Confidencial » Política » Leer artículo

US$4. 6 millones en cobros a ciudadanos por cédulas y otros servicios

CSE con presupuesto paralelo

Dinero no entra a Tesorería. Ex directora del Sigfa pregunta por qué no se abren oficinas para acercar trámites a ciudadanos. ¿Qué pasa con los 300 córdobas cobrados por trámites de cédulas?

Octavio Enríquez | 8/5/2015
@cabistan

Amada Díaz Bello es del caribe profundo nicaragüense. Negra, ojos oscuros y pelo rizado. Desde hace 15 días está en Managua. Y, desde hace horas, está en las oficinas del Registro Civil de las Personas de la capital intentando resolver un problema.

Ha venido varias veces. Necesita que las autoridades le anulen una de las dos partidas de nacimiento que tiene su hija, Jessica Enríquez, un problema que se originó cuando la inscribieron originalmente con un apellido equivocado en Nueva Guinea, su viejo hogar, y un documento que necesitan tener en regla ahora que es mayor de edad para hacer otro trámite.

La tramitología en Nicaragua puede llenar una novela de miles de páginas. Quejas sobre funcionarios, instituciones, sobre un país burocrático por naturaleza. La primera respuesta en el caribe para Díaz fue que debía viajar a Managua a buscar—mejor dicho será: lograr— la anulación.

Pero para ella es difícil. Es ama de casa y Sebastián, su marido, agricultor. “Había unos filones todo el día el año pasado, yo me dije: este año no me vengo hasta que me salga. Me ha salido carísimo. Solo el pasaje he gastado mil córdobas, 500 de ida y 500 de vuelta. Me quedo con amigos en Tipitapa y por eso no pago hospedaje. Ya pagué la anulación: 1,500 córdobas. Me dijeron que viniera el 28”, dice la mujer.

Aún no le cumplen. Díaz muestra dos recibos de cajas emitidos por el Consejo Supremo Electoral (CSE), uno en que paga los 1, 500 córdobas por la anulación, y otro por la suma de 120 córdobas para que le emitieran una partida de nacimiento. Sus recibos de caja son el número  417163 y 417698 respectivamente.

A diferencia de otras instituciones del Estado, el CSE no presupuesta estos ingresos por cobros de servicio y los ingresa a sus cuentas a través de recibos como los entregados a Díaz.

Las rentas con destino específico

Según el informe oficial de liquidación del presupuesto de 2014,  24 instituciones del Estado recibieron 1, 200 millones de córdobas por cobros de servicios institucionales al ciudadano. El CSE sólo presupuestó en ingresos totales 568. 93 millones de córdobas. Los ingresos por cédulas y otros servicios son un verdadero tesoro escondido.

En el presupuesto de 2015, las autoridades solo proyectaron las cédulas y certificaciones que emitirían: 157,581 por reposición de cédulas, 162,887 por renovación de cédulas y 250 mil certificaciones en el Registro Civil de las Personas.

Según las cuentas que saca Kitty Monterrey, ex directora del sistema de control público SIGFA (2002-2005), el CSE está cobrando parejo 300 córdobas por cada ciudadano que pida su cédula, excepto los que lo hacen por primera vez, lo que es gratuito. Suman entonces 47. 2 millones de córdobas en el caso de las reposiciones, 48.8 millones de córdobas más  por renovaciones y  30 millones más por los certificados.

Monterrey se sorprende al mirar su calculadora: 126.1 millones de córdobas, equivalente a 4.6 millones de dólares. “A mí como ciudadana, ni al Partido Liberal Independiente- lo que han dicho es que no hay presupuesto para poder abrir delegaciones para hacerle más fácil sus trámites a los ciudadanos.  Mi siguiente pregunta lógica es ¿qué hacen con los 300 córdobas que cobran por cada cédula? Sabiendo yo cómo funciona el presupuesto, porque trabajé en el SIGFA hace diez años, y sabiendo que esta información está en línea, lo que hice fue buscarla, y lo que hice fue comprobar que hay una ausencia de información”, dijo Monterrey.  

La ex funcionaria siguió la búsqueda en los documentos oficiales del Estado. “Bajé entonces el libro del Presupuesto General de la República (PGR). Me fui a los ingresos, donde deben estar todas las fuentes de ingresos de este gobierno, y no hay absolutamente nada en la parte del CSE. Revisé entonces el PGR de gastos del CSE, que es uno de los poderes del Estado, y parte del gobierno central. En el PGR tienen que estar todos los fondos que ellos reciben. El CSE tiene los ingresos provenientes de la Tesorería General de la República, igual que la mayoría de ministerios, basado en el PGR que les aprueba la AN, pero existe otra fuente de financiamiento, que es aquella proveniente de la venta de bienes o servicios que hace una institución del Estado a la ciudadanía”, explicó Monterrey.

El caso no sería igual de escandaloso, si el principal protagonista no fuera el CSE. Señalado de fraudes electorales a favor del sandinismo desde 2008, es presidido por el magistrado Roberto Rivas, que ha sido denunciado por enriquecimiento desde el año 2000,  por compra de aviones y mansiones en el extranjero y fabricación de facturas para justificar enormes gastos institucionales. Una historia que las autoridades se han negado a investigar.

Villavicencio: Campbell y Rivas ven administración

El magistrado sandinista José Luis Villavicencio, uno de los miembros del CSE, se niega a comentar cualquier tema relacionado con la administración de la institución, la que dijo está en manos de Rivas y del vicepresidente del CSE, Lumberto Campbell. Sin embargo, expresó que sí tiene una opinión sobre lo que describe como un tema recurrente cada vez que se está cerca de un proceso electoral, refiriéndose a las denuncias de que las cédulas son entregadas a simpatizantes de su partido por criterios políticos.

“Siempre que hay un año preelectoral comienzan a retomar el tema de las cédulas, los opositores de papel y opositores políticos, sociales de las Organismos No Gubernamentales. Ya ve usted, pasaron tantos años y nadie se aparecía en Metrocentro (se refiere a una protesta realizada la semana pasada). A veces se habla mucho al peso de lo que dirán y no se tiene la correspondiente sustentación”, dijo.

“Si un partido político quiere llevar a sus simpatizantes a cedularlos lo hacen. A nadie se le pregunta de qué partido político es”, añadió el funcionario que, pese a la insistencia de Confidencial, no quiso explicar por qué la institución recibe el dinero de las cédulas y partidas de nacimiento y no lo depositan en las cuentas de Tesorería.

Ofilio Ramón Rodríguez trabaja en el área de seguridad. Acaba de salir del Registro Central, administrado por el CSE.   A él le fue bien. No tardó su trámite. Llegó a sacar el certificado de nacimiento de su hijo, quien vive en Estados Unidos. Su vástago lo necesita para realizar los trámites de ciudadanía estadounidense. Entonces, el padre se lo enviará con un amigo que está de visita en Nicaragua y regresa a California el diez de mayo.  Este nicaragüense tiene todo claro. El servicio debe pagarse “por necesidad” del ciudadano.

El cobro de la cédula es ilegal

En enero pasado, el doctor Julio Francisco Báez, uno de los expertos fiscales más reconocidos del país, dijo que técnicamente el cobro de la cédula es ilegal, ya que la única institución facultada para aprobar impuestos es la Asamblea Nacional.

El código tributario establece la tasa (el pago por un servicio) como un tipo de impuesto, una explicación que brindó incluso a la Contraloría General de la República cuando le pidió el cuatro de agosto de 2010 que pararan el cobro ilegal realizado por las autoridades electorales.

El experto dijo en enero a Confidencial que el único tributo establecido con vigencia legal hasta entonces en el tema de las cédulas data de septiembre de 2005 cuando la Asamblea Nacional fijó el pago de una tasa de 50 córdobas por la reposición de cédulas. Báez destacó que el CSE no está entregando recibos fiscales a quienes pagan por su documento de identidad.

 

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor