Confidencial » Opinión » Leer artículo

El mundo sigue igual

Y aquí estoy expectante e impotente ante un mundo siempre contradictorio, injusto, inhumano e hipócrita, pero también lleno de esperanzas

Onofre Guevara López | 5/5/2015

Que el mundo no cambia es solo un decir, una media verdad, porque nada permanece estático de forma absoluta. Esta perogrullada la recordé  casi “post morten”, y la compruebo cada día después de haber despertado de mi estado de inconciencia, a pocas horas de cumplir las 72 horas que los médicos calculaban podría seguir oficialmente vivo. Solo fue un amago de vencimiento de mi licencia de circulación por este mundo. Por el momento.

******

Y aquí estoy expectante e impotente ante un mundo siempre contradictorio, injusto, inhumano e hipócrita, pero también lleno de esperanzas. No es verdad que la esperanza sea la última que se pierde, pues esta no se pierde, solo se transforma en luchas de buena parte de la humanidad, enarbolando sus valores para no perecer ante la feroz ambición de los injustos. Otra perogrullada: muere es el ser humano, no sus valores.

******

¿Qué es lo que sigue igual? ¡Uh! Muchísimas cosas. La galopante ambición de poder y riqueza de sus Mercedes (Benz) Daniel y Rosario. La oposición latente en los corazones de la mayoría de la población, aunque embridada por la mentira política y los liderazgos con métodos de lucha y proyectos políticos caducados. El  oportunismo que tiene como musa la trampa electoral que manejan funcionarios corruptos con ínfulas de perpetuidad. Unos opositores de ocasión, haciendo caso omiso de que el CSE de Rivas-Ortega es una sociedad de ayuda mutua para hacer fraudes, porque buscan un hueso para evitar la dura calle.  

******

No cambia el discurso de Daniel y la presencia de Rosario en las reuniones internacionales, pues  –aunque  estas tengan  objetivos de solidaridad y de unidad latinoamericana— para ellos es solo una ocasión para abonar a la deuda con sus benefactores económicos. De ahí, la contradicción de parecer revolucionarios afuera y ser empresarios reaccionarios adentro; afuera parecen remendones del sistema y adentro enmiendan el error de Somoza de haberse enriquecido solo, pues ellos practican la doctrina de “comé y comamos” con el Cosep. 

******

Daniel y Rosario  viven esa contradicción sin que los venezolanos logren verla, quizás por sus tribulaciones propias y especialmente por las importadas, o no quieren verla por una conveniencia de Estado: ante las agresiones de adentro y afuera, valoran en exceso el discurso y el voto de Daniel en los organismos internacionales. Y ante sus aberraciones, voltean la cara. El PSUV batalla contra la corrupción interna con el consejo de Chávez, de “apretarse las correas morales”, aquí el orteguismo se afloja el cinturón para llenarse más. Allá se apresa al corrupto, aquí se le premia.

******

Otra cosa que no cambia es la visión tuerta de la derecha: desde su herrumbrada tribuna de ex ministro de educación, don Humberto Belli proclama que la izquierda es “ilógica”, porque mientras le rinde homenaje a Eduardo Galeano por haber evidenciado que las “Las venas abiertas de América Latina” es obra de las trasnacionales con la explotación de sus recursos naturales, hay gobiernos de izquierda están demandando la inversión extranjera.

******

Don Humberto, con su lógica de derecha, no puede ver la diferencia entre la presencia en el pasado (y también en el presente) del capital imperial sobornando políticos apátridas e imponiéndolos en el poder con golpes de Estado para que les permitan explotar a sus países por la libre, y los gobiernos soberanos que elaboran leyes sobre la inversión extranjera conforme los intereses nacionales, para que contribuya a la explotación racional y tecnificada de sus recursos naturales, y no para que metan sus narices en las políticas internas. En eso, don Humberto, no hay falta de lógica.        

******

Pero es verdad que hay una izquierda ilógica. Por ahí andan sandinistas, críticos del orteguismo, tragándose sin bastimento todo lo que en contra de Venezuela y Cuba acostumbra publicar el ejército mediático al servicio de las transnacionales. Y  también reproduce su discurso.  ¿Serán resentidos porque sus gobiernos son aliados de Daniel? ¿Es que no hacen “dieta” con la información, y se alimentan con las “noticias chatarra”? A ese paso dejarían de ser una izquierda ilógica para formar una izquierda difusa y confusa.

******

 Aplauden a los Rajoy, Aznar, González y a sus congéneres derechistas de todo el mundo,  porque están a favor de los “derechos humanos” en Venezuela. El 30 de abril, en Venezuela celebraron el cuarto aniversario de la Misión Vivienda (una de tantas misiones), entregando la casa 700 mil del millón que construirán hasta diciembre. En España desalojan familias de sus casas a un ritmo de 9 por hora, obligándolas a vivir bajo los puentes, y son apaliadas por la policía cuando protestan. Silencio total. Pero parecen loros repitiendo todo contra Venezuela.

******

Los desastres naturales no paran. Nadie se ocupaba de Nepal, sino hasta ahora que un terremoto destruyó su capital. Nepal no estaba de moda, porque aún no ha sido objeto de una agresión al estilo Irak, Afganistán  o Libia. Su terremoto nos revela la hipocresía y la mezquindad de los países imperiales: gastan miles de millones de dólares en la tecnología militar para destruir la naturaleza y a los pueblos (hasta con drones y ladrones), pero cuando la naturaleza hace su propia destrucción, cuesta que envíen como ayuda siquiera algo que les cueste menos que un avión bombardero.

******

Baltimore está en el turno de la violencia racial por causa de los crímenes de policías blancos contra jóvenes negros en USA. Obama calificó de bandidos a los protestantes de Baltimore, en la misma tribuna donde había calificado de héroes a los guarimberos de Caracas. De nada sirve que el sistema capitalista gringo permita a un negro en la Casa Blanca… ¡si no deja de practicar la Caza Negra!

******

 Otro Primero de Mayo con más penas que  glorias. El reclamo por las jornadas de 8  horas es pasado, la falta de respeto a los derechos laborales siguen actuales, mientras la falta de autonomía sindical sigue pintando oscuro el porvenir. Y los líderes del sindicalismo blanco, como Roberto González, le dan brochazos  a Daniel ayudándole a pintar otra reelección.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor