Confidencial » Opinión » Leer artículo

Pioneros del socialismo en Nicaragua

Un siglo de lucha de los trabajadores

La obra de Armando Amador Flores

Onofre Guevara López | 28/4/2015

Armando Amador, no fue firmante del documento de la apertura pública de la  actividad del Partido Socialista Nicaragüense en julio de 1944, pero sus actividades sindicales y políticas eran anteriores a 1940, por lo que le corresponde el mérito de ser de los fundadores del socialismo en Nicaragua.  Para cuando en 1941 regresaron los compañeros que emigraron a Costa Rica, escapando de la represión desatada por la dictadura contra los líderes anti somocistas del PTN, entre los años 1938 y 1939, Amador Flores era de los que dentro del país trataban de organizar un nuevo partido obrero.

Para entonces, los primeros años 40, Armando dirigía el semanario ÍNDICE, a través del cual divulgaba las ideas del grupo político-sindical al que pertenecía, y cuya actividad giraba en torno a la ideas de organizar un nuevo partido. De entre todos aquellos pioneros del socialismo, Armando Amador fue uno de los más conocidos en gremio de los zapateros de Managua, porque vendía el periódico que dirigía de taller en taller. Su periódico ÍNDICE, era objeto de atención, de lectura y discusión para la mayoría de los trabajadores, quizás sus primeras lecturas sobre ideas sociales y los detalles acerca del curso de la Segunda Guerra Mundial con puntos de vista diferentes a los de la prensa comercial.

Amador Flores, se destacó entre quienes trabajaban políticamente con el Comité Pro Democracia (1941) y el Frente Anti Fascista de los Trabajadores (1943) y en el Partido Socialista Nicaragüense (1944). Por ser poseedor de una elocuente oratoria, le fue fácil atraerse la atención y simpatía de parte de los trabajadores hasta convertirse en el máximo dirigente sindical del país, al ser elegido Secretario General por el congreso constitutivo de la Confederación de Trabajadores de Nicaragua, en febrero de 1946.

Antes de que eso ocurriera, Amador Flores efectuó los primeros contactos con el movimiento obrero latinoamericano agrupado por la Confederación de Trabajadores de América Latina (CTAL), dirigida por el mexicano Vicente Lombardo Toledano. Armando hizo estrecha amistad con Lombardo Toledano, desde cuando se encontraron en el congreso de la CTAL efectuado en Cali, Colombia, en 1944. Esa relación le facilitó a Amador Flores, desempeñarse en el exterior en actividades relacionadas con el movimiento sindical en varias centrales sindicales del continente.

En 1946, cuando Armando fue expulsado con otros compañeros dirigentes hacia Honduras, El Salvador y Guatemala, estrechó relaciones con el movimiento obreros de esos países también, lo cual le amplió sus conexiones y le preparó para cuando tuvo que salir de nuevo al exilio en 1948, después del encarcelamiento colectivo. La prisión que Armando sufrió ese año, ocurrió de una manera fortuita, pues su captura en una reunión del comité central del PSN, ocurrió cuando él apenas tenía 24 horas de haber regresado clandestinamente al país.

Fue entonces que Armando Amador fue calumniado por la Guardia y la prensa nacional reprodujo contenta la calumnia, como antes le había pasado a Ricardo Zeledón, y después le pasaría Carlos Pérez Bermúdez. La acusación calumniosa de la Guardia, y que los diarios reprodujeron con gran escándalo, consistió en decir que el motivo de la presencia de Amador en la reunión del PSN y su entrada de forma clandestina al país, fue porque vino a presentarle  al partido un “plan comunista internacional”, preparado por Vicente Lombardo Toledano.

Después de salir de la cárcel a finales del año 1948, Amador Flores salió de Nicaragua junto al profesor Edelberto Torres Espinoza –quien era su padrino—, y vivió durante muchos años en el extranjero, principalmente nen Guatemala, Cuba y finalmente se radicó en Venezuela. Allá se desempeñó como agente de la Lloyds de Londres en el campo de los seguros, y donde contrajo matrimonio con una venezolana y procreó dos hijos, mujer y varón, con los cuales volvió a Nicaragua a mediados de los años 80. Aquí toda su familia se integró al proceso en diferentes áreas del trabajo revolucionario, y en 1986, publicó su libro Un siglo de lucha de los trabajadores nicaragüenses 1880-1979. 

Durante su permanencia fuera del país, Armando Amador se mantuvo vinculado y activo entre los nicaragüenses exiliados en varios países, y en Venezuela se integró al Frente Unido Nicaragüense (FUN) junto a Carlos Fonseca Amador y Silvio Mayorga, pocos antes de que se produjeran los sucesos de El Chaparral, en cuya preparación él participó de acuerdo con el PSN. Armando Amador, falleció en Managua en uno de los primeros años del Siglo XXI.

Ricardo  Zeledón: zapatero, poeta y dirigente juvenil

Ricardo Zeledón, nació en Granada. Era de oficio zapatero y en su desarrollo intelectual llegó a escribir poesía, por lo que le conocía como el Poeta Zeledón. Su largo poeta “Mi canto a Lenin” (1946), fue el que tuvo mayor  divulgación en forma de folleto, del cual solo recordamos, los siguientes versos:

“Eres el violador irreverente/ del templo de las siete puertas de oro/ donde habita y cohabita/ el dios macabro de las injusticias…”

En la portada del folleto había un dibujo de Lenin, hecho por el caricaturista de La Nueva Prensa y su Semana Cómica, Toño López. Zeledón firmó el documento del PSN, en julio del 44, ostentando el cargo de Secretario de Acción Juvenil.   

Zeledón, llegó al PSN después de haber hecho militancia en el Partido Trabajador  Nicaragüense desde los primeros años de la década de 1930. Participó en la segunda reunión del comité central que se reunió en Masaya el mes de agosto de año 1934, donde integró la comisión redactora del programa del PTN, junto al poeta Manolo Cuadra y el sastre Jesús Maravilla Almendarez.  Recorrió el proceso de formación del Comité  Pro Democracia y el Bloque Antifascista de los Trabajadores.

Compañeros que le conocieron en sus tiempos de trabajador del calzado, recordaban que Zeledón tenía vocación de maestro. Durante la jornada de trabajo en el taller, ponía en práctica su propio método de estudio: ponía a leer un libro o un periódico a un compañero de trabajo –un aprendiz o alguien que estuviera desocupado— y al finalizar la lectura de cada párrafo les interpretaba el texto. Luego, cuando había en el texto una palabra poco conocida, les describía letra por letra la forma en que estaba escrita, sin tener que leerla.

Zeledón desempeñó activamente –con verdadero carácter juvenil— sus funciones de Secretario de Acción Juvenil del PSN, también con un método didáctico. Primero, en 1945, fundó la Juventud Unida Nicaragüense con los militantes jóvenes del partido. Los reunía una vez por semana en la Casa del Obrero de Managua, y cada reunión era una especie de círculo de estudio. Programaba las charlas que a cada uno de sus miembros le correspondía hacer, y después de cada charla invitaba al resto de jóvenes a comentarla. De esa manera, les obligaba a leer en casa y a hablar en público como forma de aprendizaje, y según cómo resultaba la charla –generalmente mala— él se encargaba de corregirla sin ninguna clase de reproche, sino de forma natural, como un buen maestro.

De los entonces jóvenes miembros de la JUN, estaban Francisco Bravo Lacayo, Rodolfo España, ambos tipógrafos. Otras actividades encabezadas por Zeledón en la JUN, eran las excusiones a pie los fines de semana hacia lugares cercanos a Managua como la laguna de Xiloá, cuando no había carretera. Con las iniciativas de Zeledón, los jóvenes de la JUN no solo participaban en actividades políticas, sino también las culturales, como fue el caso de que formaron un Orfeón, con el cual se estrenó el himno del partido compuesto por el militante del PSN de Masaya, Venancio Calvo Díaz.  Este Orfeón de la JUN interpretó el himno en el mitin que en homenaje a Blas Roca Calderío, entonces senador de la República de Cuba y Secretario General del Partido Socialista Popular, se efectuó en el Teatro Margot en 1946.

Años antes que a Pérez Bermúdez el diario La Prensa lo calumniara  calificándolo de prestamista, Ricardo Zeledón había sido calumniado en enero de 1947, con este titular: “Líder comunista Ricardo Zeledón, vapulea a una mujer”. El entonces capitán GN Jorge Cárdenas, rectificó a ese diario, y aclaró que Zeledón solo había mediado en un pleito entre mujeres. (Cárdenas salió de la GN, por haber sido de los oficiales que apoyaron al doctor Leonardo Argüello, cuando en mayo de ese mismo año fue derrocado por Somoza García, y pasó a trabajar durante muchos años como administrador de La Prensa).

Además de “poeta Zeledón”, en el PSN le decían “Bujarin”, apellido de Nicolás Ivánovich, teórico ruso condenado y ejecutado por orden de Stalin en 1938, y rehabilitado por el PCUS en 1988. Zeledón abandonó al partido después que salió de la cárcel en 1948, cuando se produjo el encarcelamiento colectivo de los socialistas. En los años siguientes, se dedicó a la venta de seguros de vida en una compañía nacional. Ignoramos la fecha de su fallecimiento, solo supinos que un hijo suyo, llamado Lenin Zeledón, había muerte en un accidente de tránsito.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor