Confidencial » Opinión » Leer artículo

Las legiones mediáticas

En los medios oficialistas no existe ningún límite para cepillar a sus patronos, mienten al pueblo y esconden información

Onofre Guevara López | 12/5/2015

En un poco más de dos años, la estructura transnacional del ejército mediático ha concentrado sus baterías contra Venezuela, con el doble poder de fuego que tuvo desde 1998  al 2012. Y casi como lo ha hecho durante 55 años contra Cuba, que no es poco decir. Con sus cómplices locales hasta le han puesto plazo a caída del gobierno, con tan precisa esperanza, que al inicio de las guarimbas del 2014 su promotor, Leopoldo López, se entregó voluntariamente convencido de que en poco tiempo saldría de la cárcel hacia Miraflores en brazos de sus libertadores. Hoy es candidato a iluso del Siglo XXI.

******

Nada ha sido ni será fácil para la revolución venezolana,  individualizada en Nicolás Maduro (y al pueblo revolucionario, ¿qué lo ficieron?) Fracasados los incendiarios, optaron por la guerra económica calcada en la de Chile de 1973. El ejército mediático calla sobre esa similitud, y procura hacer que el mundo lo olvide, a pesar de que la mano peluda de la CIA fue revelada cuando sus documentos fueron desclasificados. La derecha mundial, que nunca ignoró el papel de la CIA en Chile, ahora  calla sobre su presencia en Venezuela. ¿Remember Kissinger?: “Haremos reventar la economía chilena”. Los venezolanos no lo olvidan para no tener su Pinochet.

******

En la planilla del ejército mediático hay una legión de analistas políticos o politólogos, apurados en cumplir su mandado. Hablan de que los gobiernos socialistas del Siglo XXI (“regímenes totalitarios” en su lenguaje) “han cambiado métodos no objetivos”.  Nunca comentan que sus patronos siguen siendo fieles a sus objetivos y a sus métodos de aplastar pueblos enteros para robarles sus recursos naturales. Declararon el fin de la historia cuando fracasó el socialismo en la URSS, porque son creyentes en que el curso del desarrollo humano transcurre en línea recta y plana, como en una pista de aeropuerto.  Ni siquiera la nueva situación mundial les enseña que la historia es la dialéctica.

******

Mecánicos ideológicos como son, uno de ellos, Julio Shiling, aseguró que es el mismo socialismo que solo cambia de métodos, y en su caverna mental ve en Barak Obama a un “socialista fabiano”. Para ese analista, hasta el gobierno de Ortega es“comunista” con los mismos objetivos y nuevos métodos para engañar a los pobres capitalistas. Esa dundera me recuerda a un amigo, quien se metió a la guardia somocista para combatirla por dentro y terminó como un guardia muy disciplinado. Como el “socialista, cristiano y solidario” Daniel Ortega, que se metió a empresario para combatir al capitalismo por dentro… ¡y terminó hermanado con el Cosep y Carlos Pellas!

******

La sombra colonial no desaparece sobre Puerto Rico. Pero algunos analistas dicen que su pueblo ha votado a favor de su condición colonial, porque quiere seguir viviendo feliz, sin patria. Los votos hasta podrían ser bien contados por las autoridades coloniales, ¿pero cómo olvidar que ese pueblo lleva 117 años sometido bajo normas educativas deformantes de su conciencia e identidad nacionales, absolviendo una cultura ajena y desorientado diariamente por los medios de comunicación colonizados?  Con tanto dinero con que cuentan los  colonialistas frente a los nacionalistas pobres y perseguidos, la ilusión de votar “libremente” se vuelve una completa farsa.

******

Sin embargo, obtener  el 5% o menos de votos a su favor en esas condiciones, es una victoria moral contra el colonialismo. Los analistas no recuerdan que  no solo el 5% de ese pueblo fue capaz de echar de la isla de Vieques a los guardias gringos, sin tener que votar, sino luchando en  las calles. Olvidan que Oscar López Rivera quien lleva 33 años en las cárceles gringas, pagando una condena de 75 años por su patriotismo, y que  renunció a la amnistía, porque le imponían la condición de declararse culpable del crimen de querer la independencia de Puerto Rico. Pero esos analistas les cobran a los patriotas boricuas que Daniel Ortega acompaña para ganarse la imagen de líder internacional.       

******

Abril pasado registró efemérides silenciadas por la legión de analistas mediático, entre ellas, el 50 aniversario de la invasión gringa a la República Dominicana, con 42 mil soldados y hasta con guardias somocistas.  Poco antes, bajo tutela del gobierno de Lindon B. Johnson, los herederos de Trujillo habían derrocado al presidente progresista Juan Bosch.  La invasión se efectuó cuando el pueblo y los militares patriotas, encabezados por el coronel Francisco Caamaño, luchaban por el retorno de Bosch. El  “olvido” de ese aniversario, ¿tendrá que ver con el deseo de Obama de no recordar la historia, porque estorba sus tareas del presente?

******

Otro hecho bastante olvidado fue el 40 aniversario de la victoria del pueblo vietnamita sobre el ejército invasor norteamericano. En Vietnam utilizaron unas 30 mil toneladas de bombas, incluso con el “agente naranja”, más que las lanzadas durante la II Guerra Mundial. Expertos vietnamitas calculan que podrían pasar varios siglos para poder limpiar de bombas enterradas en su territorio. Durante casi dos siglos no pasan muchos días sin que el calendario no registre una invasión militar suya en cualquier parte del mundo, como prueba de que los gobiernos gringos han creído que la “democracia” con la sangre entra.

****** 

Los 70 años de la victoria sobre el nazifascismo –la epopeya bélica más grande de la historia—, nunca deseada pero ganada por el pueblo soviético y su ejército rojo, no los han podido ignorar. No obstante, sus versiones se parecen más a las películas Made in Hollywood que a la historia real, y donde los norteamericanos son los chavalos y el Día D lo más determinante de la victoria.  Pero callan que USA  estuvo varios años al margen de la guerra, esperando la victoria nazi sobre la URSS.  Ahora muchos jefes de Estados capitalistas les hicieron el vacío a los festejos de Moscú, y en Kíev, Ucrania, los herederos fascistas de quienes colaboraron con el invasor  y que allá gobiernan, no celebraron nada.  Dejaron burlados a los veteranos de guerra, quienes combatieron en un solo ejército y bajo una sola bandera: la soviética.

******

En los medios oficialistas la información no corre distinta suerte. Mejor dicho, corre la misma suerte, solo que con una dosis extra: para ellos no existe ningún límite para cepillar a sus patronos, mienten al pueblo y esconden información.  Ante ciertas noticias, como el“suicidio” con una camisa mangas largas que el reo nunca usó, los medios orteguistas se vuelven más mudos que sus diputados en la Asamblea Nacional. Saben que en casa de la sondaleza no se menciona al ahorcado.

****** 

Siempre es de lamentar las muertes y los heridos en las protestas, como acaba de ocurrir en El Limón y Bonanza, aunque algunos se lamentan más por los miles de dólares que pierden los dueños de las minas por causa de los paros. Pero no les da ni frío ni calor que los mineros pierdan miles de dólares por el injusto pago que reciben por su trabajo.  No hay analistas que se ocupen mucho por este hecho, y hacen el papel del loro con los argumentos de los dueños del oro, porque estos... ¡también son los dueños del loro! 

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor