Confidencial » Opinión » Leer artículo

Pioneros del socialismo en Nicaragua

Dos médicos-intelectuales con la clase trabajadora

El psiquiatra Mario Flórez Ortiz y el doctor Alejandro Dávila Bolaños

Onofre Guevara López | 30/4/2015

El doctor Mario Flórez (así escribía este apellido), inició su actividad socialista en su Masaya natal en sus días de estudiante, y el mismo 1944, año de la aparición pública del Partido Socialista Nicaragüense, fue elegido su  Secretario General Departamental. Cuando se incorporó a los estudios en la Universidad Central de Managua, Flórez Ortiz integró una fracción socialista y participó en las actividades estudiantiles de la Generación del 44, hasta el cierre de la Universidad Central de Managua.

En 1945, poco antes de conmemorarse el Primero de Mayo, la dictadura había cerrado el local de la Central de Trabajadores de Masaya, y por la lucha de solidaridad con los sindicatos, la Guardia echó preso a Flórez Ortiz. En el acto de la Plaza de la República de, Primero de Mayo de 1945, Carlos Pérez Bermúdez aprovechó su turno como primer oradores para reclamarle a Somoza García –presente en el acto— la apertura de la casa sindical y la libertad del estudiante Mario Flórez Ortiz, a lo cual el dictador accedió para quedar bien ante los miles de trabadores presentes.

El año siguiente, 1946, durante la campaña electoral, Flórez Ortiz fue uno de los cuatro candidatos a diputados del PSN para hacer propaganda socialista en los mítines populares aprovechando cierto clima de libertad, aun sabiendo que no participaría en las elecciones, porque sin personalidad jurídica era un partido técnicamente ilegal, como lo siguió siendo hasta 1979. También fue uno de los 300 socialistas encarcelados en 1948. Al salir en libertad, Mario Flórez partió hacia México a terminar sus estudios de medicina en la especialidad de la psiquiatría.

Regresó hasta 1951, e instaló su clínica en la manzana de donde quedaba el Teatro Margot, una cuadra al sur de la Lotería Nacional, en la Calle Momotombo. Le conocimos en 1952, cuando, por encargo de Manuel Pérez Estrada, Secretario General del PSN, le llevamos una cita para que se encontraran por primera vez después de su regreso, sin duda que para tratar sobre su reintegración al partido. Nunca supimos realmente cuál fue el resultado de ese encuentro, pero lo obvio fue que el doctor Flórez Ortiz no reapareció públicamente militando en el partido, pero se le miraban con frecuencia en los actos sindicales y partidarios de importancia, lo que indica que no estaba alejado del partido, aunque también era conocido que discrepaba sobre muchos aspectos puntos con la dirigencia del partido.

Algo muy evidente en el doctor Flórez Ortiz, era su dominio y sus buenas exposiciones sobre cuestiones teóricas del marxismo-leninismo en un nivel superior al resto de los dirigentes del partido. A Mario Flórez le debe el PSN la mejor rectificación sobre el concepto de unidad que tuvo en el documento de 1944; también sobre la imposibilidad de las conquistas sociales plenas  dentro de sistema capitalista; acerca del golpe de Estado y sobre la táctica política del PSN. Fue en la IV Conferencia del partido (marzo de 1946) que Mario Flórez Ortiz expuso sus tesis que, resumidas fueron:

1)   “La calidad de estos compromisos (para la unidad nacional) requiere de una manera ineludible la cooperación de todos los sectores que ahora pugnan  por modificar las actuales condiciones políticas y sociales. Esa cooperación necesariamente tiene que concluir en la Unidad Nacional, entendida en su forma más esquemática, como colaboración de todos los ciudadanos progresistas…”  Más adelante, señaló la existencia en los partidos burgueses de… “elementos especialmente interesados por que esta lucha se desarrolle dentro de los marcos de la vieja politiquería, interesados en que las fórmulas de camarillas y arreglos clandestinos o a espaldas del pueblo, prevalezcan…”

2)   Sobre las ilusiones creadas acerca de que el triunfo mundial contra el nazi-fascismo traería la democracia y las conquistas sociales por sí solas para los pueblos, Mario Flórez desarrolló la siguiente tesis: “Desde el único lugar que es posibles realizarlas es desde el poder”, y era obvio que eso no estaba ocurriendo en muchas partes del mundo, menos en Nicaragua.

3)   Alguna vez Lombardo Toledano habló sobre la posibilidad de golpes de Estados “progresistas” en América Latina, Mario Flórez contradijo esa idea, aclarando que no era posible ese tipo de golpes de Estado, porque estos son recursos exclusivos de las clases dominantes reaccionarias para someter a los medio de las armas, y nunca para liberarlos.

4)   Una decisión nacida de la Conferencia tuvo que ver con la exposición de Flórez Ortiz sobre el cambio de táctica del PSN, lo que debería comenzar por convertir su semanario AHORA en un diario “para proyectar con más eficacia la orientación política del socialismo hacia las masas populares”.

De estas demostraciones de dominio de la política de Mario Flórez, a la hora de discutir sobre problemas esenciales, surgieron celos entre algunos dirigentes del PSN, como lamentablemente ocurre en ciertos compañeros dentro de los partidos obreros, como expresión de una tendencia sectaria con respecto a los intelectuales. Ese fue el caso con el doctor Flórez Ortiz. El sectarismo obrerista con respecto a los intelectuales, ha contribuido al atraso político ideológicos de muchos partidos de izquierda.

No obstante, el doctor Mario Flórez no pareció estar enterado de eso, o que, sabiéndolo, se ubicó por encima de esa debilidad, y sin estar directamente con el PSN, no dejó de emprender actividades políticas de acuerdo con el partido. En se aspecto, hubo importantes hechos con la colaboración del PSN, como la organización del Partido Movilización Republicana (1958) para poder aglutinar a los profesiones progresistas y de izquierda, los cuales, por razones obvias no podían hacer militancia en el PSN.

Eventos importantes combinados entre el MR y el PSN, fueron los Foros Políticos para la discusión abierta sobre los problemas políticos nacionales y asuntos ideológicos, con políticos de otros partidos democráticos. El primer Foro se efectuó a principios de los años 60 en el Paraninfo de la Universidad Nacional Autónoma de León. Por un lado, participaron el doctor Mario Flórez Ortiz, el doctor Álvaro Ramírez González y Manuel Pérez Estrada; por el otro lado, el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, el doctor Orlando Robleto Gallo y el licenciado Reinaldo Antonio Téfel. El último Foro se efectuó en la entonces recién inaugurada Radio Corporación, en 1965, con los mismos actores políticos.

Fue conocida la amistad del doctor Mario Flórez Ortiz con Carlos Fonseca Amador, y las coincidencias políticas e ideológicas entre ambos. También el destacado médico fue partícipe del arreglo entre el MR y el FS LN para que  el primero sirviera como cobertura política de la actividad de sus miembros, como fue el caso de Tomás Borge, quien ejerció doble militancia conforme ese arreglo. Y a su vez, el doctor Flórez Ortiz fue colaborar del FSLN.

Al triunfar la revolución del 79, el doctor Mario Flórez fue nombrado director del Hospital Psiquiátrico de Managua. Después sufrió un accidente automovilístico a consecuencia del cual falleció posteriormente.

Alejandro Dávila Bolaños

Este recordado médico, cuyo nombre se perenniza en el Hospital Militar de Managua, nació en Masaya en el año 1922 y fue asesinado por la Guardia de la dictadura en Estelí –ciudad de su residencia durante casi toda su vida— el 12 de abril de 1979. Su delito, en la mente atrofiada de sus asesinos, fue estar salvando vidas en el hospital de la ciudad durante la primera insurrección popular.

La primera noticia de la actividad política de Alejandro Dávila Bolaños, es de cuando tenía 19 años. Después de liquidado el PTN, en Masaya el movimiento petenista siguió funcionando con el nombre de Fuerza Obrera, y para 1941 se convirtió en la sección departamental del Frente Pro Hoy, que buscada organizar el nuevo partido obrero. En esa reunión del 12 de octubre del 41 donde se produjo la conversión de Fuerza Obrera a Frente Por Hoy, estaba Alejandro Dávila Bolaños.

La conexión de Dávila Bolaños con el PSN se inició en Masaya, en 1944, pero su fructífera actividad partidaria la desarrolló en la ciudad de Estelí, donde pronto se convirtió en el más entusiasta formador de cuadros sindicales entre los jóvenes obreros como los hermanos Filemón y Francisco Rivera, Orlando Pineda (Pinedita) y otros que se destacaron en las luchas sindicales y más tarde en las luchas armadas del Frente Sandinista.

Especial labor orientadora y organizativa la desempeñó el doctor Dávila Bolaños en Estelí, en el proceso de formación de la Juventud Socialista Nicaragüense en 1961. Su casa siempre estuvo abierta para las reuniones políticas y los activistas del PSN que llegaban desde la capital. Colaboraba con las publicaciones partidarias con gran entusiasmo.

El doctor Dávila Bolaños no solo fue un eminente médico con enorme sentido social, sino también un estudioso de la cultura nahault, sobre la cual hizo estudios en México, y publicó varios libros –los que nunca vendía, sino que regalaba— como el gran divulgador cultural que era. En esa su función cultural publicó los libros Medicina Indígena, el Diccionario Nahualt, El Güegüense y Mitología Nicaragüense.

Fuera de ser merecidamente recordado y estar presente su nombre en la mente de la ciudadanía por el “Hospital Escuela Alejandro Dávila Bolaños” del Ejército Nacional, no existe,  o no se conoce nada que lo recuerde, habiendo    heredado tanto en el campo de la cultura, como sus libros que deberían ser reeditados y regalados entre el estudiantado por el Ministerio de Educación u  otras instituciones culturales estatales. 

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor