobres de América Latina, paga el recibo de energía y la gasolina más costosa de la región centroamericana pese a que Venezuela le provee petróleo a precio preferencial desde enero de 2007. Se trata de un sector marcado por los intereses de la familia presidencial.

El economista Enrique Sáenz, diputado opositor de la comisión económica del Parlamento, explicó que en los primeros cuatro meses del año, desde la primera semana de enero hasta la primera de mayo, el promedio del precio de la gasolina regular en Nicaragua subió 15.45%, mientras en el resto de la región fue del 2%.

“Son datos del comité de cooperación de Hidrocarburos de Centroamérica, una organización que tiene como miembros a los entes reguladores como Instituto Nicaragüense de Energía (INE) de la región”, explicó Sáenz que aseguró que no debería ser tan costoso.

Los rótulos en las gasolineras indican en la capital que para esta semana el precio de la gasolina regular es de 28 córdobas con cinco centavos por litro. La gasolina super es de 30 córdobas con cinco centavos.

Sáenz pidió explicaciones al presidente del INE, David Castillo, que compareció este miércoles en el Parlamento para rendir su informe anual de 2014. Bajo aplausos del oficialismo, que destacó la amplitud de su informe, Castillo aceptó que los precios en las gasolineras los fija el oligopolio existente en el país.

“En efecto en Centroamérica tenemos el precio de combustible más alto que los otros países. No forma parte el INE de ninguna reunión ni de ningún grupo de trabajo donde se fije el precio. El precio es de libre competencia, lo fijarán en la oficina del gerente general de cada una de las empresas (...) Desafortunadamente hay cuatro, tres empresas que compiten, y esa competencia debería hacer la diferencia”, dijo Castillo.

La sombra de la familia

Según la página del INE, el servicio de la distribución de combustible está en manos de Puma Energy, Uno Petrol y la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP), esta última dueña de la red de gasolineras más grandes del país.

Investigaciones periodísticas han demostraron que la red de gasolineras de la DNP, que  el Estado tuvo bajo concesión del grupo privado Glencore, es administrado por Yadira Leets Marín, la esposa del hijo mayor del mandatario.

En el sector hidrocarburos en general la sombra del poder presidencial está patentizado con la presencia de Alba de Nicaragua (Albanisa), la compañía a través de la cual se ejecuta el convenio petrolero que ha significado el ingreso de más de 3 mil millones de dólares desde 2007 y que se encuentra administrado localmente por el tesorero del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Francisco López Centeno.

Las admisiones del funcionario

El presidente del INE fue cuestionado por cinco diputados, dos de ellos oficialistas tras la presentación del informe, una actividad que se extendió por lo menos 50 minutos.

Castillo admitió que el país no paga la energía más barata de la región y dijo que se están haciendo los esfuerzos para cambiar la matriz de producción de energía actualmente a base de petróleo. “No es tan fácil bajar la tarifa de energía eléctrica”, dijo.

El presidente del INE agregó que el país debe pagar el crédito que la Caja Rural Nacional—el banco de operaciones del Alba—hizo para que no subiera el recibo de energía de los nicaragüenses. “Yo firmemente creo que se debe pagar la deuda.  Durante 2011, 2012 y 2013 en Honduras y Costa Rica hubo incremento de la tarifa, aquí no se hizo porque nos prestaron”, justificó.

De acuerdo con datos del diputado opositor Sáenz, la deuda con Caruna ascendía a 168 millones de dólares, pero se había abonado 7.1 millones entre enero y junio de 2014 según el reporte del INE. Sáenz preguntó qué había pasado con el ahorro que como país se había tenido tras la caída del precio internacional del petróleo.

¿En costos de energía?

Castillo justificó en que hubo un incremento de los costos de producción de energía y dijo que el ahorro no se había ido para ningún lado, sino que explicó que había sido utilizado en cubrir los  “desvíos”.  “Desafortunadamente si ustedes ven los costos de compra de energía fueron subiendo. En septiembre  solicité al gabinete de energía como ente regulador la propuesta de incrementar la tarifa de energía en  6% o buscar otra alternativa”, adujo.

Conforme con el ente regulador a marzo pasado, el ahorro por la disminución del precio internacional del petróleo, podía calcularse en 36 millones de dólares. El ahorro fue distribuido en marzo pasado por órdenes del presidente Ortega de esta manera: 35% para reducción de energía, 35% combate a la pobreza y 30% para el pago de la deuda con Caruna.

“Sin ánimos de polémica yo el tema de la decisión de la rebaja tarifaria la veo distinta. Había una ley que decía que había que pagar esa deuda y yo pasé la propuesta. Y hubo una decisión política, que fue contraria a la ley y la corrigió, mandó una ley y aunque la ley diga hay que pagar la deuda, dijo no, una parte es para la rebaja”, justificó.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor